Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por narrador
Photo
Enviada por narrador
Photo
Enviada por maduro62


Estas en: Relatos Eroticos => Relatos pollones vergones => Pollones y tetazas
 

Pollones y tetazas

Relato enviado por : Juliana el 07/10/2005. Lecturas: 17592

etiquetas relato Pollones y tetazas .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf

Resumen
Una chica ardiente adora los pollones y las tetazas. Se anuncia en internet y contacta con un matrimonio. Sobre todo se siente muy atraida por la esposa.


Relato

relatos eroticos | Relatoseroticos

POLLONES Y TETAZAS

Me llamo Juliana. Tengo 20 años. Desde muy jovencita he tenido muchas experiencias sexuales. Pronto descubre que era una chica muy ardiente.

Cuando me compré un ordenador y puse internet descubrí que me excitaba viendo fotos de aquellos hombres bien dotados y aquellas mujeres de pechos grandes.

Yo tengo mucho pecho. Me encanta la lencería. Soy muy exhibicionista. Tengo el cabello castaño y los ojos verdes. Soy guapísima. Me gusta bañarme en perfume.

Pronto descubrí las páginas de contactos en donde puedes si quieres dejar una foto. Y no tarde en hacerlo. Y me contestaban. Me atraían especialmente más las mujeres que los hombres pero si ellos estaban muy bien dotados se me hacía la boca agua.

Recibí el mensaje de un matrimonio. Ella tenía 27 años y el 40. Me parecieron muy simpáticos desde el principio.

Nos dimos los correos de email y terminamos en el messenger. Pronto nos intercambiamos las fotos. Ellos se quedaron muy impresionados conmigo. Él era muy corpulento. Ella me entusiasmó. Me mandó varias fotos enseñándome sus pechos. Eran grandes. Para comérselos. Más que los míos que también son estupendos. Se me entornaron los ojos. La mayoría de las conversaciones las tenía con ella que siempre fue quien más me atraía. ¡Cuánto deseaba estar con una mujer!

Hablamos por teléfono y quedamos. Fuimos a una cafetería. Me parecieron agradabilísimos. Ël era majo pero ella me gustaba mucho y creo que yo a ella también.

Quedamos un sábado por la noche para meterme en su cama de matrimonio. Esta idea me humedecía. Manuel Y Laura que es como se llamaban eran un matrimonio experto y al que le gustaba experimentar constantemente. Laura era bisexual.

Primero me desnudé yo. Me di cuenta que mi juvenil cuerpo enloquecía a Manuel. Y a Laura le gustaba mi cara. La siguiente en desnudarse fue la esposa. Sus grandes pechos me pusieron bizca. Peró faltaba la sorpresa. Manuel se bajo el slip y salió un misil erecto. Me pareció que debía medir unos 27 centímetros. Creí estremecerme. ¡Que pareja espectacular! A él quería chupársela hasta el fondo y a ella quería tirarme a por sus pechos y no soltarlos. Ni con las manos ni con la boca.

Laura apago la luz y nos metimos en la cama de la locura.

Mi pie estaba helado y noté una mano caliente que me lo cogía. Era Manuel y su manaza. Manuel era un hombre grande. Me sentí muy confortable. Me acercó su boca y las juntamos. Nuestros alientos, labios y lenguas. Me sentó sobre él me bajo el tanga y así sin más me la metió por el culo. Todo ese inmenso pollón. Nunca había sentido nada igual. Laura con su una larga me rascó un pezón. El dolor se convirtió en placer.

El marido me sacó el pene despacio. Me cogió un dedo y se lo metió en la boca como si yo tuviera polla. Después se puso a lamerme y succionar las tetas haciéndolo muy bien. Y Laura pasaba la punta de su lengua por mis pezones duros. Manuel me lamió el otro pezón. Cada uno de ellos tironeaba. ¡Qué bien lo estaba pasando! El macho bajó hasta abajo y me lamió el clítoris con maestría. Los tetones de Laura estaban duros y los empujó contra mi vagina. Me corrí.

Manuel con su fuerza me sentó sobre él con el culo hacia detrás. Y me folló. Sentí su enorme nabo en mi vagina. Me dio 20 embestidas y se separó para que su esposa juntase su coño con el mío.

Me volvió a separar el fuerte brazo de Manuel y me lamió el coño de arriba abajo. ¡Podéis imaginaros como lo estaba pasando! ¡Qué apasionado era ese hombre!

Me metió la lengua bien dentro del culo. Y al mismo tiempo Laura me metió un dedo en la vagina. Eso me hizo explotar. ¡Que dulzura!

Durante la jodienda Manuel se había corrido ya. Se levanto y se marchó a la otra habitación dejándonos a las dos mujeres solas.

¡Eso es lo que estaba deseando! Y no es que despreciase la gran polla de Manuel pero la verdadera razón por la que me había anunciado en internet era para estar con una mujer a solas. A laura le pasaba lo mismo.

Sentí una mordida en el pie derecho y era ella que me lo estaba comiendo. Me subió un calor tremendo. Nos revolvimos tapadas por las mantas y las sábanas como en una pelea de gatas y le cogí su pie hasta conseguir introducirme unos dedos en mi vagina. Me estaba forzando a mi misma con una mujer. Le puse mis tetas delante de su boca para que me las comiese a besos. Lo hacía mejor que su marido. Le acaricié el clítoris con mucha suavidad y le noté un espasmo.

Apretujé mis tetas con las suyas. Las de ella eran más grandes. Jadeábamos y suspirábamos. La polla grande Manuel primero y luego aquellos tetones. Apreté mis tetas en su vagina como ella había hecho antes conmigo. A cambio me lamió el pezón rápidamente. ¡Que bien lo hacía! Mejor que los hombres. Cogí de nuevo su pie y me lo metí entre las tetas, haciéndome una cubana. Y ella me hizo a mi los mismo. ¡Qué duros los tenía! ¡Y qué grandes! Acerque mi pezón para que tironeará de él. Me acercó su pie y me lo metí en la boca hasta la mitad como si fuese una polla ancha. Volvió a lamerme el pezón y apreté los dientes. Me metió tres dedos en el coño. Por ahí salía de todo.

Me abracé a ella pezones contra pezones más duros que la polla de un chico de 15. Me lamió el clítoris como no me lo habían hecho antes. Es que era una mujer. Cuando parecía cansada arrimé mi coño a su cara de nuevo como un perrillo faldero. Dejé que me metiese dos dedos. Me acercó su pezón y lo cogí con un poco de fuerza, apretando. Acerque de nuevo mi vagina a su boca suplicando y por fin me lo chupo entero. Cerré los ojos. Tuve un escalofrío. Dejé que me metiese su pie entre las tetas y tuve un orgasmo. Apretamos nuestras vaginas como lo habíamos hecho antes hasta terminar extenuadas y empapadas de sudor y sexo.

Luego quise volver a repetir con aquel matrimonio pero me dijeron que nanay, que ellos no repetían. Me llevé un gran disgusto. Sueño con Laura todas las noches. Pero ella ama demasiado a su marido.

Otros relatos eroticos
:: Mapa del sitio
:: Relatos gay
Otros contenidos
:: video paris hilton
:: video porno


Otros relatos eroticos pollones vergones

como mi mujer se come puros penes grandes

Categoria: pollones vergones
Mi mujer se come trancas enormes y las goza
Relato erótico enviado por Anonymous el 09 de February de 2007 a las 21:58:21 - Relato porno leído 76436 veces

pene grande

Categoria: pollones vergones
NUNCA PENSE VER Y SENTIR UN PENE TAN GRANDE COMO EL DEMI AMIGO
Relato erótico enviado por pirincho el 04 de January de 2005 a las 16:53:46 - Relato porno leído 63579 veces

el empleado me volvio loca con su pollon

Categoria: pollones vergones
fue terrible pero ahora no me dejo cojer por nadie que no sea él
Relato erótico enviado por Anonymous el 29 de August de 2006 a las 09:09:47 - Relato porno leído 60035 veces

28 cm

Categoria: pollones vergones
Mis aventuras REALES, de un chico del monton, pero con un pollón de 28 cm.
La primera aventura fue con mi hermanita
Relato erótico enviado por Anonymous el 11 de May de 2006 a las 00:10:16 - Relato porno leído 57702 veces

la bestia

Categoria: pollones vergones
el encuentro con un ex compañero apodado la bestia,y no por su ferocidad sino por el tremendo pollon que tenia entre las piernas
Relato erótico enviado por pirincho el 04 de January de 2005 a las 16:57:06 - Relato porno leído 40719 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Pollones y tetazas'
Si te ha gustado Pollones y tetazas vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Pollones y tetazas. Juliana te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Pollones y tetazas.
Vota el relato el relato "Pollones y tetazas" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 3.2
votos: 5

No puedes votar porque no estás registrado