Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por narrador
Photo
Enviada por narrador
Photo
Enviada por maduro62


Estas en: Relatos Eroticos => Relatos Confesiones => 3 albañiles se follan a mi mujer
 

3 albañiles se follan a mi mujer

Relato enviado por : rezlett el 18/06/2013. Lecturas: 7377

etiquetas relato 3 albañiles se follan a mi mujer   Confesiones .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf

Resumen
No podía creer lo que había visto 3 albañiles se habían follado a mi mujer… creí que habían terminado, pero Ramiro prácticamente obligo a mi mujer a que se arrodillara y les chupara la verga a todos, los cuales la rodearon y uno a uno disfrutaron la boca de mi mujer – ¡que rico chupa esta putita! – exclamaban, yamileth estaba descontrolada mamaba y mamaba cada pija que tenía en su boca… todos los albañiles eyacularon en ella… en su boca, cara y en sus tetas, después de que saciaron sus instintos carnales…


Relato
Mi mujer yamileth tiene 28 años de edad y es una mujer hermosa… a continuación la describiré; cabello largo negro, delgada, 1,67 de estatura, pechos de buen tamaño, un culo redondo y parado… llevamos poco más de dos años de casados, a veces ella suele vestirse muy provocativamente pues le gusta que la admiren y que la piropeen en la calle… en pocas palabras es una calienta pijas, en lo personal me gusta que los hombres la deseen, pues eso me excita mucho… en una ocasión no sé si a propósito ella dejo su diario intimo cerca de la mesita de noche, al principio creí que sería inapropiado leerlo y ella se molestaría pero la curiosidad me gano… comencé a leer y para mi sorpresa, supe que la mayor fantasía de yamileth era ser follada por un albañil.
La idea de ver a mi mujer follando con un albañil me excito mucho…aproveche que estaba de vacaciones y contrate unos albañiles con la excusa de que remodelaran un pequeño apartamento anexo a nuestra casa… al principio yamileth dijo que era un gasto innecesario pero yo insistí en en que lo alquilaríamos y el dinero no vendría de mas, finalmente ella acepto y contratamos a un albañil de nombre Ramiro un hombre tosco y fornido de unos cuarenta y siete años, por un lado yo siempre salía ganando pues remodelaría el apartamento y vería hasta donde llegaba mi mujer y su fantasía… al principio todo trascurrió normal, pero como dije antes a yamileth le gusta vestirse provocativamente y en la casa no es la exención… Ramiro llevo dos ayudantes, Joaquín y Omar… ambos de unos veinte y tantos años, los cuales se comían a mi mujer con los ojos, pues yamileth se ponía a veces unos pequeños shorts, minifaldas y tops my escotados, qué decir del mismo Ramiro que se desbocaba cada vez que mi mujer se le acercaba, pues yo la enviaba a que checara con la excusa de cómo estaba quedando el remodelado del apartamento…
En el fondo yamileth sospechaba de mis intenciones pero me seguía el juego, incluso me comentaba de cómo los albañiles la observaban morbosamente y la desnudaban con la vista, algo que a ella la excitaba mucho… y cada día se vestía más sensual para tentarlos. Tanto así que en una ocasión deliberadamente dejo la ventana de la habitación del segundo piso abierta, dando un buen Angulo a los albañiles que en ese momento reparaban el techo del apartamento, yo observe todo en sigilo y en silencio… mientras yamileth les daba un espectáculo, ella comenzó a cambiarse enfrente de ellos, se quito la blusa y les dejo ver sus suculentas tetas… luego se quito el short, quedando en una diminuta tanga que luego se quito… mostrándoles su rajita depilada y sus redondas y paradas nalgas, acto seguido cerro la ventana como si no se hubiera dado cuenta que la observaban – ¡que hembra! ¡Esta para clavársela día y noche! – exclamaban extasiados los jóvenes albañiles – ¡a esa mujer me la cojo… aunque tenga que hacerlo por la fuerza! – exclamo Ramiro creyendo que solo los otros dos albañiles le escuchaban.
Al siguiente día mi mujer continuo con su juego… la excitaba saber que los albañiles la deseaban pero no podían tenerla o eso es lo que ella creía, así que por la tarde después de tomar una refréscate ducha, se vistió muy sensual… primero se puso una tanga, una minifalda negra y un top blanco ajustado que denotaba sus pezones y unos tacones altos que realzaban sus piernas y su culo parado… como era una tarde calurosa decidió llevarles unas bebidas a los albañiles y de paso tentarlos. Yo sabía de las intenciones de mi mujer y me hice el dormido y después la seguí sin que se diera cuenta, yamileth subió las gradas del departamento que estaba lleno de polvo y desperdicios de materiales de construcción – ¡la tarde es calurosa… así que les traje algo para que se refresquen! – dijo mi mujer en un tono burlón… las miradas no se hicieron esperar y los albañiles la observaban de pies a cabeza… mientras yo observaba oculto por una de las ventanas – ¡qué rica esta! – exclamaron casi al unisonó Joaquín y Omar, mi mujer sonrió – ¡es una puta calienta pijas! – exclamo Ramiro, al tiempo que le ordeno a sus compañeros que cerraran la puerta… yamileth intento marcharse pero Ramiro la tomo de la cintura y la arrincono contra la pared, y comenzó a manosearla… sus manos rusticas recorrían el cuerpo de mi mujer la cual se quedo estupefacta pues no esperaba esa reacción – ¡vas a probar la pija de todos! – exclamo Ramiro al tiempo que de un tirón le rompió el top, dejando las suculentas tetas de yamileth al desnudo, que comenzó a estrujar y mamar con desespero… mientras yamileth se quedaba sumisa, los otros albañiles sacaron su miembro y comenzaron a estimularse ante aquella escena, yo no sabía si debía intervenir pues yamileth no gritaba por ayuda… Ramiro le metió las manos por debajo de la falda a mi mujer y comenzó a apretarle las nalgas, para luego romperle la tanga y comenzar a acariciarle la rajita… aquél tipo jadeaba como un animal y le besaba el cuello – ¡qué rica y húmeda estas!– le susurraba, acto seguido la volteo quedando yamileth inclinada contra una mesa, ofreciéndole su culo parado… Ramiro se posiciono detrás de ella… se bajo el pantalón y saco su verga gorda y cabezona, la tomo de la cintura y sin mediar palabra se la clavo, ¡aaaaaaahhhhh! Gimió yamileth al sentir aquel pedazo de carne dentro de ella… mientras yo observaba excitado a través de la ventana, aquel tipo comenzó a embestir una y otra vez a mi mujer, la cual gemía como puta aaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh aaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh y se quedaba con sus tacones de punta ante cada empalada que recibia, al cabo de unos momentos mi mujer eufórica exclamaba – ¡me vengo! ¡me vengo! – mientras Ramiro aumentaba el ritmo de las embestidas ¡aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh! gimió mi mujer al tener un orgasmo y sentir como aquel tipo eyaculaba su leche dentro de ella.
Ramiro tenía una cara de satisfacción y dijo – ¡ahora sigue Joaquín! – el cual rodeo a yamileth y la cambio de posición, recostándola en la mesa… mi mujer yacía en silencio y sumisa, mientras Joaquín saco su pija larga y venosa, abrió las piernas de mi mujer y comenzó a penetrarla… arremetía bruscamente, al tiempo que le apretaba las tetas – ¡te gusta que te follen… verdad putita! – le decía Joaquín excitado a más no poder… mientras mi mujer gemía ¡aaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh! ¡aaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh! Al cabo de unos minutos Joaquín también eyaculo dentro de mi mujer… la cual comenzó a lloriquear, pues su fantasía se había salido de control. Pero aun faltaba un albañil el cual no perdió tiempo y comenzó a acariciar a mi mujer – ¡no sabe como la deseo yamileth! – dijo Omar el cual la trato de forma más delicada y seco las lagrimas de mi mujer para luego comenzar a comerle la boca, después le quito los tacones y comenzó a besarle, lamerle sus sexys pies – que rica… que rica… – exclamaba el joven albañil al tiempo que colocaba las piernas de yamileth en su hombros y la empalaba una y otra vez… ¡aaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh! ¡aaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh! Gemía y lloriqueaba mi mujer que se sentía humillada y excitada… mientras el fuego que sentía en medió de sus piernas hizo que se corriera otra vez ¡aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhh! Mientras Omar le inundaba su vagina de semen.
No podía creer lo que había visto 3 albañiles se habían follado a mi mujer… creí que habían terminado, pero Ramiro prácticamente obligo a mi mujer a que se arrodillara y les chupara la verga a todos, los cuales la rodearon y uno a uno disfrutaron la boca de mi mujer – ¡que rico chupa esta putita! – exclamaban, yamileth estaba descontrolada mamaba y mamaba cada pija que tenía en su boca… todos los albañiles eyacularon en ella… en su boca, cara y en sus tetas, después de que saciaron sus instintos carnales… la dejaron ir, mi mujer fue directo a bañarse y se puso algo rara durante el resto del día… yo sabía lo que ella ocultaba pero no pregunte, aquel encuentro sexual con los albañiles tuvo sus consecuencias a las semanas mi mujer supo que estaba embarazada.

Otros relatos eroticos Confesiones

mis primas virgenes

Categoria: Confesiones
Nos encontrábamos mi mejor amigo Jhon y yo en una finca con toda su familia de el y la mía pasando las fiestas de Nuevo año
Relato erótico enviado por antonio el 27 de December de 2005 a las 12:20:37 - Relato porno leído 53664 veces

mi madre la puta de mis amigos1

Categoria: Confesiones
Mi Madre, a sus 42 años, es una hembra que está rebuena. Mi Padre, un pobre idiota. Así que una noche decidí darle marcha a ella con mis amigos, mientras mi padre miraba..........
Relato erótico enviado por domo54 el 12 de December de 2008 a las 11:35:56 - Relato porno leído 52515 veces

la nueva sirvienta

Categoria: Confesiones
Era un día normal, común y corriente, yo regresaba de la prepa, yo soy un chavo moreno, alto, con buen cuerpo, bien dotado y muy atrevido, no tengo novia y ese día fue uno de los mejores en mi vida
Relato erótico enviado por Anonymous el 29 de August de 2008 a las 13:06:42 - Relato porno leído 34381 veces

un negro para mi esposa

Categoria: Confesiones
UN NEGRO PARA MI ESPOSA.

DESPUES DE CAER EN LA RUTINA, CUANDO AFORTUNADAMENTE ME ENTERE DE LAS FANTASIAS DE MI ESPOSA, SUPE QUE NECESITABA UN NEGRO PARA NI ESPOSA
Relato erótico enviado por Anonymous el 30 de March de 2009 a las 23:47:21 - Relato porno leído 30573 veces

por el perreo comence

Categoria: Confesiones
Mi nombre es Alicia, y hasta no hace mucho mi familia, y yo desde luego vivíamos en un retirado pueblo, en el que apenas y nos enterábamos de las noticias, ya que ni tan siquiera llegaba la señal de la Tele. Por lo que cuando nos mudamos a la ciudad, lo que más me impresionó fue el baile del perreo
Relato erótico enviado por Narrador el 04 de June de 2012 a las 23:00:35 - Relato porno leído 26913 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato '3 albañiles se follan a mi mujer'
Si te ha gustado 3 albañiles se follan a mi mujer vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar 3 albañiles se follan a mi mujer. rezlett te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
chucho2 (24 de June de 2013 a las 17:39) dice: Oyes williamLedesmasalas Si Quieres Yo T Cumplo Tu Fantasia Con Tu Mujercita Yo Soy Albanil Q T Parese amigo

chucho2 (24 de June de 2013 a las 17:36) dice: Muy Pero Un Relato Como A Mi M Encantan Morboso Asta Dejarme Seco Como Aya Qrido Ser Los Albaniles Muy Buen Relato Amigo Y Deja Tu Correo Para QM Cuentes Mas D Tu Mujercita Q Se Mira Q Le Encanta La Verga saludos

torcacho (21 de June de 2013 a las 18:52) dice: exelente relato,tu mujer tubo lo que queria unas buenas vergas de los albaniles y tu gozar al ver a tu consorte esartada por esas buenas vergas

williamledesmasalas (19 de June de 2013 a las 22:12) dice: mi fantasia pero no con tres, solo me bastaria con uno

elnarto (18 de June de 2013 a las 05:43) dice: muy buen relato ojala sigas brindandonos mas de estos


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato 3 albañiles se follan a mi mujer.
Vota el relato el relato "3 albañiles se follan a mi mujer" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 4
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado