Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por avispon6315

Photo
Enviada por Lib99

Photo
Enviada por Lib99


 

Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 4)

Relato enviado por : Anonymous el 23/10/2013. Lecturas: 3234

etiquetas relato Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 4)   Infidelidades .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Diana esta en una encrucijada, pero no desea perder el placer


Relato


Me sentía muy distinta!!! No sabía que o como describir ese sentimiento cruzado!!! Había caído en las garras de la infidelidad, pero…..estaba muy confundida!!!...Toda la vida me habían dicho que la infidelidad no era lo adecuado ni era buena, sin embargo, ahora que la viví en carne propia………había algo que no coincidía!!!...Me decían que era mala, sin embargo….me he sentido renovada, excitada, muy contenta, prácticamente me he sentido…..Feliz!!!!

Tuve la oportunidad de evitar repetir esa acción, y sin embargo, en mi mente no podía evitar tener presente esa sensación de entrega prohibida, y más aún….no podía quitar de mi mente cada detalle de ese hombre prohibido, haciéndome suya a su gusto….a mi gusto…….no podía evitar ese sentimiento cruzado de querer y no querer!!!

Ahora mi amigo Alfredo, tenía fotografías mías, en las que había evidencia clara de que otro hombre había tomado de mí, lo que muchos hombres deseaban. Había clara evidencia de que me había entregado no solo con voluntad, sino con deseo y lujuria a ese macho que hasta hace meses, era solo un amigo mío. Si en mi mente había un residuo de duda o justificación de aquel día, con esas fotografías, derrumbaba todo pensamiento…..había sido infiel a mi esposo, con mi voluntad!!!

Había quedado de verme con Alfredo al día siguiente, con la firme intención de asegurarme que esas fotografías serían en efecto, eliminadas de su celular, aunque no debo negar que en mi sangre corría adrenalina, y en cierta medida, con altas cantidades de excitación. Estaba en una lucha contra mí misma!!! Quería ver a Alfredo, pero me decía a mi misma que no tocaría para nada el tema de esa intimidad entre los dos; me decía a mi misma que solo me reuniría con el para asegurar que no quedarían evidencias fotográficas y porque no, tal vez una charla ordinaria y solo eso…..sin embargo, internamente me sentía…..excitada por algo.

La noche nos llegó y estaba por irme a dormir con mi esposo, cuando recibí un mensaje a mi celular: Era Alfredo quien me informaba si podíamos cambiar la fecha de nuestra reunión debido a que le había surgido un inconveniente en su negocio. Al leerlo, debo reconocer que sentí cierta molestia por esa cancelación y en silencio, me día la vuelta para abrazar a mi esposo, buscando que me protegiera!!.

Al día siguiente, mi esposo se fue a trabajar y me sentía inquieta; recordé lo que había dicho a mi esposo, sobre salir con mi amiguita, aunque yo sabía que era otro mi destino; sin embargo ahora al estar cancelada esa reunión, todo se había venido abajo. Estaba en mi casa dando vueltas sin saber qué hacer.

Me sentía enfadada, aburrida, y en un arranque de decisión, opté por salir a distraerme. Tengo el mal hábito de salir a la calle, siempre muy bien arreglada, y no debo negar que en cierta medida, me encanta escuchar esos piropos que están a la orden del día, desde los ingeniosos, los decentes y los morbosos, y aunque a mi me gustan todos, he de confesar que tengo que mostrar desagrado a los vulgares para que noten mi decencia aunque en el fondo, repito, me encanta sentirme sucia y aunque a veces, incluso, llegue a sentir cierto miedo

Aunque suelo vestir un poco más decente cuando salgo a la calle sola, no puedo evitar seguir vistiendo con ropas que develan el cuerpazo que tengo, y aún unos jeans ajustados, blusas pegaditas y zapatillas altas, provocan que las miradas volteen a verme, pero más aún, mi modo de caminar genera mil comentarios que me hacen sentir bien.

Procuro disimular mi gusto por los piropos, ya que siento que una mínima señal de gusto me haría tener una fila de albañiles, voceadores y boleros detrás de mí, pero tal vez mis caderas me traicionan y me contoneo un poco más de lo normal

Tal vez la frustración de no ver a Alfredo ese día, me hizo sentirme enojada aunque mi coñito, estaba semi húmedo porque a cada momento acudían a mi mente aquellas escenas prohibidas; Ese día caminé y me pasé mucho, y fueron tantas las miradas sobre mí, que no pude evitar sentirme muy sensual y pensar en que por la noche podría coger con mi esposo, pero no fue posible, ya que mi marido llegó muy tarde y el sueño ya me había vencido.

Por la mañana mi marido debió de salir temprano nuevamente, realmente me dijo que estaba sumamente ocupado y me pidió disculpas por la falta de atención, ese día era jueves, y me prometió que para el viernes estaría libre y podríamos pasar juntos el fin de semana en algún bar.

Ese jueves la historia fue más o menos la misma; yo sola, mi mente llena de imágenes de mi infidelidad, y una salida más a la calle para distraerme y alejar mis enojos internos; ese día, usé un pantalón y una blusa más entallada que la del día anterior, y por consecuencia, los piropos fueron mucho más elevados en su contenido, así como más miradas sobre mi persona. Era imposible para mi no sentirme vanidosa y encantadora, con esas miradas y esas palabras dirigidas a mí!. En el fondo aunque no hagas caso a esas palabras, siempre una sonrisa llena tu ego; con todo esto, me encantan esas miradas lascivas, pero sobre todo me encanta provocar a todos estos cabrones y generarles ideas locas, ya que seguramente nunca han tenido una mujer como yo y que difícilmente la van a tener…pero por lo menos, que se hagan ilusiones.

Después de mi andar en la calle, regrese a mi casa, con un gesto de satisfacción al saberme un deseo de los hombres, pero a la vez, un desagrado por no tener lo que deseaba…un momento lujurioso.

Por la noche, esos sentimientos cruzados, ese malestar por no tener algo en mí, me hacía sentirme sumamente caliente, y no sabía que hacer; un halo de esperanza erótica me provocó la intensión de provocar a mi esposo y lograr que esa noche me metiera su verga hasta lo más hondo de mi ser!!!

Sin embargo, nuevamente llegó muy tarde, y yo estaba en cama y desnuda esperándolo para provocarlo, ya que me pareció un buen detalle que cuando mi marido se metiera a la cama, me sintiera desnuda y mi piel lo incitara a hacerme lo que el deseara, pero……, cuál sería mi sorpresa cuando apuradamente se quitó la ropa se lavó los dientes, de inmediato se metió a la cama, me dio un beso y casi al instante se quedó dormido, estaba exhausto.

Con el cansancio ni siquiera se percató que estaba desnuda, así que nuevamente me quedé desvestida y alborotada; solo que esa noche era mucha mi calentura, y sin más, lo deje dormir plácidamente, hasta oírlo roncar!! En ese momento, con mi desnudes y en la cama, comencé a tocarme, primero sobé lentamente mis tetas, ya que me encanta sentirlas candentes, para bajar mi mano y palpar mi conchita totalmente desnuda y rozar mi clítoris en círculo; no duré mucho en terminar, justo al sentir mi orgasmo toqué mis pezones con mi lengua, con una mano sostenía mi seno izquierdo y con mi mano derecha libre seguía estimulando mi clítoris, y justo en ese momento, el rostro de Alfredo se metió en mi mente, quedando yo con los ojos cerrados, y su rostro en mi mente, como si estuviera cogiéndome nuevamente; eso detonó mi tocamiento y me retorcí enormemente, para sentir un rico segundo orgasmo que por fin calmó mi calentura.

Quedé plácidamente dormida una vez que terminé, pero antes de dormir me hice el propósito de que al día siguiente despertaría a mi marido con una buena mamada. Un día lo levante de esa forma y quedó maravillado!!!. Se me antojaba meterme debajo de las sabanas, meter su verga flácida en mi boca, cerrar los labios y con mi lengua, darle suaves caricias a su glande, para ir sintiendo como esa verga iba tomando tremendo tamaño en mi boca!. Una vez parada dentro de mi boca, seguir con mi lengua recorriendo ese glande explosivo, y endurecerlo, mientras veía como comenzaba a despertar, para que luego en cuanto su verga se parara totalmente húmeda, montarme encima de el y clavármela hasta el fondo, observando a mi marido, despertar con toda su verga dentro de mi y hacer todo el trabajo yo.

Cuál fue mi sorpresa cuando abrí los ojos, mi marido ya estaba listo para salir, me dijo que se había levantado temprano porque aún les quedaba mucho trabajo pendiente y al ser viernes debía terminar ese día, además que deseaba por fin tener tiempo para estar a solas conmigo.

Le pedí que se acercara y prácticamente le rogué que me cogiera al menos rápido, y estaba segura que casi al momento de sentir su verga estallaría de placer. Al acercarse, me mostré hambrienta de hombre, y sin más, le saqué su verga y comencé a mamarla, y en tanto mi esposo estaba de pie frente a la cama y yo aun desnuda empecé con mi trabajo, desafortunadamente en eso suena el celular de mi marido, contesta y es un compañero de trabajo que ha venido por él y ya lo espera afuera de la casa.

- Mi amor, debo irme
- Por qué?? – Pregunte sorprendida-
- Tenemos junta y no podemos llegar tarde, y el tráfico está hasta la madre
- Papi, es que estoy muy caliente
- Te prometo mi amor, que ésta noche no te me escapas, yo también te tengo muchas ganas
- Ok aquí te espero, ojala no te tardes

Y así me quedé nuevamente desnuda y caliente, en lo que me puse de pie, medio limpie mis comisuras y lo vi tras la ventana, subirse a ese auto e irse. Yo estaba ardiendo, por lo que apenas ví perderse ese carro en la calle, me tiré en mi cama y comencé a tocarme nuevamente y revolcarme en la cama como una perra en celo, tocándome fuertemente hasta tener un increíble orgasmo. Apenas termine de retorcerme, y me quedé quieta, pero la calentura no bajaba!! Necesitaba una verga y esperaba que por la noche esa necesidad por fin se saciara

Estuve más de media hora en mi cama, desnuda y pensando. No podía más y me dispuse a arreglarme para salir. Inconscientemente esa mañana escogí un atuendo más provocativo, y por primera vez utilice una minifalda y una blusa de tirantes.

El resultado era de esperarse, y comenzó a lloverme un sinnúmero de piropos, silbidos y miradas. Yo aún hervía y me sentía muy caliente, por lo que no sólo contoneaba las caderas sino que ya sonreía a aquel que me decía palabrotas. Afortunadamente ningún admirador trató de ir más allá y todo quedo en un “inocente” paseo.

Eran las 4 de la tarde y estaba decidida a irme a la casa, cuando recibí un mensaje de mi esposo, quien me indicaba que quería estar conmigo y que ya no quería llegar a la casa, pensando que al entrar, algún motivo podría distraer esa noche, por lo que quería llegar directo al hotel y ahí verme, por lo que me pedía fuera a las 7 pm al Hotel ABCentral, el cual se encuentra muy cerca de mi casa. Este Hotel es de los nuevos, y tiene servicios aún de calidad. Devolví el mensaje preguntando el motivo a lo que solo me comentó que sería ordinario verme en casa y que deseaba algo diferente, por lo que me pedía esperarlo en el Bar del Hotel, y que fuera muy bonita!. Una sonrisa broto en mi rostro….yo sabía como!!.

También me comento que por los niños no me preocupara, porque había pedido a su familiar, que fueran por ellos a la escuela y los llevara para pasarse el fin de semana con sus primos.

No sabía que hacer…..irme a casa o pasear mas tiempo. Me quede pensativa y en tanto tomaba una decisión, y pensé en irme a casa, para después alcanzarlo en el Hotel. Al fin de cuentas, estaba muy cercano a donde vivo.

Estaba por abordar mi camioneta para irme a mi casa, cuando recibí otro mensaje, el cual, pensando era de mi marido, lo leí con calma. Cual era mi sorpresa que el mensaje era de Alfredo!!! – Hola Dianita!!!...puedo verte hoy?...ya tengo tiempo libre, y podemos vernos hoy-.

Una ola de nervios llegó a mi sangre!!! No sabia que hacer? Yo en la calle, vestida muy coquetamente y con mucho tiempo de por medio???

No sabia que hacer……no sabia que contestar….sin embargo, voltee a ver mi reloj y eran justo las 4:10 pm y estaría llegando cerca de mi casa aproximadamente en 40 minutos….es decir, a las 4:50 pm.

Me arme de valor y antes de echar a andar mi camioneta, tome el celular y contesté: -Holaaaa, como estas???..voy a mi casa, pero te parece bien vernos en el Bar del Hotel ABCentral??, el Hotel nuevo que está en Avenida Central muy cerca de mi casa?-

Su respuesta no se hizo esperar y al minuto recibí la misma:- Claro Dianita, estoy cerca y te veo ahí-.

Llegue antes que Alfredo al Hotel y llegué al restaurante para ordenar algo de comer. Alfredo no llegaba y me relajé un poco, para pedir una margarita. Comencé a leer una revista que recién acababa de comprar, y al terminar mi bebida me llegó otra sin pedirla. El mesero me indicó que era un regalo de la mesa del fondo. Me sentí nerviosa pero de reojo voltee y vi a Alfredo sentado muy cómodamente y no pude más que sonreírme agradeciéndole el gesto.

Inmediatamente se me acercó para decirme que me había visto a distancia y me dejo terminar de comer, porque le gustaba verme como me veía sentada con esa minifalda y que prefirió admirarme para no interrumpirme. Me sonroje por el atrevimiento y por sus palabras, pero me hizo sentir feliz. Me platicó que acababa de cerrar un negocio importante con la persona que estaba comiendo, al ser viernes no pensaba regresar por la tarde a la oficina

Me invito otra margarita y comenzamos a platicar de muchas cosas y finalmente llegamos al tema de las fotografías, a lo que sin más, me entregó su celular para que yo misma las borrara.

Como he comentado en ocasiones anteriores, lo que me excita son los extremos, el morbo y la vulgaridad por un lado y por el otro la caballerosidad y el halago, todo esto tiene que darse en el momento justo y si esto se genera puede prenderme bastante.

Debo reconocer que el comenzar a ver esas fotografías, mi piel estaba roja de intensidad sexual; ver esas fotos, me hacían recordar cada segundo y mi conchita vibraba llena de vida…y con dolor comencé a borrarlas, pero hubo una, donde yo estaba hincada mamándole la verga a Alfredo, y me detuve un segundo, para brincarla y seguir borrando las demás. Dejé intencionalmente esa foto en su celular!!

De esta forma en unas cuantas horas estaba recibiendo ambos contrastes y me gustaba, además mi condición de abstinencia, provocaban que los efectos en mi se multiplicaran

Y así sin más, comenzamos a recordar lo que paso en nuestro encuentro en su casa, y a cada palabra que emitía, mi coñito comenzaba a tomar vida, ya que comenzaba a pulsar y a humedecerse!. Yo guardaba silencio pero estaba excitada!! No quería hablar mucho del tema, aunque me excitaba escuchar todo lo que pasó. Estábamos ya hablando de sexo, poniendo en contexto la escena, yo con minifalda, muy corta, con las piernas cruzadas, con una blusa escotada de tirantes y escuchando a Alfredo hablar abiertamente de sexo mientras tomaba una copa en ese Hotel nuevo.

Al poco rato, había olvidado parte de la situación y me mostraba con Alfredo ya coqueta nuevamente, y no se en que momento, me dí cuenta de que mis poses me delataban porque me aseguraba de que mis tetas estuvieran visibles, y cruzaba mis piernas pero además ya sonreía.

Pasaron los minutos y un par de margaritas después, yo coqueteaba descaradamente, cada vez me parecía más atractivo, y además estaba lleno de detalles y caballerosidad, así mordía mis labios, usaba mi tono de voz más coqueto, me levantaba al baño, movía alegremente las caderas y me aseguraba que su mirada se posara en mi trasero, luego al volver del baño regresaba con la blusa presionada hacia abajo, de tal suerte que el escote fuera casi escandaloso, él se daba cuenta y de esta forma al sentarme nuevamente miraba ya sin reparo mis senos casi al aire.

En un momento, Alfredo me pide perdón para ausentarse unos minutos, me dice que tiene que atender un asunto muy importante, un tanto desconcertada solo atine a decir que adelante y que no había problema, pero me reitera que por favor no me vaya a ir, que le toma de 10 a 15 minutos regresar. Finalmente yo solo estaba matando el tiempo para esperar a que mi esposo llegara a ese lugar

Alfredo se levantó y salió. Yo me quede bastante sorprendida!! Le estaba coqueteando no muy discretamente y el se fue dejándome una margarita más sobre la mesa!!!

A los pocos minutos y tal como me había prometido regresa, pero cargaba una pequeña bolsa con él

- Perdona pero fui a hacer una compra rápida Dianita
- Ah que bien
- No quieres saber que compré
- Sólo si tú me lo quieres decir
- Compré un conjunto de lencería para mi esposa. Tengo que comentarte que he seguido tu recomendación
- Que bien¡ te felicito, seguro que le va a encantar.

Resulta que al encontrarse el hotel, justo a unos cuantos pasos sobre la misma calle se encontraba una tienda de lencería nueva que habían abierto y Alfredo salió rápido para realizar una compra, y me pareció evidente que ya tenía bien identificada la tienda con anterioridad

- Justo cuando caminaba al hotel vi la tienda y en el aparador vi un conjunto que me gustó, de hecho me le quedé viendo, luego tus palabras sobre la lencería cayeron en el momento correcto y me animé a salir a comprarlo; que te parece?
- Que bien, que bueno que te animaste¡
- Pero tengo un problema muy serio
- Ah si, y cual es? Te puedo ayudar en algo?
- Justo tu eres la única persona que puede ayudarme
- Ah si? Y eso?
- Pues sabes que no sé cómo se le vería esto a mi mujer y la verdad me interesa mucho saberlo, porque si no es la prenda correcta, puedo regresar a la tienda de inmediato a devolver la prenda y así no arruinar la sorpresa con una lencería que no corresponda
- Y yo que tengo que ver con eso? (pregunté coquetamente suponiendo sus intenciones)
- Pues me ayudarías mucho si te pudieras probar el atuendo y ver cómo te queda
- Ahhh, bueno pues puedo ir a mi casa, me lo pongo y te digo mi opinión, que te parece?
- Pues no creo que sea lo mejor, no crees que dos cabezas piensan mejor que una? Además creo que debo de tener el derecho de dar mi punto de vista, pues si yo lo compré y yo lo voy a disfrutar
- Pues qué no lo viste en el maniquí?
- Pero no es lo mismo, tu sabes, es diferente
- Bueno en eso si tienes razón
- Claro que tengo razón
- Y que propones?

Lo dije pícaramente, evidentemente sabía cuáles eran sus intenciones, sólo que me encantaba provocarlo y ver hasta donde podía llegar este juego que cada vez me estaba gustando mas

- Pues es fácil te lo pruebas y me dejas ver cómo te queda
- Y como? Ni modo que me vaya al baño y salga en lencería aquí Alfredo!
- Piensa en que le estarías haciendo un gran favor a un amigo
- Pues yo encantada pero no veo como

Y al instante me mordí los labios, y me erguía para que mis tetas sobresalieran aún más y usaba un tono que evidenciaba mi coquetería y así volví a la carga

- A menos que …
- A menos que que Dianita….?
- A menos que……rentes una habitación aquí, y suba a medírmelo….pero tu te esperas afuera y desde afuera lo ves como se me ve. ….
- Excelente Dianita, no se me hubiera ocurrido nunca
- Pero debes de prometerme que te vas a portar bien, y conste que lo hago por tu esposa

Por su esposa??.. no creo que su mujer tomara a bien el hecho de que yo, una mujer ajena le modelara a su esposo ropa interior muy sexy y tampoco el enorme bulto que ya se le asomaba debajo de su pantalón, era evidente que el juego le estaba excitando sobremanera a Alfredo.

- Claro que si, sabes que soy un caballero y puedes estar segura que no pasará nada que no quieras.

Con todo este preámbulo se me había olvidado mi marido, ya eran cerca de las 6:30 de la tarde y según sus intenciones eran terminar temprano para estar conmigo en ese Hotel y desbocarnos sexualmente, pero justo en ese momento me llega un nuevo mensaje en donde me dice que no podrá salir antes de la 8 de la noche, mas el tiempo que tardaría en llegar si consideraba el tráfico de la ciudad, lo que hace unas horas hubiera representado una noticia frustrante ahora era un alivio. Ya con todo el entorno propicio me dirijo a Alfredo y le digo:

- Ok entonces …te espero en lo que pagas una habitación?

Y con toda intención me levanté y caminé por delante de él, con el claro objetivo de que pudiera observar mis nalgas, sabiendo que seguramente sus ojos se iban a posar en ellas, moví alegremente las caderas mientras nos dirigíamos al Lobby, en donde Alfredo se dirigió a la recepcionista y después de pagar y recibir la llave, vino a mi. –Vamos Dianita-..

Llegamos a la habitación y de inmediato tomé el paquete y me dirigí al baño, al abrirlo me di cuenta del tipo de atuendo que se trataba era un baby doll color plateado de frente era bonito y sexy pero nada extremadamente atrevido, era delgado y sin escote, mis pezones se evidenciaban pero mis senos no, lo interesante y original estaba en la parte de atrás, en esa parte era totalmente descubierto solamente se sujetaba por unas pequeños cordones en el cuello y en la parte alta de la espalda, el conjunto se acompañaba con una tanga sumamente pequeña, solo con pequeños tirantes en los costados, de hilo dental y plateada también.

La verdad es que el conjunto era muy sexy y original, era muy buen detalle el modelarlo de frente y verse sexy, para luego dar la espalda y verse puta.

Me vi al espejo y me sentí sexy, cachonda y puta, era sencillo saber que estaba por pasar pero me gustaba el juego de cierta ingenuidad so pretexto de modelar el atuendo para una esposa que estaba a punto de montarse unos cuernos similares a los de mi marido, la idea de lo que estaba por ocurrir en combinación con atuendo, hicieron que me mojara sustancialmente, duré varios segundos mirando el espejo y admirando mis grandes nalgas, saqué el culo y me encantaba lo que veía, luego jugué un poco con mis senos para que mis pezones fueran aun mas evidentes.

Decidida y caliente salí del baño, al salir, Alfredo estaba recostado en la cama, su cara y sus ojos terminaron de acrecentar mi autoestima y mi calentura, me miró con admiración y con deseo, con sorpresa y con morbo, me encantaba la idea de pensar, que ese día mi amigo se había levantado sin sospechar que al cabo de una horas tendría a una mujer como yo semidesnuda y lista para follársela

- Wooooowwww Diana…..que bárbara ¡¡¡¡
- Te gustó el atuendo??
- Me encantó Dianita…..estas……bellísima
- Gracias, pero recuerda que el atuendo es para tu esposa, así que lo importante es el atuendo y como se le va a ver a ella.
- Si seguro, aunque después de verlo en ti no sé si se vaya a perder el efecto
- Ahhh pues eso está muy mal, pues se supone que esa no es la intención

Hasta ese momento solo me había visto de frente y ya se le salían los ojos, me preguntaba que iba a pasar al verme de espaldas

- Podrías darte una vuelta??
- Claro (me moría de ganas porque me pidiera eso)

Y di la vuelta lo más sexy y despacio que pude, al terminar, volví a ver su rostro aún mas excitado, simplemente me encantó

- Hayyyy Dianita……estas….buenísima!!!!! podrías hacerlo nuevamente por favor?
- Ok

Y nuevamente la misma dinámica, yo intencionalmente moviendo y sacando mis nalgas y él sorprendido de mi completa desinhibición, luego me pidió algo que me sorprendió un poco:

- Dianita, puedo pedirte un favor?
- Dime…
- Podrías regresar al baño, ponerte tus zapatos de tacón y modelarme nuevamente, es que me encantan las mujeres en tacones

Yo había salido descalza, así que a pesar de que me sorprendí un poco, no tuve problemas en acceder, me encanta como me veo en tacones, pero no pensé que en ese momento fuera algo que le importara a mi acompañante.

Regresé al baño y me puse los zapatos, de inmediato me dispuse a salir nuevamente, al hacerlo veo a Alfredo recostado en la cama, pero con su verga de fuera, tenía toda su ropa puesta, solo había sacado su duro miembro, su verga me hizo ponerme nerviosa…….estaba frente a mi con esa verga que días antes había mamado y había penetrado mis entrañas!!!!!, me encantan las buenas vergas, y esa me gustó bastante, además con la calentura que me cargaba, quería saltar sobre ella en ese instante, a pesar de ello seguí jugando un poco y fingí una completa naturalidad

- Así está mejor, te gusta más con los zapatos?
- Si, se ve aún mejor¡¡ que rica te ves
- Gracias, quieres otra vuelta??
- Por supuesto

Y así lo hice, consciente de lo que estaba por suceder, pero aún en este aparente estado de ingenuidad.

- Bueno creo que con esto terminamos; no crees?
- Por qué?
- Pues me pediste modelar el atuendo y ya lo hice; o se te ofrece algo mas??

Y lo dije mordiéndome un poco los labios y con el tono mas coqueto que pude encontrar, él con los ojos desorbitados, y ya masturbándose descaradamente, no encontraba las palabras, se veía que el juego lo tenía sumamente excitado; siendo yo dueña completamente de la situación, al final me alcanzó a decir:

- Bueno la verdad Dianita…..es que tenía en mente que me ayudaras también a ensayar lo que espero que suceda con mi esposa; ya sabes quiero estar listo.
- Ohhh, y como que tienes en mente??
- La verdad es que me encanta el sexo oral, tanto hacerlo como recibirlo y mi mujer no le gusta mucho ninguna de las dos cosas
- Quieres que te la mame??, no crees que es ir demasiado lejos?? Me parece que a tu esposa no le gustaría mucho que yo lo hiciera
- Bueno no tendría por qué enterarse; la verdad es que has sido tan comprensible conmigo que por eso me atrevo a pedirte ese favor
- Nada mas que tengo un problema, yo puedo ponerme este atuendo y pretender que soy tu mujer, pero si te la voy a mamar, pues no puedo hacerlo como lo hace ella, porque no sé como lo hace, solo sé hacerlo a mi manera, así que no sé que tanto te sirva….., ya ves que lo que quieres es ensayar tu encuentro con ella…

Y me mordí mi dedo índice mientras terminaba la frase, él no soltaba su verga y se masturbaba cada vez mas fuerte

- Creo que es un problema menor, hazlo por favor a tu manera, al final a ella no le gusta mucho.
- Bueno la verdad a mi encanta…
- Entonces puede ser un favor que disfrutemos los dos.
- Creo que tienes mucha razón…

En ese momento me volví a perder!!!....estaba por ceder nuevamente a ese hombre……pero no pude controlarme y me acerqué a él despacio, subí a la cama, retiré su mano de su verga y tomé esa verga por segunda ocasión y lentamente comencé a jalarla y lo miraba con mi mejor cara de puta mientras él se retorcía de placer, tenía pleno control de la situación, sentía que me deseaba como pocas veces había visto, estas actitudes en verdad me hacían creer que estaba ante un hombre casado poco atendido

- Dianita por favor, hazlo con la boca

Era un caballero en ese momento porque no me decía, puta, golfa, verga, mamar, coger, etc. cuidaba las formas y las palabras hasta en esos momentos, y yo que me encanta decir y que me digan groserías, me sentía un poco fuera de lugar, pero eso le daba un toque de novedad y me gustaba, a mí que me encanta que me dominen, que una buena verga me someta y que me insulten y nalgueen mientras me cogen, hoy sentía el total control de la situación y eso me excitaba, sabía que podía pedirle cualquier cosa a mi nuevo amante y no tendría reparos en complacerme con tal de que saciara sus fuertes deseos de sexo.

Entonces decidí complacerlo y comencé a mamársela, primero jugué despacio con mi lengua en la cabeza de su miembro, luego lo recorrí completo con la lengua, después me lo metí a la boca y se lo hice lentamente

- Así te lo hace tu mujer??
- Para nada¡¡¡ lo hace despacio pero nada que ver, tu eres lo mejor¡¡, no sabes que delicia
- Que bueno que te gusta ( y seguí con mi trabajo)
- Tu así se lo haces a tu marido
- A veces… la verdad es que se lo hago de distintas formas..
- Y como te gusta mas?
- De verdad quieres saber?? No creo que puedas aguantar sin terminar…
- Me encantaría, no sabes como lo deseo
- Ok, entonces ponte de pie

Así nos levantamos los dos, me propuse darle a este cabrón una mamada que no olvidaría, al estar los dos de pie, me incliné hasta su verga, pero manteniendo mis piernas rectas sin doblar mis rodillas, de esta forma mi cuerpo quedaba en un ángulo de 90 grados y con ello mis nalgas estaban completamente empinadas, así la combinación de mi posición con mi diminuta tanga le daría a mi amante una perfecta visón de mi enorme culo.

La posición no era la mejor para desarrollar un buen trabajo con mi boca, pero si para dar un buen panorama de mis nalgas, así duré un rato y después cambié la posición

- Luego también me gusta ponerme de rodillas frente a mi macho, me encanta mamarla hincada..

Así lo hice y aceleré el ritmo, mientras lo hacía sobaba sus bolas y eventualmente masturbaba su verga, use mi boca y mis manos al máximo y con la mayor velocidad posible

- Así le encanta a mi marido, te gusta??
- Si¡¡¡¡¡ mucho¡¡¡

Y regresé a lo mío, no me llevó mucho tiempo hacerlo terminar, el semen salía de su verga, lo tragaba pero continuaba saliendo, parecía que este tipo no había descargado en semanas, mientras terminaba gemía y gemía, mientras yo seguía mamando y tragando su esperma, la calentura de todo lo sucedido me venció y terminamos juntos, me estaba encantando el poderlo complacer de esta forma y ser capaz de haberlo excitarlo tanto.

- Ahhhhh, Alfredo¡¡¡ que rico sabe tu semen¡¡

Aún con la respiración entrecortada, escucho sonar mi celular, con la calentura se me había pasado el tiempo y me había olvidado de mi marido, justamente era él, tomé el teléfono y contesté, al hacerlo rápidamente regresé a mi posición original de rodillas frente a mi nuevo amigo

- Hola
- Hola mi amor, sigo aquí estamos por terminar, pero ya sabes como se pone el trafico los viernes en el D.F, por favor espérame un rato, te prometo que te compensaré
- No te preocupes aquí te espero

Me encanta el morbo, la llamada me dio un pretexto ideal para seguir siendo la puta que soy, mientras tenía en el teléfono a mi marido, con mi lengua limpiaba la verga que tenía enfrente, con mi garganta llena de semen y de rodillas frente a otro hombre, le expresaba a mi marido comprensivamente que lo esperaría sin problema, mientras mi esposo pensaba tener del otro lado de la línea a una mujer empática y tolerante, la realidad es que detrás del teléfono se encontraba una puta calienta vergas que recién le acababa de dar la mamada de su vida a un amigo y que deseaba todavía ser penetrada por el cabrón en cuestión.

- Gracias por entender Dianita, pero ….ya estas en el Hotel?
- No hay problema, gracias por avisar y si ya estoy aquí en el Hotel….te quiero comentar que …..me adelanté y estoy en la habitación…….305!!!!!

Eso último fue sin duda lo mas sincero de mi conversación, colgué el teléfono y recapacité un poco, tal vez no tenía mucho tiempo, no podía correr riesgos y si quería coger aun debía esperar que mi amante se recuperara, esto no me daba mucho espacio para terminar de saciar mis ganas de verga.

- Era mi esposo, creo que no debe tardar mucho ya que me comentó que aquí lo esparara!!!!
- Con el tráfico de la ciudad al menos se tarda 1 hora
- Y si no?? La verdad me da un poco de pendiente

Ya empezaba a resignarme a no tener por el momento un pene dentro de mí, al menos ya había tenido un rico orgasmo

- La verdad es que abusando de tu amabilidad, pues creo que no es la manera que quisiera de terminar el ensayo..
- Por qué lo dices??
- Bueno porque evidentemente faltaría la parte donde debo penetrar mi esposa, no crees?
- Bueno eso sí, pero no creo poder ayudarte, no falta mucho para que debas irte y creo que debes recuperarte.
- No te preocupes la verdad es que tengo muchos de reserva

De esta forma se acercó a mí y comenzó a besarme, al mismo tiempo apretaba y sobaba mis tetas, pronto tenía su boca metida en mis pezones, yo rápidamente respondí a sus caricias movía mis caderas, estaba muy caliente

- Te acuerdas que decías que te gustaba hacer y que te hicieran sexo oral, pues déjame ver que tan bien se lo haces a tu esposa
- Me encantaría

Y así me llevó a la cama y comenzó a jugar con su lengua en mi sexo, mordía y chupaba, con la calentura pronto empecé a gemir y a jalar sus cabellos

- Que rico lo haces mi rey ahhhhhhh, siiiiii¡¡¡ no pares¡¡¡¡¡

Y en poco rato sentí un orgasmo salir de mi cuerpo, al recuperarme un poco lo veo acercándose a mi ya con su verga completamente erecta

- Woow si que eres rápido
- Te dije que tenía mucha reserva
- Ya veo, pero me parece que hemos ido muy lejos no crees?? No creo que ni mi esposo ni tu mujer estén muy de acuerdo con este “ensayo”

Evidentemente lo dije de la manera más pícara que pude encontrar y divertida con el juego que estábamos llevando a cabo, con esa clase de sonrisa con la que pronuncié estas palabras era imposible que mi amante pensara por un momento que era en serio

- Y que propones Dianita?
- No sé, se me ocurre ponerme así (y me puse en cuatro patas) de esta manera no nos vemos las caras y tu podrías pensar que soy tu mujer y yo que eres mi esposo, que te parece?? Digo es una idea
- Me encanta la idea es la solución perfecta, nada más que mi esposa no tiene ese culo tan hermoso como el tuyo!!!...el tuyo es de ensueño!!!.
- Muy pocas tienen estas hermosas nalgas…. Alfredo… así que puedes dejarlas ir o cerrar los ojos e imaginar que son las de tu esposa
- Tienes razón, pero creo que mejor no pienso en ella.
- Ahh no, entonces no, me harías sentir muy mal por ella, sería como si le estuvieras poniendo el cuerno con un puta, nalgona y caliente como yo y eso estaría muy mal, no crees??

Y mientras decía esto movía descaradamente mi culo, así en 4 patas; me encantaba provocarlo y sentirme dueña de la situación

- Hay Dianita…… tienes razón, eso estaría mal (me decía mientras me acariciaba mis nalgas) mejor me imagino que es ella y así todos contentos
- Ok, yo también pensaré que es mi marido quien me coge, recuerda que soy un fiel mujer casada…

Y entonces por fin me daría el gusto de tener esa verga dentro de mí otra vez, por fin después de tantos días de abstinencia un trozo de carne entró en mi cuerpo, sentí su verga dura penetrarme y fui feliz, rápidamente moví mis nalgas y era yo la que prácticamente me estaba cogiendo, lo quería duro y fuerte, al poco rato ya era descarado mi movimiento de caderas, la puta que vive en mi ya estaba fuera de control y yo solo quería ser poseída como la perra en celo que soy.

Quería que me insultara, quería que me llamara puta, quería que me nalgueara, que me jalara el pelo, pero simplemente no lo hacía, se limitaba a seguir el ritmo de mis embestidas y tratar de complacerme

- Te dije que no iba a voltear a verte y no voy a hacerlo, pero me encanta lo que me haces Alfredo, ahhhhh ayyyyyy
- A mi me gusta mas Dianita!!!
- Sabes?...... mi marido suele llamarme puta mientras me coge, y decirme mil palabras llenas de lujuria ahhhh, me gusta salvaje, ohhhhh
- Yo no puedo llamarte así y mucho menos pegarte
- Ok papi, pero dame duro por favor¡¡

Y entonces Alfredo aceleró el ritmo y empezó a darme como me gusta, sus embestidas se convirtieron en salvajes y entonces yo ya no me movía, solo recibía su gruesa verga y me deja coger, al poco tiempo mis gritos eran tan sonoros que esporádicamente mordía la almohada para recuperar el aliento y descansar mi garganta.

- Ahhhh que rico¡¡¡, mas mas por favor¡¡¡ que buena cogida me estás dando¡¡¡
- Te gusta?
- Me encanta¡¡ así te coges a tu mujer???
- Para nada a ella no le gusta así de duro
- Pues a esta perra le encanta, ni se te ocurra parar, dame, dame¡¡

Durante varios segundos seguimos así, luego tomábamos un pequeño descanso y disminuíamos el ritmo, luego acelerábamos y repetíamos el proceso, esto duró varios minutos, luego de terminar yo un par de veces, sabía que era inminente que mi amante terminara, de esta forma me dispuse a cerrar lo mejor posible, por fin volteé a verlo, y fijando mi mirada en sus ojos, quise seguirle demostrando la clase de mujer que creo ser

- Te gusta mi culo Alfredo?
- Me encanta Dianita…..tienes un culo hermoso!!! Unas nalgas preciosas que no solo me vuelven loco a mi, sino a todos los hombres que te veo……los tienes locos a todos ehhh!!! Ese culo que tienes, todos lo quieren!
- Pues si no me quieres nalguear yo si lo voy a hacer (y así me di un par de nalgadas, cada una más fuerte que la otra); te gustó??
- Mucho
- Pues por favor dale duro a esta puta cabrón, quiero que me hagas gritar¡¡

Y de esta forma aceleró el ritmo por última vez, cerca los dos de nuestro orgasmo sólo se escuchaban nuestros gritos

- Siiiii¡¡ que rico papiiiii¡¡¡ dame mas por favor¡¡¡
- Ahhhhh, me vengo¡¡¡
- Ahhhhhh, uffffff

Y así por fin ambos terminamos en un largo y delicioso orgasmo

- Alfredo, por favor vístete rápido no vaya a ser que llegue mi marido
- Dianita, estuvo riquísimo y no me quiero ir
- Tienes que hacerlo, estuvo muy bien pero ya es hora
- Ok

Al final mi amante entró en razón y se vistió rápidamente, me dio un beso y se fue

- Oye y el atuendo de tu esposa?? Todavía lo traigo puesto
- Quédate con él, siempre fue para ti, mi esposa nunca se pondría algo así porque es muy tímida y a ti te queda perfecto!!!

Y así salió de la habitación, me quedé un poco desilusionada porque quería despedirme un poco más cariñosa, me hubiera gustado al menos darle una mamada más a su verga antes de irse, me quedé unos segundos en la cama con el baby doll puesto, al poco rato oí tocar la puerta, me emocioné al pensar que Alfredo había regresado y podía despedirlo como se merece, me levante rápidamente y me arreglé un poco el cabello, abrí la puerta

- Que bueno que estás aquí mi rey¡¡
- Gracias Dianita, por fin puede llegar, wooow que sorpresa, que bonito atuendo¡¡….y que detalle de pedir la habitación sin esperarme ehhh!!!...
- Ehh gracias, que bueno que te gustó

Era mi marido¡¡ estuvo a punto de encontrarme en pleno acto con Alfredo!! con quien estuve hace unos segundos antes……definitivamente soy un mujer afortunada!!!! Al momento corrí la baño y me arregle un poco, salí y modelé nuevamente el atuendo; por segunda ocasión en el día, el modelito me serviría para excitar a un hombre, solo que antes fue a mi amigo y ahora a mi esposo!!

Hace unos minutos previos, estaba cogiendo con mi amigo y ahora, unos minutos después, ya estaba siendo cogida nuevamente pero ahora con la verga de mi esposo. Mientras cogía no podía dejar de pensar que tal vez ambos hombres se cruzaron en la entrada del hotel o en el elevador y eso me excitaba, tanto así que durante la cogida con mi esposo simplemente tenía un orgasmo tras otro, ya que mi esposo conoce a Alfredo y le inquietaría saber que estaba en el mismo Hotel!!!

Hoy, aún conservo el baby doll y eventualmente me lo pongo previo a coger con mi marido, cuando estoy sola en el vestidor y punto de ponérmelo no puedo evitar esgrimir una pícara sonrisa y mojarme un poco…..

Continuará…


Otros relatos eroticos Infidelidades

mi compadre me dejo embarazada

Categoria: Infidelidades
Ambos iniciamos a besarnos con toda pasión, con aun más pasión que la primera vez, mientras nos besamos Armando comenzó a tocarme mi zona intima debajo la falda de mi vestido y como consecuencia a esto de inmediato me moje toda, ¡Quiero hacerte el amor! Me dijo suavemente al oído, -Lo sé y también quiero- le conteste.
Relato erótico enviado por putita golosa el 29 de August de 2010 a las 23:31:22 - Relato porno leído 346597 veces

todo por mi hijo

Categoria: Infidelidades
Una madre es capaz de todo por sus hijos, aunque eso conlleve serle infiel a su marido.
Relato erótico enviado por Anonymous el 12 de July de 2009 a las 22:03:27 - Relato porno leído 273326 veces

como me cogi a mi suegra 6

Categoria: Infidelidades
Después de cogermela en secreto, mi mujer me propuso a mi suegra:
Relato erótico enviado por Investigador el 14 de February de 2006 a las 09:24:31 - Relato porno leído 221751 veces
Me coji a Sol la mujer de mi primo, ella tiene 33 años y yo 22, por fin hice realidad mi sueño de follarla en mi propia casa.
Relato erótico enviado por Anonymous el 20 de September de 2012 a las 00:19:51 - Relato porno leído 201815 veces

putas casadas

Categoria: Infidelidades
Relato casi en su totalidad real que demuestra que toda mujer casada es una puta sumisa en potencia
Relato erótico enviado por morboso sadico el 29 de July de 2009 a las 18:09:16 - Relato porno leído 197660 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 4)'
Si te ha gustado Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 4) vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 4). te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
_joker3 (29 de November de 2013 a las 04:14) dice: me encanto tu relato se ve q eres una gran mujer hermosa en todos los sentidos y q sabe lo q desea me deja con muchas ganas de conocertey ver tu encanto y hermosura estoy seguro q eres sincera en todo momento me encantaria poder tener el gusto de vivir algo igual entre tu y yo seria conocernos y si hay quimica tratar de hacer nuestra historia yo igual vivo cerca de esa zona en si por bosques y trabajo en polanco se como es el trafico de la ciudad pero estaria contigo con muchas ganas mucho respeto discrecion espero me contactes te dejo mi correo barnaipes_joker3arrobahotmail.com besos


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 4).
Vota el relato el relato "Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 4)" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado