Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por ELCASUAL

Photo
Enviada por narrador

Photo
Enviada por narrador


 

El Inicio de una gram amistad: Sra Diana

Relato enviado por : Anonymous el 04/04/2013. Lecturas: 6147

etiquetas relato El Inicio de una gram amistad: Sra Diana   Infidelidades .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Una aventura esperada, un mensaje concreto de Diana a su amigo Alfredo


Relato
El inicio de una gran amistad. Sra. Diana.

Queridos lectores; deseo comentarles que en mi primera versión, y debido a la emoción de enviar rápidamente este relato, deje pasar por alto algunos detalles que considero de interés recuperar para gusto de ustedes, y es por ello que se emite esta segunda edición, enriquecida con detalles omitidos en la primera versión. Tal vez sea una lectura larga pero no quiero dejar pasar un solo detalle, para que al concluir este primer capítulo, el resultado sea muy excitante.

Soy una mujer casada, joven, con una hija y dedicada al hogar, y por tanto mis actividades se limitan a cosas de hogar. Sin embargo, creo que es normal, comencé a sentir cierta monotonía, tal vez por realizar siempre las mismas actividades, y fue así que comencé a desesperarme y hasta ponerme de mal humor; hubo momentos en que me sentía inservible y sin sentido de hacer ciertas cosas. Un día de tantos, una amiga, me invitó a platicar, y quedamos de reunirnos después de dejar a los hijos en la escuela. Y el día se llegó y me encontré con ella, y no puedo negar que goce tanto ese desayuno y esa plática, ya que ella es de esas que te mantienen todo tiempo sonriendo, y te hipnotizan porque te tienen atenta a su plática ya que su vida personal es muy extrovertida y tiene de mucho que hablar. Pues bien, a partir de ese momento, se dieron otras reuniones. Recuerdo que en uno de esos días en que mi esposo salió de viaje, y sin tener yo que hacer, me fui con mi amiga nuevamente a desayunar y frente a un delicioso café, platicando, nos fuimos adentrando en temas íntimos, llegando y sin querer, al tema de las confesiones sexuales y a las fantasías que han nacido en cada una de nosotras, ya que como buenas mujeres, cuando platicamos, no tenemos fin y además, damos vida a ese instinto morboso que todo ser humano posee, por lo que fue mi amiga quien me develo sus secretos, sus fantasías y sus deseos. Debo reconocer que la plática fue tan motivante que cuando tocó mi turno, me encontraba sumamente excitada, logrando con ello, confesarme con más libertad, por lo que después de que me escuchó, quedó tan impresionada de todo lo que escuchó de mi.

Y tan impresionada quedó, que a los tres días, aun estando mi esposo de viaje, volvimos a reunirnos en un grato desayuno. Ese día, entre plática y plática, me propuso llevar mis secretos a páginas de relatos eróticos, y cuando me comentó que sería interesante mostrar al mundo lo que habíamos hecho, sin que nadie se pusiera a pensar que esas historias, eran nuestras, me dejó sumamente …..Excitada!! …el hecho de confesar mis deseos ante todos, sin que nadie supiera que se trataba de mí, me puso sumamente cachonda!!. Cuando la escuche decir eso, sinceramente me reí de lo loca que estaba y en ese momento le dije que la loca era ella y no yo, sin embargo, al paso de los días, y a cada momento, me insistía en que no tuviera miedo y que me animara a hacer públicas nuestras confesiones ya que toda la gente, no se daría cuenta que esas historias eran nuestras. Para ser franca, yo seguía pensando en que estaba loca mi amiga, pero, en una ocasión me envió por correo, un relato erótico a manera de prueba, en donde relataba con singular detalle, una de mis confesiones, y sinceramente, debo confesar que me sentí asombrada pero aún más, excitada, porque había logrado trasladar cada detalle de lo que le confesé a las letras. No pude esa noche contenerme, y aprovechando que me encontraba sola, simplemente…..me masturbe leyendo de nueva cuenta ese primer relato, logrando un orgasmo sumamente intenso. Ello fue lo que abrió ese morbo escondido en mí, hasta ese momento.

Es por ello queridos lectores, que antes de iniciar estas confesiones, quería que ustedes supieran como nacieron estos relatos, y que a partir de ese momento, mi amigo y yo, nos dimos a la tarea de confesarnos más y más detalles, lo que dio como resultado, esta serie erótica. No soy buena para la redacción, por lo que fui la encargada de describir a mi amiga todo lo que pasaba por mi mente y ella, de pasarla al texto.

Pero quiero que sepan que lo que leerán a continuación, ….no es solo un relato erótico de tantos que por ahí podemos encontrar todos…es una historia que muchos la leerán como un relato excitante y ya, pero quiero que sepan que además, cada letra escrita, lleva un mensaje para un lector, que espero lo llegue a leer en algún momento, y entienda lo que deseo decirle.

Por eso, el protagonista, a quien envío el mensaje, sabrá si lo que les relato a ustedes lectores, es una fantasía que deseo llevarla a cabo con el, o es la historia de lo que sucedió algún día.

A ti amigo.

Parte 1

Mi nombre es Diana, soy una mujer joven, casada, con una hija y un esposo que por su trabajo, viaja muy constantemente; según mucha gente, tengo un cuerpo que no solo es bonito, porque mis curvas naturales, hacen resaltar mucho mi figura, sino que es un cuerpo tan….provocador, que logra atrapar todas las miradas, generando que todos los hombres, no puedan contener su mirada y se vean obligados a voltear a verme, y las mujeres, no puedan contener su rabia, al ver en mí, lo que ellas quisieran tener; ¿qué puedo hacer contra eso? Simplemente nada porque es parte de mi biología. Mi padre siempre me trato de cuidar en exceso porque se dio cuenta que mi cuerpo me traería muchos problemas, por lo bien formado que esta. Es por ello que a toda costa trataba de distanciarme de todo tipo de hombres, según para cuidarme; así crecí y no me di cuenta del enorme error en que me encontraba, hasta que conocí al que ahora es mi esposo, quien me ayudo a descubrir por mí misma, lo que en verdad era como mujer, y hacerme ver que mi cuerpo llamaba muchísimo la atención de hombres y mujeres. Para que mentir….ese ego femenino me hacía sentir bien, por el gusto de ser admirada, y por ese ego, me gustaba retar a los hombres para atrapar sus miradas…….me gustó provocar más.

No solo fue descubrir que yo era la dueña de un cuerpo maravillosamente atractivo, sino el despertar mi libido sexual, ya que mi esposo, además de sobreexcitarse conmigo, rebasaba el nivel de placer, y siempre, en el momento más candente, metía a un tercero….a un desconocido en mi mente. Pero al paso del tiempo, comenzó a darles nombre e imagen a esos “desconocidos” y resultaba que mi esposo llegó a confesarme que lograba una sobre excitación, cuando haciendo el amor, y jugábamos a decirnos fantasías o imaginarme que otros hombres, me hacían suya y en los juegos de palabras, lográbamos encender un fuego sumamente desconocido e intenso.

Sinceramente no era de mi gusto que cuando hacíamos el amor, mi esposo me dijera que se imaginaba que otros me estaban cogiendo muy rico, y llegue a molestarme mucho por su insistencia. El no sabía que yo lo amaba tanto que no me gustaba escucharlo decir que otros me metían su verga. Era muy incomodo para mi escucharlo decirme esto. Yo lo amo mucho y tuve que aguantarme en otras ocasiones esa molestia…..quería darle gusto cuando hacíamos el amor y excitarlo con esas ideas, pero …..tanta era la repetición de esos comentarios, que no supe en qué momento la sangre respondió……y no debo negar que un cierto día….descubrí que no me molestaba que me dijera que otro hombre me cogía……no sé si por no darle ya la importancia o….porque fue el inicio de un gustito muy escondido en mi.

Al paso del tiempo….. descubrí algo nuevo en mí, cuando me di cuenta de que ahora, cada que me hacía el amor…. comencé a aceptar esa idea….comencé a sentir un cierto….placer.

No debo negar que para mí, todo era simplemente una fantasía, pero note que ya no era solo una fantasía sencilla……ya que me mojaba mucho al vivir en mi mente, la loca idea de sentirme en manos de otro hombre. El solo imaginarme que algún día, otro hombre me abrace, me bese, me toque toda y me meta su verga, me comenzaba a excitar y mucho. Al darme cuenta que me humedecía intensamente, comprendí que me estaba excitando la idea de tener sexo con otro hombre, y más cuando un dia, mi esposo y yo entre el juego, llegamos a ponerle nombre a mi “amante imaginario” y resultaba ser una amistad o un conocido.

Sin embargo, debo confesar que cuando mi esposo o yo, imaginábamos que algún “amigo” me cogía, y después, en algún momento, yo me llegara a encontrar personalmente con ese “amigo”, los nervios me atacaban. No es lo mismo imaginarte que un hombre te hace suya, que tenerlo enfrente de ti, sin que el sepa que es tu “fantasía”.

En una ocasión, no debo negar que pasó una locura por mi mente, y es que estando en mi casa yo sola, recibí una llamada del “amigo” con el que fantaseábamos que me cogía; estuve platicando con el de temas diversos, pero al terminar y colgar el teléfono, me senté en el sillón, y una sonrisa salió de mi boca……..se me ocurrió una locura, y paso por mi mente llamarlo de nueva cuenta y decirle que quería coger con el……pero de inmediato una carcajada salió de mi!!! …….pero al paso de los minutos, me di cuenta, que por primera vez, yo misma acepte esa posibilidad y que ya no era fantasía sino una inquietud por hacerlo realidad, situación que me lo quedaba muy dentro de mi misma.

Así pasó el tiempo y cada que mi esposo y yo hacíamos el amor, esos juegos de imaginarme cogiendo con otro eran muy recurrentes, por lo que llegó un día en que por motivos de trabajo, mi esposo tuvo que salir de viaje. Esa mañana me encontraba algo cachonda y aproveche que mi hija dormía cuando decidí despedir a mi esposo como se merece, y sucedió lo siguiente:

Queriendo darle un premio a mi esposo, como regalo de viaje cuando estaba revisando los últimos detalles de sus papeles y equipaje, y estaba por abrir la puerta para irse a su viaje, sonriendo caminé hacia él y, rodeando su cuello con mis brazos para despedirle, mis turgentes labios buscaron encontrarse con los suyos. Abrí la boca para intensificar el contacto y permitir que mi lengua jugueteara dentro de la suya apasionadamente. El entrecerró la puerta, y puso sus manos en mi talle y me acercó, con una tierna firmeza, a su cuerpo. Noté de inmediato la erección de su verga cuando sus manos llegaron a mis redondas nalgas, que suelen motivar innumerables y, a veces, coloridos y perversos piropos de hombres de la calle.

—Mmmmmmmmmmmmmmmm… —expresó con su grave voz mi esposo. —Me excitas Diana, lo sabes mejor que nadie. Eres una mujer de tan extraordinaria belleza y sensualidad que no me canso de decírtelo y demostrártelo. Te amo con pasión Diana. —enfatizó mi pertenencia a él, como suele hacerlo cada vez que tiene oportunidad y mas cuando salía de viaje.

Yo disfrute de la caricia y del pene duro que se pegaba a mi vientre. Lentamente y con intensa sensualidad, moví en círculos mis caderas para intensificar el contacto. A mi esposo lo vuelve loco cada muestra de mi erotismo. Le besé levemente el cuello y me acerque a su oído para susurrarle con mi boca su oído.

—Quiero que tu verga explote amor mío y traer toda tu lechita dentro de mi, el máximo tiempo posible, y que cuando vayas en el avión, sepas que estas dentro de mi, como un macho!!.

Noté que mi esposo temblaba de excitación y su verga se puso más dura aún. Sin embargo, con toda intensión de encenderlo aún más, me separé tiernamente como si todo el morreo se terminaba, para ver su reacción, buscando además enfriar el arrebato, situación que lógicamente lo hice para excitarlo aún más, como parte de un juego sexual.

—No me dejes así, Diana. Me vuelvo loco cada vez que me tocas. Tu olor, el sabor de tu piel, todo, me excita a más no poder. Mira…

Con expresión de frustración, me señalo a su entrepierna, mostrando su abultado paquete. Yo, sonriendo seductoramente, puse cara de chiquilla sorprendida y, sonriendo con picardía, poniendo mi dedo índice dentro de mi boca, regresé hacia él. Ronroneando, le acaricie su verga por encima del pantalón con mi delicada mano. De arriba abajo, rodeando con mis dedos largos y femeninos su gran falo por un par de minutos en lo que mis ojos se clavaban en los suyos y sin decirle palabra alguna. Le regalé tal momento de éxtasis, que no pudo evitar cerrar sus ojos y temblar de placer.

Pasando mi lengua por su cuello, le abrí el cierre del pantalón y le liberé su hermoso pene. Una vez que tenía su pene en mis manos, lo rodee con mi mano y empecé a masturbarlo lo más lentamente que pude, mientras le besaba su deseosa boca.

En un momento, mi esposo me acaricio la espalda, luego mi cabeza y metiendo sus dedos entre mi cabello, me invitó, con un movimiento, a que siguiera besándolo pero empujándome con suavidad hacia abajo. Yo entendí inmediatamente su deseo, por lo que decidí hacerlo gozar.

-Me fascinas Diana, me gusta tu olor de mujer, tus formas, tu piel tersa, tu inquietante belleza —decía esto, mientras yo le besaba su pecho, abriendo, al mismo tiempo, su camisa. Conozco tan bien sus mensajes sutiles y sus inhibiciones, que suelo ayudarlo a hacer las cosas que más lo excitan y que no se atreve a pedirlo. En ese momento me propuse enloquecerlo.

—Si mi amor, ¿te gusta que sea tan cachonda?...quieres que te la mame?

—Siiiiii —respondió temblando.

— ¿Te gusta que sea una mujer tan sensual que con ello, incluso llegue a provocar a otros hombres, al grado de que se les antoje coger conmigo?

—Siiiii —respondía excitado, mientras yo le besaba sus pectorales, poniendo cuidado en pasarle mi lengua por sus tetillas, dejando que el aroma de mi pelo llegara hasta su rostro varonil.

— ¿Te gusta que los hombres…..incluso mis amigos,…. se exciten cada que me ven llegar, porque siempre me pongo esos vestidos súper reveladores en las reuniones a donde nos invitan? —le dije, sin dejar de mover mis manos rodeando su verga, de arriba abajo.

—Siiiii, mucho, mi cielo, másssssss, másssssssss, dime másssssssssssssssss —me pedía excitado.

Yo sabía que las fantasías eróticas, engrandecían a mi esposo y sentía que se le paraba más la verga con cada comentario que hacía, así que decidí prolongar su excitación.

— ¿Te gusta los hombres se exciten conmigo cuando por los micro vestidos que me pongo para salir? —Dije, cuando ya totalmente agachada, acerqué mi boca a su pene y empecé a pasar de arriba abajo mi lengua, humedeciendo todo su tronco con mi saliva.


—Siiii, me fascina mi amor, mássssssssss…me vuelve loco imaginarte como una puta con los hombres…..y con amigos — gemía, cada vez más excitado.

Le pasé mi lengua por el glande, rodeándolo con la punta de mi lengua. Percibía su temblor y las venas marcadas y voluminosas a lo largo del falo. Recorrí dándole chupaditas y besitos, a todo lo largo de su verga erecta, disfrutando cada espasmo de placer. Luego, me introduje la cabeza de su tremenda verga, mamándosela con deleite y enrollándole el glande con mi lengua y de vez en vez, darle chuponcitos a la cabecita, situación que volvía loco a mi esposo y más cuando, dejaba su pene dentro de mi boca sin moverme, simplemente dejando esa verga rodeada con mis labios.

Mi esposo no resistió más y, rugiendo, me empujó mi cabeza, metiéndome la verga hasta dentro. Yo sentía que su rico glande resbalaba entre mi lengua y mi paladar, hasta mi garganta y luego salía hasta mis labios para, de nuevo, volver a entrar, bañando todo mi interior de su masculinidad. Mis labios femeninos y delicados, rodeaban el tronco de su verga, resbalando por la carne cada vez que entraba y salía. Mis delicados dedos rodeaban la base de su verga, permitiendo que el resto de mi finísima mano acariciara sus huevos, haciendo que disfrutara plenamente la mamada; así como he aprendido que fascina tanto a los hombres……y que tantos hombres desearían que se los mamara de esa forma.

—Aghummmmmmm, mmmmmmmm, que rico mi cielo —dijo en lo que sus ojos no dejaban de ver como su verga entraba y salía de mi sensual boca y yo ahí hincada en la puerta de nuestra casa.

Seguí excitándolo más y más. El me acariciaba el pelo y me lo hacía hacia atrás para quitarlo de mi cara y poder ver como se la mamaba.

—Te amooooo, dime mássssssssssssss, quiero escucharte mássssss —me dijo suplicante.

— ¿Qué quieres que te diga mi amor……que te quiero y amo? - Le dije sarcásticamente porque yo sabía lo que él quería escuchar.

—Nooo mi amor,…..quiero solo que hagas volar mi imaginación como sabes hacerlo.

— ¿Ahhhhhh…..quieres saber si ya he cogido con otro hombre verdad?.....o Quieres saber como se han excitado los hombres cada ves que me visto provocativa? O quieres saber si me porto bien putita?


— ¿Te gusta que todos los hombres estén loquitos por mi verdad??....¿Te gusta que por mi forma de vestir, se vuelvan locos viendo mis escotes y mis hermosas piernas y caderas tras esas minifaldas?¿Te gusta que lo haga verdad? Te gusta que se calienten conmigo?

—Siiiiiii eso me calienta muchooooooo Diana , Massssss, masssssss —suplicaba excitado.

— ¿Te gusta ver en sus ojos, esa lujuria verdad? Te gusta verme provocativa ante esos hombres, para ponerlos nerviosos y que no sepan que hacer por tu presencia, pero que además, te gusta que me muestre coqueta como si les estuviera diciendo que deseo que me cojan??

—Si Diana, siiiii siiiiii, me gusta que te comportes como una putaaaaaa …..me gusta pero me encela imaginarte cogiendo con otro hombre…..dimeeee másssss—se estremecía por la excitación.

Yo se la seguía mamando mientras sentía sus jugos mezclándose con mi saliva. Percibía el sabor de los fluidos que salían de su pene excitado y erecto. Dejé de mamársela pero con mi mano, tocándolo, para seguirle preguntando lo que sabia lo excitaba mucho más…

— Ahh mi amor….¿Entonces te gusta imaginarme que soy…..muy puta? ¡Eso no lo sabía mi amorrr!.......Eso no lo sabía??......te gustaría que algún día te de ese gustito?? Dímelo ……y…tal vez te haga feliz algún día…….Te excita imaginar que me encanta mamar las vergas de otros hombres? —dije esto mirándole a los ojos fijamente y con atrevido cinismo en lo que subía mi ceja.

—Hummmmmmmmm, siiiiiii, siiiiii, mi amor…..no puedo negártelo……me excita muchísimo imaginar que eres una puta cuando no estoy contigo…….me excita imaginar que coqueteas con otros hombres hasta lograr que te cojan…..tu sabes que a los hombres nos gustan las putitas…y mas si son casadas….y por eso te gusta ser así!!!.... me excita verte vestida siempre atrevida, para ver como los hombres te voltean a ver…….si mi amor…….me gusta ver a los hombres locos por ti……me excita imaginar que se las mamas a otros como a mi ahora….mmmuy rico, sigueee —dijo fuera de si.

—Pues mi amor……te quiero confesar algo!!!!!......quiero que sepas que soy bien puta por ti!!!....tu me has motivado a ser putita……y me gusta!!!!.... no puedo contenerme cuando tengo a un hombre frente a mí!!!......mi coñito comienza a temblar……..me gusta fijar mis ojos en los suyos y cuando se dan cuenta que los estoy mirando, me gusta bajar mi mirada hacia su entrepierna, mandándoles un mensaje de que quiero eso…..eso que tienen ahí!!!!!!!!!

No hay hombre que resista mis miradas, y más cuando clavo mi mirada en su paquete…….por eso te quiero confesar que me da mucho gusto regresar a casa con el sabor de otro hombre entre mis labios……..que delicia dejarlos bien satisfechos y que se vayan a su casa locos por la mamada que les acabo de dar……¿Te gusta eso?

—Siiiii, que rico, me excita que otros disfruten cuando se las mamas como una putaaaaaaaaa y que te llenen la cara de semen —dijo, ya cercano al orgasmo.

— ¿Quieres ver como tu fina y elegante esposa disfruta chupando otra verga? ¿De verdad quieres ver como se la mamo a otro?....Quieres ver el rostro de ese hombre, que por cierto tiene una verga más grande y más rica que la tuya? ¿Quieres que se la chupe como puta delante de ti? ¿Quieres eso?

—Siiiiiiii, siiiii, siiiiii quierooooo que pruebes otra vergaaaaaa….sssssssiiii!!!

Al ver a mi esposo sumamente excitado, casi al borde de la eyaculación, comencé a saborearle la puntita de su verga, ya que eso lo sabemos hacer muy bien las mujeres, cuando nuestros machos, están a punto de explotar en nuestras bocas. En ese momento, me lance con todo para satisfacer a mi hombre y lograr hacerlo explotar, por lo que mi lengua acariciaba ya su verga, más que mamársela, y aprovechaba para decirle palabras, que a cualquier hombre enloquecen:

— ¿Mi amor, quiero que imagines que mi boquita……toma esa verga y le da una mamada muy rica!!!! Que mi lengua abraza ese trozo de carne, y lo envuelve acariciándolo a todo lo largo, que lo baño con mi saliva y me tiene como su puta agachada enfrente de él.. y que mis manos acarician sus huevos como queriendo sacarle toda la leche......Te imaginas o te gustaría que le diera una mamada más rica que a ti??......quieres que lo vuelva loco como te vuelvo loco a ti? …eso quieres ver verdad?....
— ¡Ahhh mi amorrr……que ricoooo……sii….siiii eso quiero….quiero que dejes a ese hombre loco después de que se la mames como mi putita que eres !!!!...quiero que seas su putita!!.
— Quieres que sea su putita????.....te refieres a alguien mi amor??? …….. a quien te refieres?? A quien quieres que se la mame bien rico?........
— Nooo seee mi amor……tu dime que verga deseas!!!!!
— Ahhh mi amor……se me antojan tantas….mejor dime tu, a quien te imaginaste…..a lo mejor hasta te doy ese gustito y se la mamo a quien tú me digas!!!.....¿Quieres que en cuanto te vayas le llame para decirle que venga y aquí seducirlo hasta lograr tu deseo? ¿quieres eso?
— Siiiii mi amor…..quiero que le llames y lo vuelvas tan loco que no se resista a que tu boquita le mame su vergaaaa!!!!.....
— Ahhhhh…mi amor, …..eso hare……..le llamaré cuando tu cierres la puertaaaa!!!.......pero…….a quien quieres que le llame?....dimelo y te daré ese gusto!!.....hoy probare a otro hombre!!!! Dije sumamente excitada para ver la respuesta de mi esposo.
— Ahhhggg mi amor……….llámale ……llámale a………....tu amigo Alfredoooo!!

En cuanto dijo eso, mi boca comenzó a sentir como esa verga se hinchaba, y los fluidos empezaron a hacerse más abundantes y calientes, cuando, por fin, llegó la descarga una enorme cantidad de semen.

—Querido, que ricura. Mmmmmmmmmmmmmmmmm —expresé, erótica y voluptuosamente, al momento que le dije —lléname la boca con tu leche caliente —Aughmmmmmmmm —abrí la boca para recibir su hombría, y con mi lengua acariciaba su glande, enloqueciéndolo muchísimo, logrando que todo su semen se vaciara dentro de mi garganta con fuerza y sus estremecimientos incontrolables se seguían uno a uno. La punta de mi lengua rozaba su frenillo y eso lo sobre excitaba porque no paraba de lanzar chorros de semen, y yo seguía generando que no parara de estremecerse y darme todo su machismo, ese que nos hace sentirnos más hembras.

—Ahhhhhhh! Aggggggmmmmmm mmmmmmmmmmmm!!, agmmmmmmmmm, ahggggg!!!, mmmmmmmm, que rico!!!! … —Sus gemidos del placer, cuando se estaba vaciando, llegaban sonoros a mis oídos y yo seguía mamándosela con fruición, haciéndole disfrutar con mayor intensidad su tremendo orgasmo.

Aunque mi cara y mis labios se salpicaron con el lechoso líquido, me tragué una gran cantidad, mientras sentía la fuerza de los espasmos de placer con cada chorro de leche que salía de su verga. Percibí paso a paso, las reacciones de su riquísima venida.

Después de que disminuyó el flujo de su eyaculación, me limpié un chisguetazo de semen que me había llegado a uno de mis párpados y me paré para acariciarlo y besarle con ternura. Mientras tanto, con mi mano le seguí acariciando la húmeda verga, con movimientos lentos y delicados. Subía y bajaba sintiendo como llegaba, poco a poco, la tranquilidad. Sentía los pequeños temblores que se suceden después del orgasmo. Así, nos mantuvimos mientras él se recuperaba poco a poco. En un momento más, la serenidad y la cordura regresaron y se apoderan de nuevo de mi amado esposo.

—Te quiero mucho, cielo, eres el amor de mi vida. Me encanta hacerte sentir rico y complacerte en todo lo que tu me digas—Le dije en un arrebato de espontaneidad, mientras le besaba con ternura.

—Si Diana, yo también te amo - comentó, al momento que una expresión de preocupación se reflejó en su cara y titubeante me preguntó —Diana… no se si… bueno… tu… tu… ¿Serías capaz de acostarte con otro hombre?....con tu amigo??

—Claro que no mi cielo, ¿Por qué te imaginas eso? —Noté como un rasgo de tranquilidad se reflejó en sus ojos con mi respuesta, y seguí — ¿Tu lo deseas?

—No claro que no, pero es que… eres una mujer demasiado inquietante y… todos quieren tenerte como hembra, y …..tu amigo, no puede ocultar que te desea también…se ve que quiere llegar a algo más contigo……..bueno, no me hagas caso, me voy …te llamo mas tarde—terminó diciendo, sin apenas esperar mi respuesta.

—Claro mi amor, te espero como siempre… y nunca dudes que te amo… solo a ti.

Mi esposo respondió con una tierna sonrisa al comentario y titubeó algo que no alcance a escuchar…..sentí que quiso decirme algo, y se quedó pensativo…….bajo su mirada y dando media vuelta, salió apresurado hacia el auto. Lo vi alejarse y me quede observándolo entre la puerta, despidiéndolo en lo que me saboreaba su semen entre mis labios y mi lengua, y mi mente pensaba, que había cosas que mi esposo necesitaba confesarme ………en verdad me quiere tanto que desea compartir mi sexualidad con otro hombre para que yo sea una mujer enteramente feliz?"


Todo ese día domingo, sin compromisos que atender, nos quedamos en casa mi hija y yo, descansando muy rico y esperando el día siguiente de clases. Debo confesar que esa noche, no teniendo mucha actividad, me fui a dormir muy temprano – 8pm - después de dejar a mi hija en la suya, e intenté dormir, pero no pude porque en un momento me vino a la mente, lo que mi esposo me había dicho sobre Alfredo antes de partir a su viaje y de hecho….un cosquilleo me comenzó a dar en mi cuquita…...esa imagen y esas palabras, me estaban inquietando y en un momento me llegue a tocar y no pude parar…..comencé a masturbarme con una fuerza tal, que sentí un placer enorme……como hasta antes no lo había sentido y en mi mente pasaba la imagen de mi amigo Alfredo…..esa combinación, me generaba un placer enorme y no pude parar…….era imparable…….y llegue al orgasmo más rico en mucho tiempo, pensando en que mi cuerpo es saboreado por otro hombre.

Quiero comentarles que a mi amigo Alfredo lo conozco desde hace algunos años, ya que su hija está en la misma escuela donde la mía. Desde el principio nos hicimos buenos amigos y por no decir otra cosa, nos sentíamos bien ambos cada que platicábamos. No debo negar que en lo personal me atrajo como hombre, desde que lo vi por primera vez, pero como mujer, me lo reservé; era mi secreto. Y muy íntimamente, sabía que yo le inquietaba también. Tal vez por esa atracción hacia Alfredo, le permití la amistad y mi confianza y tal vez porque yo le gustaba, él tuvo más acercamiento conmigo y, al paso de los años, esa amistad generó más confianza y el trato más abierto.

Pero a pesar de mi amistad con ese hombre, por mi mente nunca había pasado la posibilidad de atreverme a una intimidad con él, pero fueron los comentarios constantes de mi esposo al tener sus fantasías sobre verme o imaginarme con otro hombre, lo que me llevo a abrir esa posibilidad. Algo que me hizo ver la posibilidad de tener un encuentro sexual con mi amigo, fue mi propio esposo, al decirme que lo había descubierto mirándome con deseos sexuales y porque llegó a imaginarse que con el podría tener un encuentro sexual, pero además, comencé a darme cuenta, que con mi amigo, no había resentimientos, ni tampoco sentimientos encontrados, y por el contrario, habría confianza y cabe la posibilidad de que habría total discreción si es que me decidiera a tener sexo con él.

Por eso, tal vez ese lunes, me desperté más temprano de lo acostumbrado, me duche y me di el tiempo para depilarme mi coñito totalmente, hasta quedar como una niñita, y con toda calma me vestí muy atractiva…….primero me coloque una tanguita blanca, de hilo dental, y el roce de la tela con mi coñito, me generaba un cosquilleo muy rico…… encima un jeans demasiado ajustado, también de color blanco, lo que hacía que mis poderosas curvas resaltaran a toda vista y mi tanguita se pudiere adivinar tras la tela. Me puse una blusita pegadita y escotada, para que mi cuerpo se viera muy sensual. Me coloqué unas zapatillas altas y un maquillaje discreto dada la temprana hora. Me gusta siempre salir bien vestida de mi casa, pero ahora, iba más sugestiva….muy sugestiva diría yo.

En cuanto llegue a la escuela busque discretamente a mi amigo ya que todos los lunes, generalmente nos encontramos en la escuela para saludarnos y platicar sobre cómo nos fue el fin de semana, pero ese lunes, no lo encontré y, aunque hice tiempo, no lo llegue a ver, por lo que me sentí un poco decepcionada; finalmente metí a mi hija a la escuela y en ese momento la profesora me comento que si llevaba un material que había pedido, situación que en realidad omití, por lo que mencioné que en ese momento lo compraría, y me dirigí rápidamente a la papelería a comprarlo y cuál fue mi gran sorpresa que me encontré a mi amigo Alfredo ahí comprando también su material.

Me acerque por detrás y le dije: -Hola –.

Al voltear hacia donde venia la voz, se dio cuenta de quien le hablaba y contestó con gusto - Hola Diana ¿Cómo estás? ¿Qué milagro que te dejas ver!! - me dijo mientras buscaban su material.

-Pues mira, que casualidad!! Vine a comprar un material para mi hija, y te veo muy trabajador ehh!!....quise darte una sorpresa pero mejor me atreví a saludarte solamente y ……..bueno aquí estoy!!!.

– Me da mucho gusto verte, y…..hoy viene….muy guapa!!!! A donde va?-.

En ese momento fije mi mirada en sus ojos, como diciéndole que a donde él quisiera, pero solo lo pensé y mi amigo, solo levantó su ceja, situación que aproveche para decirle: - Me hablas de usted??....si somos muy buenos amigos!!!

Lo sentí cohibido y le contesté rápidamente para romper el hielo.

-Ahhh, pero no te apures, finalmente nos tenemos la confianza o no? Por lo menos, no tengo inconveniente en dártela yo, y solo espero también tú me la des ehhh!!! – le dije.

- Oye – le dije– sabes?...que bueno que te vi……estaba olvidando que tengo unas vecinitas que me han comentado que quieren que les lleves más ropa de la que tienes, y por eso comencé a buscarte pero no tuve la suerte….por eso ahorita que te veo, te paso el recado. Cuando puedo platicar contigo del tema? O puedo irte a ver a tu casa algún día de estos o vas a la mía?

- Claro – me contestó algo nervioso - yo te llamo o te digo donde nos vemos.

A partir de ese lunes, y ya que mi esposo estaría de viaje toda esa semana, yo aprovechaba para seguir vistiéndome muy sexy, para buscar atraer más la atención de mi amigo y jugar a inquietarlo. Incluso en dos o tres veces, me atreví a platicar con él, y decirle algunas palabras en doble sentido.

Sin embargo hasta ahí, todo era el sentirme bien conmigo misma y de manera indirecta, tratar de llamar la atención de mi amigo y jugar a inquietarlo un poco. Para mí, en ese momento, todo era un juego solamente.

Finalmente regresó mi esposo de su viaje, y para ese momento, yo me encontraba sumamente excitada por el juego de toda la semana con mi amigo. A su regreso, mi esposo y yo no pudimos contener nuestros deseos y esa primera noche, hicimos el amor como si fuera la primera vez, y en tanto me penetraba, no podía evitar cerrar los ojos y sentir e imaginar que era mi amigo quien me lo hacía; a partir de ese día, cada vez era más y más recurrente el imaginarme cogiendo con mi amigo Alfredo. Mi esposo me penetraba y yo, en silencio….gozaba enormemente, con un rostro feliz y morboso. Siempre que mi esposo comenzaba a decirme su fantasía, yo cerraba los ojos y disfrutaba el momento recreando todo en mi mente.

Note que tanto mi esposo se excitaba mucho, cuando se imaginaba que era otro hombre quien me cogía en tanto yo, me mojaba a cantidades imaginándome a Alfredo encima de mi! Era señal de que ambos comenzábamos a sentir cierto placer por esa idea y cada que hacíamos el amor, invariablemente esa idea estaba en nosotros. Mi esposo lo goza abiertamente y yo……discretamente!!!!

Ya era tanta la insistencia de mi esposo de imaginarme cogiendo con mi amigo que no puedo negarlo……comencé a imaginarme esa posibilidad más firmemente!!!!!.

Yo ya no sabía qué hacer…..cuando veía a mi amigo personalmente……no sabía si le estaba coqueteando inconsciente o conscientemente!!! Su sola presencia me ponía nerviosa porque comenzaba a inquietarme como hombre!!!....incluso me llegue a dar cuenta de que comencé a verle su miembro tras el pantalón de manera discreta, cosa que jamás lo había hecho intencionalmente como ahora lo estaba haciendo!!!!

Sin embargo, mi esposo no paraba, y cada vez me decía más y más cosas, y yo no podía evitar desear que se hiciera realidad, por lo que cuando hacíamos el amor, ahora yo misma cooperaba, ya que le decía a mi esposo que mi amigo ya me había demostrado toda su amistad, metiéndome su verga!!! Esa idea me tenia loca!!! No sé si porque comenzaba a desearlo o porque me gustaba solo jugar con mi esposo con esa idea.

Un día que hacíamos el amor, mi esposo me comento que tenía una fantasía; Yo estaba sumamente excitada y, le pedí muy cariñosa, que me compartiera esa fantasía y, acercándose a mi oído, me dijo muy excitado:

“sabes?....me he imaginado que tu amigo, te invita a tomar el café y poco a poco esa costumbre va creciendo, hasta que un día, te invita a tomar unas copas y tu aceptas, porque sabes que no me molesta esa posibilidad y por el contrario, hasta me excitaría; yo me quedo en la casa con nuestra hija y tú te arreglas muy atractiva ese día con una minifalda blanca, sin medias, y una tanguita de hilo dental blanca que se te hunde todita!!!.....arriba una blusita escotada y tu chamarra de piel, abierta para que luzcas tu enorme escote. Tu amigo pasa por ti a las 8 pm y veo cómo te vas, en lo que volteando tu cara hacia mí, me lanzas un beso. Yo me quedo esa noche leyendo relatos eróticos y estoy sumamente excitado, cuando me distrae un mensaje en mi celular. Eres tú, y son las 3 am. En el mensaje me dices que ya está pagando la cuenta y que ya vienen para la casa. Sin embargo llegas a la casa a las 4 am y te noto rara en tu actitud e incluso más bebida que de costumbre. Por la excitación que yo tenía esa noche después de estar leyendo relatos eróticos, y no sé si tú estabas excitada también por haber salido con mi permiso con tu amigo, comenzamos a hacer el amor, y me comentas que las copas se les subieron a los dos y que dentro de su carro, tu amigo te confeso que esa noche ibas sumamente provocativa y que en toda la noche no pudo sentirse excitado contigo, y que quería masturbarse porque no aguantaba las ganas de explotar después de haberte visto tan atractiva, por lo que tú solo te sonreíste y le dijiste que él sabía lo que hacía. Y que en un abrir y cerrar de ojos te diste cuenta que saco su verga, en tanto manejaba y comenzó a tocarse. Tú volteaste tu mirada hacia afuera y sin querer, cruzaste tus piernas, sin darte cuenta que eso hizo que tu minifalda se subiera aun mas, enseñando toda tu pierna. En un momento, con tu mirada hacia afuera, notaste que el auto disminuyo la velocidad, y comenzaste a escuchar gemidos, por lo que la curiosidad te gano, y volteaste discretamente hacía tu amigo, encontrándote que estaba masturbándose fuertemente y su mirada clavada en tus piernas. En ese momento tus ojos vieron por primera vez su verga erecta y totalmente empapada, y en los ojos de tu amigo, una mirada morbosa. No supiste que hacer y quedaste mirándole como se tocaba con fuerza en lo que dentro del carro comenzaba a percibirse un fuerte olor a sexo. En ese momento, su verga te inquietó y sin darse cuenta, llegaron a la casa, donde apago el auto. Tu amigo seguía masturbándose y tu mirándolo. El se dio cuenta que estaban fuera de la casa lo que su morbo creció y te dijo que si le ayudabas a terminar. Tus ojos se abrieron al máximo y le preguntaste que había dicho. Tu amigo te pidió tu mano para terminar.

Tú te echaste para atrás, dando la espalda a la puerta, por lo que ese movimiento repentino, y sin darte cuenta, quedaste de frente a tu amigo y eso genero que tus piernas quedaran entreabiertas dándole un espectáculo mayor, porque se veía tu tanga debajo de la minifalda!. Tu amigo, enloquecido, sin decir más, tomó tu mano izquierda y, la llevo hacia su verga mojadísima, comenzando a tocarse de nuevo, teniendo tu mano entre la suya y su verga, sin que lograras detener esa acción porque dio los últimos jalones a su masculinidad, e hizo que soltara enormes chorros de semen, incluso mojando por completo tu mano. Quedaste inmóvil, con los ojos abiertos y tu rostro sorpendido.

Saliste corriendo del carro y tu mano empapada de su semen.”

En tanto mi esposo me contaba esa fantasía y me hacía el amor, yo solo lo escuchaba, imaginándome todo lo que me decía, y me tenía hirviendo de placer, generándome un orgasmo interminable!!!!!......en ese momento me sentí distinta……….me sentí una diosa que puede hacer con los hombres, lo que yo quisiera….me sentí que podía hacer todo!!!

A partir de ese día, en mi mente quedo sembrada una idea…..tenía un plan de juego y decidida a jugar una posibilidad, no de acostarme con mi amigo porque aún no estaba preparada para ello, sino de sentirme deseada y de sentir muy de cerca esa posibilidad. Por ello. me decidí a iniciar un juego de coqueteo con mi amigo ….quería saber que se sentía coquetear con alguien y quien mejor que con mi amigo, ----para eso son los amigos o no?…..por lo que recuerdo que un día viernes, de esos tantos en donde mi esposo sale de viaje, me decidí llegar directo a su negocio acabando de dejar a los niños en la escela, sin avisarle, y sabiendo que la mejor ropa para lucir mis curvas son los jeans, y una playera muy escotada y ajustada para delinear totalmente mis curvas, me decidí a dar un primer paso a manera de experimentar ese morbo que había nacido en mi. Nunca me había planteado coquetear a otro hombre, menos a mi amigo, y ahora, quería experimentar y ver la mirada de Alfredo clavada en mi, y ese día, me vestiría exclusivamente para descubrir con qué tipo de hombre intentaría ese juego. Así que dejando a mi hija en la escuela, regresé a la casa y me bañe, me depile todo mi coñito, me perfumé muy femeninamente, y tome mi auto, para dirigirme a su casa, sabiendo que estaba solo también su hija estaba en la escuela y su esposa en el trabajo; apenas llegue a su casa, no puedo negar que me sentí muy nerviosa y me quedé un par de minutos decidiéndome a dar ese paso, por lo que en un momento, bajé y de inmediato toque el timbre, y al abrir la puerta, me encontré con ese hombre de frente a mi. Me le quede viendo nuevamente y sin saber que hacer o decir, solo lo escuche decir:

-Ufff….como siempre….usted tan hermosa señora – hablando muy ceremoniosamente.

- Buenos días señor – le dije siguiendo ese formalismo, mientras Alfredo se asomó hacia la calle y hacia donde estacioné mi auto en lo que yo tomaba mi control para ponerle la alarma pero su mirada de inmediato se clavó en mi cuerpp.

- HOLA! - casi le grito en el oído cuando regresé mi mirada hacia él, y atraparlo de no quitarme la mirada de encima.

- Ahh…..si hola buenos días Señora Diana…..que gusto!!!!... pase, pase por favor – entonces ingresé a su casa, pero quedándome un momento parada frente a él, para que percibiera mi aroma de hembra y después comencé a caminar por delante de él, sabiendo que ese hombre al estar tras de mí, sus ojos comerían mi cuerpo, por lo que muy discretamente, moví lo mejor que pude mis caderas, haciendo resaltar mis poderosas nalgas que tanto vuelven loco a los hombres, sabiendo que con él, lograría el mismo efecto.

Seguí lentamente caminando delante de él, con la firme idea de que me admirara todita, y de pronto, escuche un leve gritillo, y sentí un leve aventón, sobre todo al posarse una mano en mis caderas, situación que hizo que volteara mi rostro hacia atrás.

Por distraerse viendo mis poderosas caderas, Alfredo dio un paso en falso en un desnivel y trastabilló cayendo al suelo, al momento en que sin darse cuenta, el instinto lo hizo tratar de detenerse de algo y estiró la mano rozando sin querer, una de mis nalgas, pero al no poder asirse de nada, fue a dar al suelo de frente. Su mano, la que tuvo la fortuna de tocar mi nalga, toco el suelo en mala posición, doblándosela y lastimándose.

- Hay! – soltó un gritillo y luego recordé que por un instante, como mis pezones se marcaron en mi blusa, para luego soltar la carcajada y entre risas diciéndome ahí tirado en el piso, que no fue su intención y que lo disculpara.

Aun sonriendo, me estiró su mano para ayudarle a ponerse de pie pero cuándo le estaba ayudando a incorporarse nuevamente sentí la torcedura de la mano izquierda y visiblemente lastimado traté de conservar la postura. Al momento de agacharme para tomarle la mano y como ese día traía una blusa escotada, pude ver como sus ojos, admiraron casi por completo mi par de bellezas y cabe decir, que ese día no me puse intencionalmente brassiere!!!!....si!!!! ese día no llevaba Brassiere y es por ello que mis pezones estaban bien marcaditos en mi blusa, lo cual hizo que se le olvidara un segundo su dolor y comencé a excitarme…….aún hoy, aquella vista es todavía inolvidable, porque siento que a partir de ese momento, todo nació entre el y yo.

Finalmente y de pie, me hizo pasar a su negocio como si no sintiera dolor, pero si se tocaba constantemente. Me mostró sus catálogos y me mostró todos sus modelos de ropa, entre algunos de nueva producción, para que escogiera los que yo deseara y rápidamente me apresuré a decirle cuales eran las que me habían gustado. Por su parte, también me recomendó otros modelos que aún no incluía en sus catálogos. Sin más, le pague la cantidad total y al momento y le dije:

- Sabes?....Tengo un cargo de consciencia por haberte provocado el accidente. Ya sé que estas en tu trabajo pero si no te curas esa mano, no podrás hacer nada ehhhh!!!....
- Pero…. -.
- Nada Alfredo - le volví a interrumpir. – Anda dime donde están tus medicamentos?-. y solo atinó a contestarme – Es que…..no tengo medicamentos ….-Respondió a lo que solo comente – Como ya sabía que eso faltaría, vamos a curarte .

Sin más, lo tome de la mano y sin permitirle decir nada lo llevé hacia la salida y hasta mi auto, donde sin decirle nada, lo invite a subir.

- Es que te juro que nunca pensé que no tuvieras un botiquín de primeros auxilios ehhhh….como es posible eso??? Y ya arriba de mi auto, lo puse en marcha y me dirigí hacia mi casa, en tanto con mi mano, tome la suya, y comencé como a darle masaje.

En un momento, alcance a ver como de manera tímida, mi amigo solo miraba de reojo mis hermosas piernas delineadas en ese ajustado Jeans, y de vez en vez, mis senos a traves de mi playera escotada. En unos minutos llegamos a mi casa!!.

Mientras bajábamos de mi auto, me preguntó por mi esposo, a lo que sin tardar nada le contesté.

- Para variar, mi esposito salió otra vez de Viaje y para variar me dejo solita otra vez -.

Entramos a mi casa y le ofrecí el sillón para que se sentara y me dirigí a una habitación. Tarde unos minutos pero regresé con un frasco de una pomada, y tomando un poco con mis dedos comencé a ponerle en toda la muñeca y en los dedos que se había golpeado, mientras comenzábamos a platicar:

- Gustas algo de tomar? – a lo que solo me contesto -Agua o lo que sea, Gracias - me dijo.
- Claro, solo déjame curarte y ahorita te la traigo………Oye, y como te va con tu negocio? - le pregunté -.
- Bien – me indica –han ido aumentando las ventas, y las clientes últimamente….. .. ahora ya hasta me han llamado de varias empresas para que les suministre y atienda con mi nueva línea de ropa de temporada.
- Que bueno, me da mucho gusto –y habiendo terminado de sobar, le pregunté.
- Quieres tu bebida con hielo?
- Si por favor -.


Con toda la intensión de seguir con ese experimento de coqueteo, lo deje en el sillón, y me dirigí a la cocina para traer su bebida, aprovechando ese momento, para pasar frente a él, y mover sensualmente mis caderas, sabiendo que sus ojos no dejaban de mirarme porque estábamos solos y yo de espaldas a él, permitiéndole absoluta libertad de verme centímetro a centímetro. Comencé a preparar su bebida pero colocándome de tal forma que sus ojos me admiraran totalmente, en lo que platicábamos de su negocio. Al dirigirme a el para entregarle su bebida, me dirigí a la ventana, donde me quede viendo hacia afuera, pero con la idea de que sus ojos no perdieran un instante, cada detalle de mis caderas, de mi cuerpo y su libido creciera aún más, porque sé que no hay hombre que no se excite mirándome. Después de un par de minutos fui a sentarme junto a él, y yo simulaba verme mis uñas, mi cabello, mis manos, etc., de forma tal que no se sintiera cohibido y pudiera verme de cerca y con más confianza.

En tanto hacia esas distracciones, hice un movimiento que me permitió agacharme a recoger una pieza de mi pendiente, y al hacerlo, mis blusa escotada permitió descubrir aun mas mis senos, dejándole una panorámica mas que seductora ante sus ojos, pero así como me agache, me levante y lo atrape viéndome con un deseo animal.

Al verlo inmutado, simplemente le dije entre sonrisas:

- Hey…..se te van a salir los ojos! …….yo sé que las tengo bonitas pero……..a lo mejor me equivoco o no?

Me sorprendí en verdad de haber pronunciado esas palabras, ya que nunca me imagine decirlas y me sonreí, cuando no pudo más que tartamudear y con los ojos aún desorbitados y la boca entreabierta, me dijo titubeante:
– No….no -.

- Que? –

Luego de aclararse la garganta, salió de su boca un muy apagado si. Y sin más le dije, sorprendiéndome de mi misma por lo que dije:

- Qué bueno……ya ves como son los hombres!!!!....pero confío en que me dices la verdad ehhh!! -.

Y sin decir una sola palabra, solo lo note como asentía con su cabeza en tono de estar de acuerdo con mi opinión.

Después de ello, volví a revisarme mis uñas, y sin verle a los ojos, le pregunté:

- Oye, te voy a hacer una pregunta tal vez indiscreta……puedo?
- Claro, dime – me dijo mi amigo.
- No sientes que te afecta estar tanto tiempo sin tu esposa contigo?....yo sé que su trabajo le exige estar lejos de ti, pero……..no te ha afectado la vida matrimonial? Me imagino que estando tan distanciados……pues tu sabes……puedes sentirte inquieto por otros lados no??
- Por qué? – me contestó Alfredo contrariado por el tipo de pregunta, pero se la devolví con otra pregunta.
- Pues….no se……. Ahorita me nació esa duda, y dada la confianza que nos tenemos como amigos adultos…..me atreví a hacértela.…. solo por curiosidad.
- Ha pues mire que curiosa mi amiguita!!!…- Solo atinó a decirme mi amigo, en tanto yo me sonreí e hice como si no le diera tanta importancia a su comentario por lo que deje pasar unos segundos y le cambie un poco el tema para distraerlo. Pero al poco rato, insistí con el tema.

- Me dirás que soy muy curiosa pero no quiero quedarme con la duda……yo sé que los hombres no pueden vivir sin mujer, y en tu caso……pues tu esposa está muy lejos!!.....estas sin mujer mucho tiempo!! O solo con los sábados y domingos que se ven…….recuperan todo?

- Pues si……el trabajo me absorbe tanto que no me pasan malos pensamientos y cuando llega mi esposa, pues no es por presumir pero…..se lo recompenso como 2 o hasta 3 veces por fin de semana.-me dice mi amigo.
- ooohhhh……2 o 3 veces en….dos días!.- Haciéndole cara de sorpresa.
- Pues si, es más o menos ….es lo normal no?
- Pues a mi……..se me hacen….que …..bueno….creo que ……..lo disfrutan enormemente no crees?
- Se le hace que lo disfrutamos mucho?.......haber ahora se la devuelvo yo…tu esposo viaja seguido, y a poco no recuperan el tiempo perdido?.
- No sé si mi marido no me toma mucho en cuenta porque llega muy cansado a casa o de plano, …..no le soy atractiva como mujer!!! hay veces que …….lo hacemos igual que tu……es decir…….unas dos o tres veces …..al mes!!.
- Por favor. Eso es de risa no te creo!!!!..
- Es verdad!!!!......porque no me crees?? – le conteste.
- Pues…..se me hace….increíble!!!....una mujer como tú, despierta todos los deseos y no hay hombre que no quisiera hacerte el amor, a cada momento!!!!!....se me hace increíble que a tu esposo …..no lo inquietes!!!!

En cuanto me dijo esas palabras, agache mi cabeza sonriente y como apenada….asi me quede un momento hasta que escuche que me preguntaba mi amigo: - Vamos a ver…… te regreso la pregunta, …… cuándo fue la última vez que lo hicieron ?

Agache mi cabeza como simulando timidez y le conteste - mmm…. - me quede pensativa porque quería darle una información alarmista aunque no fuera cierta, porque en realidad mi esposo y yo hacíamos el amor muy seguido pero mi intensión era hacerle creer a mi amigo que estaba muy olvidada sexualmente hablando, -Antes de navidad y eso por que como estaba haciendo mucho frío por esos días, pues me le repegué mucho para calentarme y de ahí empezó todo…..de hecho creo que….fui yo quien se lo pidió!!!

Y mi amigo haciendo una pausa….fijo su mirada en mis ojos como extrañado….quedando pensativo y después de unos segundos, solo expresó: - WOW! – Realmente le había dado esa fecha, para darle a entender que estaba necesitando atención intima como incitándolo haber hasta donde era capaz de llegar. En eso mi amigo, toma su bebida hasta el fondo y dejándome el vaso me dice:

- Ufff….creo que después platicamos del tema porque……me sorprendió lo que acabas de decirme!!!!.....me acaloré y bueno, pues muchas gracias por lo de la pomada, la curada de mano y la bebida, pero tengo que ir a atender el negocio.
- No! Espérate.- Me apure a decirle porque me di cuenta que mi plan funcionó y que había dado en el blanco, pero mi plan era tenerlo mas tiempo.
- De veras, ya es tarde y tengo que ir a preparar unos pedidos y después tenemos que ir ambos por los hijos a la escuela.- me dijo.
- Bueno, pero espérame y yo te llevo……déjame nada más cambiarme para llevarte de regreso.
- No, no hace falta, ahorita tomo un taxi.-me contestó.

Sin esperar a más, solo le dije a Alfredo – Espérame 1 minuto y nos vamos y no me dejes plantada ehhh, ya sabes cómo somos las mujeres que nos gusta vernos siempre bonitas!!- y sin más, tome camino a mi recamara casi corriendo y diciéndole en lo que iba caminando: – solo tardaré un minuto.

Mi amigo se sentó en el sillón, a esperar que me cambiara de ropa, aprovechando para inquietarlo un poco más, pero para darle la sorpresa, le dije:
- Upsss….Dame un segundo voy al baño…..si gustas ve subiéndote al auto.

Así lo hizo, y salió, en lo que yo aproveche para quitarme el pantalón y colocarme una minifalda además de cortita, muy entallada, y otra blusita de tirantitos con un escote mas prolongado que la anterior y darme los últimos toques finos, y cuando salí y cerré la puerta, voltee a verlo y note que no me quitaba la mirada de encima….. al subirme al auto, un aroma de perfume femenino lleno el interior del auto…..el ambiente se llenó de erotismo en ese momento.

Sin mas puse en marcha mi auto y vi la hora…eran las 11 de la mañana!!!, y así salimos rumbo a su casa, y al igual que la vez anterior, me agradaba verlo de reojo, como no quitaba su mirada de mis piernas tras la minifalda provocativa que llevaba puesta……no lo podía evitar….teniendo a una mujer como yo en ese momento, creo que se estaba excitando mas de lo debido……..estaba rebasando mis limites y no me desagradaba ese juego….por el contrario, creo que me gustaba.

El viaje se me hizo rapidísimo, ya que en un abrir y cerrar de ojos, llegamos a su casa, tan solo después de 20 minutos. Llegando nos bajamos y entramos a su casa y de ahí mi amigo me hizo pasar por delante de él, momento que aprovechaba para moverme muy sexy, y en cuanto me senté, se fue directo a ver llamadas o mensajes.

Ahí sin decirme nada solo se sentó en un enorme sillón y continuó revisando sus llamadas pero en un par de minutos se levantó:

-Discúlpame Dianita pero no deseaba dejar pendientes…..ya quedo todo……ahora si….en que nos quedamos?...ahhh….querías ver nuevos modelos verdad? Haber Diana, esta es la nueva moda de falditas……veo que te gustan las minifaldas,….haber qué opinas. Ah, por cierto, tengo un cliente que quiere que en la compra de su marca, regalemos este perfume….quiero que me des tu opinión. Se puso frente a mí, y abrió una botellita de perfume, colocando unas gotas detrás de mis lóbulos de los oídos y otras más en mi cuello.

- Dejemos que se impregne tu piel del aroma para ver cómo te queda a ti. Mientras dime qué opinas de estos modelos de minifaldas. Te gustan?

Sin decirle nada, tome varios modelos de minifaldas y comencé a ver con detalle. En mi mente estaba tomar la más pequeña y en cuanto la vi, solo le comenté: - Están muy bonitas todas, pero luego se ven diferentes cuando te las pones…….por ejemplo esta, se ve muy bonita, pero no sé cómo se me vea puesta……..puedo probármela? – Le dije a mi amigo, en tanto me contestó. – Claro Dianita, mira, puedes pasar ahí atrás y póntela, y me dices como la sientes-.

Aprovechaba cualquier momento para exhibirme como hembra ante ese hombre y dándole la espalda, me dirigí atrás de esa pared, y me puse esa minifalda. Tan solo vérmela puesta, me di cuenta que en verdad estaba demasiado sugestiva…..más que la que traía puesta yo!!

Sin más, desde atrás de la pared, le grite: - Si está muy bonita ehhhh…..creo que a mi esposo lo volvería muy muy loco!! Y tras unos momentos de silencio, solo oí decir a mi amigo: - No sé si lo vuelva loco…..no he visto como se le vé!-

Yo me quede helada tras esas palabras, y solo pude contestarle: - Cierto….solo puedo decirle que a mi esposo esta minifalda la gustaría vermela puesta, porque le gustan así……chiquitas…..- y tras unos segundos, Alfredo me contestó nuevamente: - No sea mala, solo me dice pero yo no puedo opinar porque no se la he visto ehhh…..a poco le da pena salir?-

-Pues……realmente….esta muy chiquita!!......no sé qué vaya usted a decirme……..- y Alfredo ahora rápidamente contestó:- Haber….quiero verla y solo así le daré mi opinión…….-.

En ese momento, me alerte porque hasta unos minutos antes, todo era un juego, y ahora yo estaba en el terreno de mi amigo, en una situación muy diferente y me sentí muy nerviosa, pero aun así……con toda calma salí para mostrarle como me veía con esa minifalda puesta.

Al verme, sus ojos se abrieron enormemente y su boca se entreabrió….el silencio se apoderó de él y después de que me fui acercando, logró decir unas palabras:-Ufff….sin palabras!!!......te ves, increíble!!!, !......estas….., uffff…. no se qué decirte!!!!.

Tome camino hacia una pequeña ventana de su sala, y sin mediar el tamaño de la minifalda, me paseé como si estuviera modelándola. Alfredo no cerraba los ojos y no podía expresar palabras. El impacto duró más de dos minutos y su mirada no dejaba de verme de arriba a abajo, centímetro a centímetro.

Para romper el hielo, me pare enfrente de él y le dije: -Me veo bien? Crees que le guste a mi esposo?. Si me queda? – y Alfredo mirándome totalmente con una mirada distinta, solo pudo expresar: -Dianita….vas a volver loco a tu esposo!!!.....vas a volver loco a cualquier hombre con esa minifalda!!!....te ves muy….muy….impactante!!!....se te ve increíble!!!!....uffff….me has dejado…..sin palabras!!

Me sonreí, porque estaba segura que estaba sumamente excitado y no sabía que decir. En eso le pregunte:- Y del perfume, que me dices?

Después de unos segundos me pregunto: -Que te parece? Como lo sientes? Te gusta?

En ese momento, llegue a sentirme excitada, y sintiendo cierta humedad en mi coñito, hice alarde de sensualidad, y dándole la espalda a mi amigo, me fui caminando hacia una ventana a donde, al llegar, me di la vuelta y tomando mi cabello entre mis manos, agite mi cabellera adoptando una pose muy sensual frente a él, y con mi cabello entre mis manos, le dije: - Me gusta……me gusta mucho Alfredo……pero dime tu, como huele en mi piel…..haber ven y dime…ya ves que dicen que el aroma cambia cuando ya se pone en la piel…..a lo mejor cambia el olor…..tu dime. – En eso, solté mi cabellera.

Alfredo me fijo su mirada, y fue acercándose poco a poco hacia mí. Mi conchita comenzó a vibrar y dio muestras de vida, al vibrar más al verlo mucho más cerca, y en mi mente volaban miles de ideas…..no quería declinar y me volví a tomar mi cabellera con las dos manos, esperando que se acercara……al tenerlo frente a mi, me tomo mis manos con las suyas, y después su mano derecha, me tomo de la barbilla y la levantó de forma tal que mi cuello quedara libre ……se me acercó de forma tal que sin decirme nada me hizo sentirme a su disposición, y teniéndome tomada una mano con la suya, y la otra tomándome la barbilla, se acercó tanto a mi cuello que su respiración, la sentía demasiado cerca de mi piel…..así estuvo unos segundos que me hicieron vibrar….recorría su nariz de un lado a otro de mi cuello, tan cerca que a distancia pudiera parecer que estábamos besándonos.

- Ups Diana….hueles….riquísimo!!!!! –

Sin separarse de mi cuello, y yo ahí, recargada en la pared cerca de la ventana, acorralada y mi cuello en alto, permitiendo que ese hombre me tuviera en esa posición.

En un momento, Alfredo se retiró apenas unos centímetros, y bajando mi barbilla, quedamos de frente y muy cerca ambos……nos miramos a los ojos y Alfredo solo me dijo: -Riquísima Dianita……. riquísima!!!......- a lo que sin inmutarme, le pregunte a mi amigo:

- Tu crees?...... con lo poco que oliste crees que huelo…..riquísima?-

Alfredo sin decir mas palabras, volvió a acercarse a mi cuello ahora más, incluso llegando a pegar su nariz a mi piel y recorrer no solo mi cuello, sino recorrerlo hasta llegar detrás de mis oídos, y regresarse hasta el otro lado de mi rostro. Sus palabras después de unos segundos, pero sin separarse de mi, en lo que seguía oliéndome, fueron sugestivas.

- Dianita….dudas de mi si te digo que ….hueles…..delicioso?….tienes un aroma de mujer riquísimo…..aún sin verte, te diría: ¡Riquísima.!

- Ohhhhh - solo alcance a gesticular.

Sin más, Alfredo se retiró de mí, y soltando mi mano me dijo:

-Haber Dianita, date la vuelta – Y tomándome de la cintura me hizo quedar de espaldas a él, en lo que solo escuche decirme- súbete el cabello con tus dos manos. Así lo hice y me sentí a su disposición porque estaba de espaldas a él, con mi cabello recogido y el admirándome toda desde atrás.

Con una confianza no solicitada, sentí sus manos tomarme de la cintura, por detrás, y acercándoseme tanto, que llegue a sentir su respiración muy cerca de mis oídos al momento en que comenzó nuevamente a oler mi cuello desde atrás, sintiéndolo tan cerca de mí, que paré instintivamente mi culito pero muy levemente, hasta sentir en un momento dado, un breve roce de su paquete detrás mío. Así lo deje y el seguía oliéndome desde atrás, todo mi cuello, incluso, como queriéndome oler debajo de mi barbilla desde esa posición, logrando repegarse mas a mí y sin quitarse, por lo que ambos nos sentimos muy excitados.

En un momento, llegue a sentir que en lugar de oler mi cuello, sus labios rozaban mi piel muy ligeramente y mi piel se erizaba muy rico. Sin soltarme de la cintura con sus dos manos, me dio vuelta, para quedar muy cerca de su rostro.
- ¡Riquísima Dianita……te ves y hueles….Riquísima.!

Sorpresivamente y sin soltar mi cintura con sus dos manos, se me acerca al rostro y comienza a oler mi cuello nuevamente ahora de frente, y recorre desde mi cuello hasta mis oídos y poco a poco, llega a mi rostro, como si quisiera atrapar todo mi aroma, pero llega a mi boca, y se abalanza sobre mí, dándome un beso enorme, tomándome por sorpresa, y fue cuando yo hice por alejarlo poniendo mis manos en su pecho y trate de alejarlo. Sin embargo mi amigo solo hizo un poco de resistencia y me apretó aún más hacia él, sin que yo hiciera algo por resistirme y sin más, me clavo su mirada en mis ojos……yo afloje mi resistencia y ……acabamos correspondiéndonos en un beso esperado, y sin decidirnos a mas, yo tenia mis manos abajo y el en mi cintura sin apretarme mas……nuestros labios se rozaban solamente, pero nuestros cuerpos pedían acción y no pudimos mas que corresponder al instinto y ese beso “accidental” se convirtió en un beso lujurioso, tan esperado como soñado.

Luego Alfredo me empujo hacia la puerta de su negocio y me dijo mirándome a los ojos, mientras nos fundíamos en ese beso.

- Diana…….Tu esposo?
- Alfredo…..estamos solos tu y yo!!!.......además……te voy a confesar algo, ….mi esposo me ha pedido que un día me masturbara pensando en…..otro hombre……..no sabes lo que he vivido en estos días masturbándome pensando en un hombre y…..de pronto te veo!!!!!.......no hagas que me arrepienta de este momento por favor!!

Nuevamente nos comenzamos a besar con una intensidad tal que nos olvidamos de todo, hasta que rompió el silencio preguntándome:

- Diana………Estas segura de lo que puede pasar aquí?
- Sinceramente no estoy segura, pero……tampoco estoy segura de parar este momento - le contesté muy firmemente.

Ya no razonamos mas y en mi caso, lo que había sido solo un juego de seducción, se me salió de control y estaba sola con mi amigo, en su territorio, y en una situación por demás…..comprometedora……y sin razonar más, Alfredo por su parte, comenzó a acariciarme el cabello y a poner sus manos en mis bellos senos que tanto admiraba hace algunos minutos en mi casa. Comenzó a quitarme el reloj, los zapatos y yo a la vez hacía por besarle el cuello, las orejas, para luego quitarle la camisa que traía en ese instante; el hizo lo mismo y me quito mi blusita de tirantitos, comprobando lo que habría notado….que yo no portaba brassiere y entonces le separé ligeramente del pecho para decirle:

- Alfredo…….Esta es la primera vez que hago algo semejante….no sé cómo se dio, pero…..no puedo negarte que no quiero detenerme….. - medio tapándome el pecho con la blusa.
- Yo tampoco quiero detenerme! – me aseguró.

Pegamos nuestras frentes en lo que nuestros rostros se mostraban un poco tímidos y tras una leve sonrisa, y levantando la mirada, nos vimos y volvimos a besarnos y al momento, el intentó bajarme la minifalda que tenía, por lo que le dije:

- No déjamela….quiero gozarlo a mi manera.

En ese momento me retire con delicadeza apenas unos pasos adelante, pero dándole la espalda y alzando los brazos para exhibirme ante él, con el fin de que admirara con lujo de detalle, la belleza de mujer que estaba próxima a entregarse a él……después me di la vuelta, para quedar otra vez de frente a Alfredo. En ese momento descubrí que tenía una erección fenomenal y lentamente me acerque a él, quien sin quitarme la mirada de mis ojos, toma sus manos…….y las lleva a mis senos, y con deseo los envuelve en ellas, en lo que yo comienzo a desabrocharle el pantalón sin quitarle la mirada de sus ojos también; sus manos en mi cuerpo, y las mías trabajando para desnudar a ese hombre, que aun en este momento, podría llamarle AMIGO, y que próximamente, podría llamarle……AMANTE?......No sé, pero mis manos habían hecho lo propio y su pantalón cayo en lo que mi amigo, se acerca, y me planta un beso enorme. Nuestras manos tratan de tocar lo más que se pueda del cuerpo ajeno, acariciando la piel y en tanto Alfredo me envuelve con sus manos mi cintura y me hace dar vuelta, para quedar totalmente de espaldas a él. En eso siento como me jala, logrando repegar mis divinas y deseables nalgas a su paquete masculino, logrando que mutuamente, lanzáramos un gemido de gustazo……ambos estábamos disfrutado mucho de lo que para muchos es prohibido, y esa escena más que erótica, lo que en algún momento solo existía en nuestras mentes, en ese momento eras realidad….y eso lo hacía sumamente de ensueño……….. las sensaciones de tocar y sentir lo prohibido es lo que nos estaba llenando de placer.

En ese momento mi memoria me hizo recordar cuantas y cuantas veces volte

Otros relatos eroticos Infidelidades

mi compadre me dejo embarazada

Categoria: Infidelidades
Ambos iniciamos a besarnos con toda pasión, con aun más pasión que la primera vez, mientras nos besamos Armando comenzó a tocarme mi zona intima debajo la falda de mi vestido y como consecuencia a esto de inmediato me moje toda, ¡Quiero hacerte el amor! Me dijo suavemente al oído, -Lo sé y también quiero- le conteste.
Relato erótico enviado por putita golosa el 29 de August de 2010 a las 23:31:22 - Relato porno leído 340836 veces

todo por mi hijo

Categoria: Infidelidades
Una madre es capaz de todo por sus hijos, aunque eso conlleve serle infiel a su marido.
Relato erótico enviado por Anonymous el 12 de July de 2009 a las 22:03:27 - Relato porno leído 268034 veces

como me cogi a mi suegra 6

Categoria: Infidelidades
Después de cogermela en secreto, mi mujer me propuso a mi suegra:
Relato erótico enviado por Investigador el 14 de February de 2006 a las 09:24:31 - Relato porno leído 219006 veces
Me coji a Sol la mujer de mi primo, ella tiene 33 años y yo 22, por fin hice realidad mi sueño de follarla en mi propia casa.
Relato erótico enviado por Anonymous el 20 de September de 2012 a las 00:19:51 - Relato porno leído 198532 veces

putas casadas

Categoria: Infidelidades
Relato casi en su totalidad real que demuestra que toda mujer casada es una puta sumisa en potencia
Relato erótico enviado por morboso sadico el 29 de July de 2009 a las 18:09:16 - Relato porno leído 194613 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'El Inicio de una gram amistad: Sra Diana'
Si te ha gustado El Inicio de una gram amistad: Sra Diana vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar El Inicio de una gram amistad: Sra Diana. te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
tim_drake11 (4 de April de 2013 a las 07:56) dice: DEMASIADO LARGO Y ROMANTICO LLENO DE LARGOS DETALLES Y MUY CERCA DE LO MUUY ABURRIDO... EN FIN

loquito1 (25 de April de 2013 a las 17:04) dice: relato incompleto. no sirve leerlo si no tiene su final


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato El Inicio de una gram amistad: Sra Diana.
Vota el relato el relato "El Inicio de una gram amistad: Sra Diana" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 1
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado