Categorias

Relatos Eróticos

Ultimas fotos

Photo
Enviada por chiapanecote

Photo
Enviada por alienproject

Photo
Enviada por alienproject


 

EXTRAÑA VENGANZA

Relato enviado por : Anonymous el 22/02/2010. Lecturas: 7388

etiquetas relato EXTRAÑA VENGANZA   Tríos .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen

Esta historia que les vamos a contar es totalmente verdadera, una parte la contare yo y otra mi novia:



Relato


Mi nombre es Henry y mi novia se llama Natacha, tenemos 3 años de novios, no vivimos juntos pero como si fuese así. Nos entendemos muy bien, estamos muy enamorados, ella es una chica muy guapa y de bella figura, yo soy mayor que ella, tengo 34 y ella 23, los dos medimos 1.70mts, ella es delgada, pesa 58 kg., muy bien distribuidos. Sus medidas son perfectas, 65 – 90 – 60. Su piel es blanca, sus ojos son pardos y su cabello es negro azabache muy liso, sus facciones son finas y delicadas, su cara es angelical.

Henry es blanco, cabello castaño y ojos marrones, de complexión delgada y peso 75 Kg., no es un galán ni mucho menos pero tiene su encanto.
Nos gusta mucho hacer el amor de diferentes formas, siempre tratamos de variar y fantasear, de vez en cuando inventamos juegos muy eróticos que nos excitan mucho.

Natacha es muy buena hembra en la cama, nunca he tenido quejas de ella, es una hembra que muchos hombres quisieran tener; bella, cariñosa, amorosa, pero como nada en el mundo es perfecto, tenía varios defectos, era: celosa, insegura, caprichosa y muy vengativa, esos nos ocasionaba abecés muchas discusiones y malos ratos.

Henry es excelente persona, es muy bueno en la cama también pero tiene un defecto como la mayoría de los hombres, es muy mujeriego, aunque conmigo se ha acomodado un poco.

La historia que les contaremos comenzó una noche cuando fuimos a disfrutar la celebración del matrimonio de unos amigos, cuando llegamos saludamos a los recién casados y a varias amistades, mientras caminábamos hacia las mesas podía observar las miradas indiscretas de las personas hacia Natacha, era como en todas partes ella era el centro de atracción de las miradas de la mayoría de los hombres y de algunas mujeres, llevaba un vestido corto ceñido a su cuerpo de color blanco, realzando su cintura estrecha, sus anchas caderas, sus bellos glúteos y sus torneadas piernas, su cabello lacio negro como azabache caía sobre sus hombros. Nos sentamos en una mesa que estaba vacía ya que queríamos estar solos, a los pocos minutos nos sirvieron bebidas y algo de comer. Yo serví un vaso de whisky para mí y le pregunte a ella si quería tomar whisky o prefería refresco, ella no era muy tomadora de licor.

- Sírveme un traguito mi amor para poder desinhibirme un poco.

La música era muy buena y variada, amenizada por un conjunto y una miniteca, tomamos y hablamos de diversos temas, ya Natacha parecía estar un poco mareada, yo la conozco bien y lo noto en su mirada, sus facciones se agracian mas de lo normal y todo le causa gracia.

Debido a sus celos estaba siempre pendiente de las mujeres que estaban cerca de mi, no las veía como mis amigas sino como sus rivales, bueno en realidad yo soy un poco tremendo en verdad. Estábamos charlando tranquilamente y riéndonos de algunas cosas cuando un amigo de ambos se acerco a la mesa, su nombre es Víctor somos amigo de desde la infancia, el es buena persona pero es muy mujeriego, a Natacha no le cae muy simpático por que dice que siempre la mira con morbosidad y siempre me esta sonsacando a mi para que salga con el a vagabundear, es de mi misma estatura y conflexion, si de mejor físico que yo, no he de negarlo.

Era de esos tipos que no pierden oportunidad para piropear a una mujer. Yo sabia como era él y sabia que siempre le había gustado Natacha desde el día que se la presente, ella me había comentado de varios piropos que le había dicho sin ser grosero ni descortés y yo le decía que no le hiciera caso, esa era su forma de ser. Ella me decía siempre:

- Cuando llegara el día que Víctor consiga una mujer que lo haga pagar todas sus vagabundearías y los sufrimientos que le a hecho pasar a tantas mujeres por su forma de ser. Es un hombre arrogante, cínico, prepotente, autoritario y las mujeres son sus juguetes y pasatiempo.

El a su vez el siempre me decía que si conseguía una hembra como Natacha, se acomodaría del todo y para siempre, seria solo para ella y dejaría la vagabundearía.

- Hola Henry, hola Natacha, como están, bueno a ti ni pregunto Natacha estas preciosa, ese vestido te queda descomunal, que envidia te tengo Henry, si no fueras su novio te aseguro que Natacha fuera mía.

- No creo, dijo Natacha con un tono de desprecio en su voz.

Víctor haciéndose el desentendido de la expresión de Natacha, dijo:

- Bueno Henry quería saber si me permites bailar auque sea una pieza con tu bella novia. Haciendo un gesto de niño mimado con su rostro.

- Yo no tengo ningun inconveniente pero es ella la que tiene la última palabra Víctor.

Natacha se quedo mirandome fijamente unos segundos como sin saber que hacer o decir, vi en su mirada que no le agradaba la idea de ir a bailar con Víctor:

- Está bien pero solo una pieza ok, no quiero dejar solo a Henry por mucho tiempo.

Víctor extendió su mano para ayudarla a levantarse. Al caminar los dos hacia el centro de la pista de baile pude apreciar el bello cuerpo de Natacha sus bellas curvas ceñidas a su vestido, sus bellas y firmes piernas realzaban su elegancia.

En ese momento que estoy distraído viendo a las parejas bailar, alguien me tapa los ojos desde atrás, eran unas manos suaves, olorosas y delicadas.

Me susurro al oído:

- Adivina quien soy, sino lo haces tendrás que pagar una penitencia.
No reconocía la voz, pero era una voz ronca y muy sensual, me parecía conocida pero se que la estaba cambiando para que no la reconociera.

- No se quien eres, pero si que debes ser una chica muy bella y sensual, le conteste.

Acto seguido me quito las manos de los ojos y me dio un beso en la mejilla, era Maritza una antigua novia mía y prima de Víctor, una rubia muy guapa y de espectacular figura, de grandes ojos verdes y facciones muy bien definidas.

- Por no reconocerme tendrás que pagar la penitencia y compensarme con este baile. Te confieso que estaba esperando el momento que estuvieses solo para acercarme a tu mesa, se que Natacha es muy celosa, gracias a dios que a Víctor se le ocurrió la idea de sacarla a bailar y te advierto que no acepto negativas. No tuve otra opción que aceptar para no ser descortés y por que en verdad la apreciaba mucho y tenia muy buenos recuerdos de nuestra pasada relación, también por que no decirlo, es una hembra muy divina, habíamos terminado hace 5 años atrás por problemas de celos e incompatibilidad de carácter, ella es muy posesiva y un poco autoritaria, siempre que hacer su voluntad, pero seguimos siendo amigos, aunque creo que ella siempre a querido volver conmigo.

Fuimos a bailar al centro de la pista cerca donde estaba Natacha y Víctor bailando, a Natacha no le gusto verme bailar con ella, lo supe por el gesto de su rostro y por la forma de mirarme, Natacha era muy expresiva con su mirada, una mirada de ella expresaban mas que mil palabras, ella sabia que Maritza sentía aun algo aun por mí y era una mujer muy hermosa y por lo tanto una rival de cuidado. Yo a mí vez le hice un gesto como que no tuve otra opción. Víctor se veía muy emocionado al bailar con Natacha, Maritza aprovechaba para hablarme al oído de los viejos tiempos que pasamos juntos cuando éramos muy felices, pero lo hacia de una manera muy sensual rozando sus labios sobre mi oreja. Natacha se dio cuenta y me quedo viendo con una mirada fulmínate, se veía claramente que estaba muy molesta y con razón, Víctor que también se había dado cuenta sonreía cínicamente, esto producía mas rabia aun en Natacha, estaba hecha una fiera en celos aunque trataba de disimularlo, no era mujer de armar escándalos. La canción termino y regresamos a nuestra mesa, Natacha se sentó como si estuviera sola en la mesa, estaba muy molesta no quería ni verme. La deje un rato tranquila para que se calmara y luego la tome de la mano suavemente y le dije:

- mi amor que te pasa, porque estas así, no es para tanto.

Ella mirándome fijamente me respondió:

- Y que quieres que haga que aplauda tu actitud. Tú sabes que esa mujer aun gusta de ti, por poco te hace el amor bailando ¿y quieres que no esté molesta?.

- Si ella gusta de mí ese es su problema, ya lo nuestro paso hace mucho tiempo y allí quedo todo para mí, la veo como una amiga, yo te amo es a ti.

- Hasta Víctor se burlo de mi, me replico ella, el también se dio cuenta de todo, me dijo que ella aun estaba enamorada de tí y que le había dicho que no iba a descansar hasta haberte reconquistado. Me hiciste sentir muy mal.

- Bueno mi amor, eso dirá ella pero no va a pasar y me extraña que Víctor te allá dicho eso, no se con que intención lo abra hecho.

- No creo que Víctor lo allá inventado, además que iba a ganar el con decirme una mentira?, me contesto molesta.

- Bueno piensa lo que quieras, le respondí y discúlpame voy al baño.

Cuando me dirigía al baño me sorprendió ver a Víctor y Maritza, estaban muy entretenidos hablando y riéndose como niños cuando hacen sus travesuras. Cuando me vieron se sonrojaron, los salude con una sonrisa y continúe caminando hacia el baño. Cuando venia de regreso Maritza estaba en el mismo sitio pero ahora sola, me sonrío e hizo señas para que me acercara donde estaba ella.

- Hola, me dijo Maritza con una bella sonrisa, se molesto Natacha conmigo verdad?

- Si, le respondí.

- Lo lamento en verdad, me dijo poniendo cara de niña traviesa.

- Yo también lo lamento, le respondí, no me gustar estar molesto con ella, siempre a sido muy celosa e insegura.

Maritza se abalanzó sobre mi dándome un beso muy apasionado, sus labios y su lengua estaban caliente y muy jugosos, yo sin pensarlo me deje llevar por el momento le respondí también apasionadamente, mis manos comenzaron a recorrer sus cuerpo igualmente ella lo hizo conmigo era difícil negarse a una mujer tan bella, prácticamente nos comíamos ya nuestra respiración estaba muy agitada, sus manos recorrían mi cuerpo con desespero de repente sentí a mis espaldas una voz que me hizo helar la sangre.

- Ya veo por que te tardabas tanto, ¡con permiso!

Era la voz de Natacha que había pasado justo a nuestro lado en dirección al baño, no supe que hacer o decir, conociéndola como la conozco se que estaba furiosa y con mucha razón.

- Hay Henry lo lamento en verdad, en que problema te he metido, lo siento, discúlpame, hay que pena. Vamos a esperar aquí hasta que Natacha regrese del baño par explicarle lo que paso, no te preocupes yo me echare la culpa de todo, si quieres hasta le pido perdón.

- No hace falta Maritza, ve a tu mesa por favor, yo la espero aquí para hablar con ella, gracias de todas formas.

- En verdad lo lamento por ella Henry, pero a mi me gusto mucho, ahora si se que no he dejado de amarte, discúlpame en verdad por el problema que te acabo de causar.

Se dio media vuelta y se dirigió a su mesa, me quede observando su bella figura, su hermoso cuerpo y elegante cuerpo y pensé dentro de mí ‘’como se puede resistir un hombre a los encantos de una mujer así’’ y enseguida se me vino a la mente algo que me dijo un amigo una vez: ‘’ eres un hombre muy afortunado con las mujeres, siempre has tenido bellas mujeres en tu vida’’.

Espere mas de media hora y Natacha no salía del baño, en ese momento venia saliendo una muchacha del baño y le pregunte por ella:


- Esta llorando, no quiere salir por que tiene los ojos muy hinchados, pobrecita se siente muy mal, me dijo que se quería morir, trate de consolarla pero me dijo que prefería estar sola.

- Tenias ganas de entrar al baño pero se que no era correcto y menos en la fiesta de mis amigos, espere mas media hora nuevamente hasta que por fin salio, sus ojos se veían aun hinchados, se había maquillado para disimularlos, cuando me vio, desvió sus pasos hacia otro lado acelerando la marcha, espero unos minutos para seguirla sin llamar la atención de nadie y para que los amigos no se dieran cuenta que estábamos peleados.
Cuando llegue a la mesa Natacha no estaba allí, me senté y la busque con la mirada por todos lados y al fin la localice, para mi sorpresa estaba bailando con Víctor una balada o música suave y eso me extraño por que ella jamás baila ese tipo de música con nadie sino conmigo por que dice que los hombres siempre aprovechan para recostarle el bicho a las mujeres.

Ella de vez en cuando me miraba pero con una mirada cargada de odio y reproche. Víctor aprovechaba para apretarla y hablarle al oído. Se veía que él la estaba pasando muy bien. El me hacia señas de vez en cuando que me quedara tranquilo que él la estaba calmando, claro aprovechando lo que siempre había querido, tenerla en sus brazos auque sea bailando, esto me causaba un poco de celos, auque yo jamás he sido celoso.

Termino la música comenzó otra y siguieron bailando, igualmente romántica como la anterior, sus cuerpos se veían muy apretados, Víctor se estaba aprovechando de la situación y ella estaba colaborando con él sin darse cuenta.

Víctor no dejaba de hablarle al oído, no sabia que tanto le decía, no me agradaba nada lo que estaba pasando, se como era Víctor y la labia que tenia para las mujeres, no confiaba en él para nada pero si confiaba en Natacha y estaba seguro de su amor.

Maritza se acerco nuevamente a mi mesa:

- Hola, por que tan triste, vamos no te aflijas, por que no bailamos así se animaras, además mira a Natacha y Víctor se ve que la están pasando muy bien. Quien no los conozca pensara que están enamorados. Gire la vista hasta donde estaban Natacha y Víctor y era verdad parecía que lo estaban pasando muy bien, pero se que ella no estaba bien, Víctor le hizo señas a un mesonero y le llevo dos copas de vino, Natacha la acepto con una sonrisa en sus bellos labios, brindaron y tomaron entrelazando sus brazos, ella tomo de su copa y el de la de ella como dos enamorados.

Natacha estaba jugando un juego muy peligroso para provocarme celos y hacerme sentir mal y descombrarse el mal rato le hice pasar, es muy rencorosa y eso es muy peligroso porque a veces no mira las consecuencias que pueden producir sus actos, ese uno de sus grandes defectos, no se daba cuenta que posiblemente estaba cayendo en el juego de Víctor que se las sabe todas mas una y que se estaba aprovechando de la situación.

- Maritza no quiero mas problemas con Natacha esta así por que nos vio besándonos y es lógico que se halla molestado mucho y me imagino que se siente traicionada y quiere vengarse de mí y hacerme sentir mal.

Termino la música y Natacha no regreso a la mesa, continuo bailando con Víctor y tomaron otra copa y brindaron nuevamente, en verdad estaba transformada en otra persona, se veía muy alegre.

- ¿Por que le sigues el juego Henry? Si te quedas aquí sentado le darás a demostrar que estas sufriendo, vamos a bailar y muéstrate indiferente, ya veras como cambia de actitud hacia ti.

- Esta bien Maritza, pero esperemos la próxima música, si no viene haremos como tu dices. Te lo prometo.

Termino la música y comenzó la próxima y Natacha siguió bailando con Víctor como si nada, esto colmo mi paciencia y puse en práctica lo que Maritza me había dicho.

Tome a Maritza de la mano y nos dirigimos al centro de la pista al llegar ella apretó su cuerpo fuerte contra el mío y se comenzó a mover de una forma muy sensual. Natacha se dio cuenta de los movimientos de Maritza y su expresión cambio, volviendo la furia a su rostro, Víctor a su vez le susurraba cosas al oído y ella trataba de sonreír haciendo un esfuerzo.

Maritza seguía con su juego de seducción susurrando palabras muy dulces y románticas a mi oído, rozando sus labios con mi oreja y acariciándome la nuca con sus dedos sensualmente, su cuerpo rozaba el mío de una forma muy pero muy erótica. Natacha y Víctor ahora estaban bailando muy cerca de nosotros, de pronto me doy cuenta que Natacha también rosa sus labios con la oreja de víctor y acaricia su nuca como lo hacia Maritza conmigo, luego sus movimientos comienzan a ser muy sensuales hasta mas que los de Maritza, gracias a que la luz con esas músicas era muy baja, casi oscuro la gente no se daba cuenta de lo que estaba pasando, Víctor aprovechaba para apretar y manosear el bello cuerpo de Natacha, en un momento nuestras miradas se encontraron pude ver algo extraño en sus ojos, como una mezcla de celos, odio y placer, eso me preocupo poco, pero a la vez sentía una extraña sensación de excitación que no podía explicar. La música continuaba y el juego erótico de ambos se hacia mas peligroso, Natacha le hacia a Víctor todo lo que me hacia Maritza a mi pero aun mas excitante, trataba de esmerarse mas y hacerlo mejor, era como una competencia entre ellas, en un instante me pareció ver a Víctor besándole el cuello, quise reaccionar llamándole la atención pero Maritza me contuvo apretándome mas contra su cuerpo, las manos de Víctor ya casi llegaban a sus nalgas, el vestido de Natacha estaba un poco mas arriba de lo normal, este baile se había convertido en una competencia erótica entre Natacha y Maritza.

La música termino para dar paso al conjunto y todos nos fuimos a sentar, Víctor muy amablemente acompaño a Natacha hasta nuestra mesa, le dio un beso en la mejilla y le susurro algo al oído y se retiro, yo acompañe a Maritza a la suya y regrese a mi mesa. Natacha estaba distraída mirando a las parejas que estaban bailando, le dije en voz suave, aun estas molesta, muchas veces la cosas no son lo que parecen. Ella viéndome fijamente entre una mirada de odio y celos me respondió:

- Yo se muy bien lo que vi, así que no trates de arreglar lo que no tiene arreglo, a mi no me vas agarrar para tonta ni entupida, hasta tu amigo Víctor ya sabia de tu romance oculto con Maritza, los dos se han estado burlando de mi todo este tiempo, no sabes cuanto me has hecho sufrir hoy, mi mundo se desplomo en un instante, todas mis ilusiones, destrozaste mi corazón y mi amor por ti.

- Pero Víctor no pudo haberte dicho eso, es una mentira, yo no tengo nada con Maritza y él lo sabe bien, esto esta muy raro.

- El sabia todo desde hace mucho tiempo y fue él mismo el que me abrió los ojos, el fue el que me dijo que ustedes dos se estaban besando cerca de los baños, yo no le creía, pensaba que era uno de sus juegos pesados pero al tanto insistir fui a ver si era verdad y allí estaba ustedes dos comiéndose uno al otro y espero que no vallas a formarle un escáldalo, aunque sea una sola vez en su vida se porto como un caballero y fue sincero conmigo, hoy me demostró que no era el tipo de persona que yo pensaba.

- Mi amor, le dije tomándola de una mano, te voy a contar lo que paso con lujo de detalle por que pienso que esto se trata de una trampa de Maritza y Víctor.

Le conté todo conforme pasó, ella me veía fijamente y dentro de su mente se abrió una luz de duda, su corazón quería creerme pero estaba muy dolida y desconfiada.

Natacha me quedo mirando fijamente como leyendo el fondo de mis ojos y dijo:

- Te voy a dar el beneficio de la duda, lo voy averiguar, espero que no me hallas mentido, no quisiera perderte, pero no voy aceptar que te burles de mí.

Se sirvió ella misma una copa de vino y se lo tomo casi de un solo trago, saco de su cartera el teléfono Mobil.

- Voy a llamar a Virginia, es muy amiga mía y esta sentada en la misma mesa de Maritza, le voy a pedir que me averigüe lo que esta pasando.

Hablo con su amiga unos minutos, me quedo viendo fijamente y dijo:

- No pudo hablar bien conmigo por teléfono pero me dijo que tenia algo urgente que contarme, quede en verme con ella en el estacionamiento.

Se levanto de la mesa y dijo:

- Soy muy rencorosa Henry, tú lo sabes y también sabes que no soportaría una traición tuya, no seré plato de segunda mesa ni para ti ni para nadie.

Se levanto de su silla y fue rumbo al estacionamiento, yo en verdad estaba muy preocupado, no la quería perder, una hembra como ella no se consigue todos los días, el tiempo se me hacia interminable, ya había pasado mas de veinte minutos y no aparecía Natacha, a los pocos minutos apareció Virginia sola y se dirigió a su mesa, al poco rato regreso Natacha, se sentó y mirándome fijamente dijo:

- Todo fue como tú dijiste, fue una trampa de Maritza y Víctor, uno de sus juegos perversos, por eso siempre me han caído tan pesado y pensar que por unos instantes me engañaron, se burlaron de mí como les dio la gana, son unas basuras y me van a pagar cada una de mis lagrimas, me voy a vengar de los dos. Pero tú también fuiste débil con Maritza, le seguiste el juego y la dejaste que te besara apasionadamente y tú le correspondiste, no hiciste nada para impedirlo y te la querías comer a besos y tus manos acariciabas su cuerpo con mucha furia, tengo esas imágenes grabadas en mi mente y pasara mucho tiempo para que se borren de allí, tu también tienes parte de culpa.

No sabia que decir, era cierto lo que ella me reclamaba.

- Es cierto mi amor, fui débil, lo admito, la carne es débil y los hombres somos así, tienes toda la razón, le conteste cariñosamente.

Ella se quedo pensativa y dijo:

- Es cierto, los hombres son así y la carne es débil, tienes toda la razón, pero la carne no es débil solo en los hombres mi amor, en las mujeres también, yo también flaqueé hoy, me pasaron muchas cosas por la mente y he de serte sincera, hasta me excité mucho bailando con Víctor, quería hacerte pagar por lo que me hiciste, tuve a punto de dejarme llevar por mis impulsos.

- Yo me di cuenta mi amor, vi tu mirada muy extraña, como cuando estas muy excitada y e de serte sincero, no se como explicarte, pero yo me excité viendo lo que le hacías a él, es extraño e incomprensible pero así fue.

Los ojos de Natacha brillaban extrañamente como acordándose de algo que la éxito mucho y volviendo a la realidad me dijo:

- Mi amiga me dijo como se habían reído de mí y como se habían burlado. Me contó como Víctor y Maritza habían planeado todo y lo que habían divertido viéndonos bravos. Víctor quería darme celos con Maritza para que me molestara contigo y luego el consolarme como lo hizo, luego embriagarme, llevarme a su apartamento y hacerme el amor despechada como lo ha hecho ya con muchas mujeres y pensar que casi caí en su trampa, me falto poco para caer en su trampa ya me estaba seduciendo y yo me estaba dejando arrastrar. Y Maritza aplicaría contigo la misma táctica, todo lo tenían muy bien planeado.

- Esto llego muy lejos, le dije a Natacha, voy a buscar a Víctor y le voy a dar su merecido y a Maritza se lo voy a reclamar.

- ¡No! Casi grito ella enérgicamente, la que sufrí fui yo, se burlaron de mi, me humillaron, fui yo la que hizo el papel de entupida, así que la venganza es mía, hoy me las va a pagar Víctor, a Maritza la dejare para otro día, pero también me las va a pagar, dijo muy enojada.

– Quiero que le sigamos la corriente, que piensen que estamos bravos, quiero que piensen que se están saliendo con la suya y que el juego les esta funcionando, le voy a dar donde mas le duele, en su hombría, lo voy a humillar, lo voy a vejar y todo lo que se me ocurra.

Luego un poco más calmada, me toma una mano y dijo:

- Discúlpame por haber dudado de ti mi amor, no volverá a pasar, esto ha sido una lección para mí, quiero que sepas que te amo mucho y nunca quiero perderte.

Yo mire un brillo extraño en sus bellos ojos, algo que nunca había visto, no esta siendo sincera conmigo, algo se traía entre manos.

Ella se quedó pensativa un rato y pregunto:

- Mi amor, ¿tu estas seguro de mi? ¿Confías en mi ciegamente como siempre me has dicho? me dijo ella con un extraño brillo nuevamente en sus ojos, ¿hasta donde soportarían tus celos? ¿Hasta donde estarías dispuesto a llegar para demostrarme tu confianza en mí? ¿Confías en ti mismo como en mí? ¿Confías en la fuerza de nuestro amor?

- Bueno mi amor, a que se debe tantas preguntas, no te entiendo. Yo si confío en ti y confío en mí también, siempre he confiado en ti y sabes que no soy celoso, soy un hombre seguro de si mismo, siempre he criticado tus celos y desconfianza hacia mí, tú lo sabes.

- Me alegre que pienses así, respondió ella, no esperaba menos de ti mi amor, por que para la venganza que pienso hacerle a Víctor voy a necesitar de tu confianza y tu seguridad hacia mí.

- A que te refieres, que piensa hacer, le dije a Natacha, cuidado con lo que quieres haces mi amor, la venganza no es buena y se puede revertir, además Víctor es muy astuto.

Natacha mirándome nuevamente con un brillo extraño en su mirada dijo:

- Sabes mi amor me gustaría seguirle el juego a Víctor, para descombrarme lo que me hizo, quiero burlarme de él, quiero verlo suplicar, quiero verlo humillado, quiero verlo llorar, quiero verlo destruido.

No me gusto el brillo de malicia que vi en sus ojos pero pensé que podría ser divertido y a la vez también me gustaría ver como se la iba a ingeniar para humillar a Víctor.

- Que piensas hacer le pregunte:

-Le voy a dar donde mas le duele, lo voy a excitar para humillarlo, voy hacerlo creer que no se nada y que el juego se esta dando como él quería, pero necesito de tu apoyo, de tu comprensión, de tu seguridad y que siempre estés a mi lado. Además tú también te déjate llevar por los encantos de Maritza, deja que se excité y crea que tiene el juego en las manos, te aseguro que tú lo disfrutaras mucho, y no te vas arrepentir. Debemos hacerles creer que estamos molestos y que caímos en su trampa.

- Esta bien mi amor te seguiré en este juego, para que te vengues de eso dos canallas pero siempre quiero estar al tanto de todo, ten cuidado con lo que haces, las cosas no salen siempre como uno quiere, Víctor es un zorro viejo, es muy astuto y se puede dar cuenta y voltear el juego en tu contra en cualquier momento.

Natacha se sirvió otra copa de vino, se lo tomo de un trago y dijo:

- No te preocupes mi amor, yo se cuidarme bien, no se me saldrá el juego de las manos y tu siempre sabrás todo lo que pase por que siempre estarás cerca de mí por si algo sale mal, siempre estaré bajo tu protección, solo quiero que me dejes hacer las cosas a mi manera y solo intervengas en caso que yo corra peligro OK, bueno que comienza el juego entonces.

Se sirvió otra copa y se lo tomo de un solo trago otra vez.

- Mi vida por que tomas tanto así, tu casi no tomas, te vas a marear y no vas a pensar claramente, le dije seriamente.

- Tomo por que necesito valor y serenarme para poder hacer lo que tengo planeado. Será una bella venganza.

- Mi amor ya me estas asustando en verdad, le dije un poco preocupado.

- Espero que no te vallas a rajar mi amor, siempre me has dicho que tu y yo para lo que venga y que eres un hombre de mente abierta y muy seguro de ti mismo.

- Esta bien mi amor no me voy a rajar seguiré tu juego de venganza aunque no me guste, le respondí.

Fuimos a bailar pero como si estuviésemos bravos, nos acercamos muy cerca de donde estaban bailando, Víctor y Maritza, me di cuenta las señas que hacían ellos hacia nosotros, Natacha y yo hacíamos el papel de peleados, Natacha me susurro al oído con voz traviesa:

- Sígueme que comienza el juego de venganza.


- Por favor hagamos un cambio de parejas, no quiero seguir escuchando excusas y mentiras, quisiera bailar contigo Víctor, claro si no te importa Maritza.

Lo dijo como si estuviese brava conmigo, a continuación le tendió su mano a Víctor y entrego la mía a Maritza, todos quedamos desconcertados menos Natacha que era la que estaba comenzando su juego de venganza.

Maritza tomo mi mano y me comento:

- Que le esta pasando a Natacha, se volvió loca o le esta haciendo efecto el alcohol.

- En verdad no se, esta molesta conmigo como es normal y creo que el alcohol también se le ha subido a la cabeza. Las mujeres cuando tomas se vuelven impredecibles, cambian totalmente.

- Eso es cierto, por eso yo no tomo mucho, quiero siempre tener mis cinco sentidos alerta, jajajaja, se sonrío ella.

Víctor a su vez se veía muy complacido y seguro de si mismo, quien sabe lo que estaría pensando en ese momento. Lo que si me di cuenta fue la cara de felicidad que tenia al bailar con Natacha, ella a su vez bailaba de forma muy sensual, miraba a Víctor a los ojos como insinuándosele muy sensualmente y de vez en cuando veía a Maritza y le reviraba los ojos,
Víctor a su vez me hacia señas cínicamente que la estaba calmando que estaba muy molesta conmigo, pero que él se encargaba.

Esto me tenía desconcertado, no sabia cual era su plan realmente. Al terminar la música me disculpe con Maritza:

- Lo siento pero esta situación me tiene muy tenso, prefiero irme a sentar, me duele un poco la cabeza, ‘le mentí’, te llevo a tu mesa y luego me voy a la mía.

- Pero Henry esa no es la solución yo te puedo quitar ese dolor de cabeza con mis caricias, te daría unos masajitos relajantes en todo el cuerpo y luego te haría el amor muy suavemente, además mira a Natacha y Víctor se ve que la están pasando muy bien, Víctor me confeso que estaba loco por Natacha y ella tarde o temprano iba a caer en sus manos y parece que lo esta consiguiendo, pero no le pares quizás su amor no era tan fuerte como tu pensabas yo si te amo con todas mis fuerzas, que dices?
Y comenzó a besarme y chuparme el cuello, su lengua recorría mi oreja de forma sensual, Natacha no dejaba de vernos y Maritza lo sabia y lo hacia con toda la mala intención.

- Gracias Maritza, me halagas en verdad y no es fácil resistirse a los encantos de una mujer tan bella como tu, pero en realidad tengo dolor de cabeza y no seria buena compañía para nadie, pero te tomo la palabra, así que estamos pendientes para que me hagas ese masaje.

La acompañe hasta su mesa auque no estuvo muy de acuerdo pero al final acepto.

Mi sorpresa fue que Natacha y Víctor siguieron bailando, de forma muy sensual, se miraban y sonreían como dos enamorados.

La música termino y por fin dejaron de bailar, Víctor vino con Natacha hasta nuestra mesa.

- Por fin dejaron de bailar, ya pensaba que me habías tumbado a mi novia, le dije a Víctor muy serio.

Veo a Natacha a los ojos y veo en ellos nuevamente mucha excitación, pero esta vez mas intensa. Para mi nueva sorpresa ella lo invito a sentarse con nosotros, me pidió que por favor llenara los vasos con whisky, tomo el de ella lo probo muy sensualmente y se lo ofreció a Víctor, serví una copa de vino para ella y otro whisky para mí.

- Brindemos por que esta noche sea inolvidable, dijo Natacha clavando su mirada en Víctor, me quede extrañado de su actitud, era como otra persona.

- Discúlpenme un momento, ya regreso, voy al baño, dijo Víctor.

Cuando se retiro Víctor aproveche para hablar tranquilamente con ella:

- Mi amor estoy muy preocupado por ti, te noto extraña, nunca habías tomado tanto y siento que se te puede ir el juego de las manos, ya no me esta gustando, te lo digo sinceramente, puede terminar en algo no deseado.

- Tranquilo mi amor, estoy bien, he tomado por que me ha provocado y para desinhibirme totalmente, pero estoy bien te lo aseguro, soy tu Natacha, soy tu amor, no desconfíes de mi, sabes que no me gusta Víctor ni siento nada por él, lo que he hecho es parte de mi plan para vengarme de él, quiero excitarlo al máximo y cuando ya esté que no aguante mas, lo dejo para que se masturbe como cuando seguramente lo hacia de niño.

- Esta bien mi amor, no desconfío de ti, en verdad te lo digo, he de serte sincero que hasta me ha excitado al ver como lo excitas a él y cuando me miras excitada me excitas a mi también. Pero la gente puede pensar mal mi amor, hay mucha gente viendo lo que pasa, sabes bien que tú eres una mujer muy bella y llamativa, no quisiera que cayeras en las malas lenguas de nuestras amistades.

- Es cierto mi amor, no había pensado en eso, tienes toda la razón, pero como hago entonces este es el momento de vengarme y hacerlo pasar una amarga experiencia para que la recuerde para el resto de su vida. Quiero que esta noche Víctor nos pague a los dos lo que nos hizo. Y quiero que tu estés a mi lado, no pienso hacer nada sin ti, quiero que estés conmigo Porcia acaso se pone necio o no puedo controlarlo. Estas dispuesto mi amor, júrame que no te vas a rajar?

Yo no sabia que decir en verdad, pero lo que si se es que estaba muy excitado mucho mas de lo que ella se imaginaba, esta situación era extraña pero excitante a la vez.

- Esta bien mi amor, no me voy a rajar y estaré contigo hasta el fin, te lo prometo.

Víctor regreso a la mesa nuevamente, aun no se había sentado cuando Natacha le dice:

- Víctor Henry se quiere ir, se siente mal, tiene dolor de cabeza, le remuerde la conciencia por los cachos que me puso hoy, dijo irónicamente, y le molesta el volumen de la música, pero yo no me quiero ir acostar la noche esta comenzando y tengo ganas de disfrutar, dijo maliciosamente viendo a Víctor a los ojos.

- Bueno Henry pero si quieres ve acostarte y yo me quedo acompañando a Natacha, en mis manos estará muy segura y la pasara muy bien, dijo Víctor cínicamente.

- Pero yo tampoco quiero quedarme aquí Víctor no quiero cruzarme a cada rato con Maritza, la odio por lo que me hizo.

-Gracias Víctor por tanta amabilidad pero prefiero irme con Natacha a un lugar mas tranquilo, hasta que se me pase el dolor de cabeza y ella se pase la bravura que tiene, sigue disfrutando de la fiesta Víctor, gracias de todas maneras, dije también en tono cínico.

- Víctor por que no vamos a tu departamento, dijo Natacha de repente, Víctor y yo casi saltamos de la silla, Henry me ha dicho que es muy bonito y que tiene un balcón espectacular, nos tomamos unos traguitos allá y charlamos un rato, que les parece.

- Para mi seria un placer dijo Víctor rápidamente, mi apartamento esta a la orden, si quieren vamos ya.

Dicho esto Víctor se levanto le extendió su mano a Natacha para ayudarla a levantarse y ella a su vez tomo mi mano, diciendo en voz baja:

- Mi amor lo voy a humillar en su propio terreno, me dijo casi al oído.

El apartamento de Víctor quedaba cerca de la fiesta, fuimos en mi carro ya que Víctor tenía el carro en el taller y se había venido en un taxi, no sabia que pensaba hacer Natacha en verdad, eso me preocupaba y a la vez me excitaba. Víctor nos invito a pasar a su departamento, saco una botella de Whisky y nos invito a sentarnos en la sala, eran unos muebles grandes y cómodos, la cocina estaba entrando y el dormitorio a un lado, el balcón estaba de frente, la cocina se comunicaba con la sala através de una puerta batiente, Víctor fue por unos vasos pero nos dijo que no tenia hielo, había que irlo a comprar a la licorería pero quedaba bastante lejos y no sabia si a esa hora estaría abierta, yo iba a decirle que no importaba porque tenia hielo en la cava que tenia en mi carro pero Natacha me silencio con un pellizco en el brazo. Víctor no se dio cuenta y se dirigió a la cocina, yo aproveche el momento para hablar con ella y que me explicara en que consistía su plan.

- Dile a Víctor que vas a comprar el Hielo y una botella de vino para mí y que vas a buscar una farmacia de turno para comprar unas pastillas para el dolor de cabeza y que yo no quiero ir contigo, que si me puedo quedar con él hasta que tu vengas, yo te daré las llaves de Víctor que están en la entrada, tu haces como que te vas y vuelves a subir, entras en silencio, mientras yo voy seduciendo a Víctor, lo voy hacer explotar de lujuria en su propio terreno, luego se tendrá que masturbar el solito, voy a buscar una posición desde la cual tu puedas ver todo el espectáculo y que él no te vea a ti, así veras todo lo que hago y podrás detener el juego cuando lo consideres conveniente.

- Esta bien le respondí aun un poco preocupado y como vas hacer para detenerlo cuando esté muy excitado?

- Allí actúas tu mi amor, dice ella con tono pícaro, cuando veas que víctor ya se esta pasando o hemos llegado muy lejos detienes el juego y listo, se acabo todo, pero quisiera que aguantases tus celos hasta que lo tenga a punto de explotar, eso si, no quiero que vallas a pensar mal de mí por lo que voy hacer, no hay traición mientras los dos estemos de acuerdo en lo que hagamos, así siempre me dices tú. Cuando él esté a punto de explotar tu intervienes formas un escándalo y nos vamos tú y yo hacer el amor como unos desesperados, toda mi lujuria acumulada será para ti esta noche por que he de confesarte que estoy muy excitada, que te parece? Estas de acuerdo en todo mi amor? Sino dímelo y no lo hacemos. Tú tienes la última palabra. OK.

Ella viendo mi preocupación me dice nuevamente:

- Recuerda que tu tienes el control de todo mi amor, tu estarás allí y tú decides cuando terminar el juego, OK.

- Esta bien mi amor, estoy de acuerdo le respondí.

Víctor en ese momento apareció con los vasos, yo aproveche para decirle que iba a comprar hielo, una botella de vino y buscar una farmacia de turno para comprar algo para el dolor de cabeza y que a lo mejor iba a tardar bastante y que Natacha prefería quedarse aquí contigo a esperarme, por que ella aun estaba molesta conmigo, los ojos de Víctor brillaron de felicidad, no pudo disimularlo a su vez Natacha levanto su vaso y dijo:

- Brindemos por una noche inolvidable, mirándonos a los dos de forma muy sugestiva.

Me levante para salir, Natacha y Víctor me acompañaron hasta la puerta del apartamento.

- Cuando vegas me llamas a mí teléfono para estar pendiente para abrirte o al de Natacha, dice Víctor.

Natacha detrás de Víctor me guiño un ojo y alzo una mano con las llaves de Víctor. Sin que Víctor se diera cuenta me las entrego y me dijo al oído:

- No tardes mucho mi amor, veo a Víctor muy excitado y deseoso, no se si lo podré controlarlo por mucho tiempo y por favor no te sorprendas por lo que veas, soy tuya y mi amor y mi cuerpo es solo tuyo, tengo que hacer cositas eróticas para lograr mi propósito y espero que a ti también te gusten y te exciten como cuando estábamos bailando, siempre estaré viéndote esperando tu aprobación o desaprobación, tu mandas mi amor pero no me detengas tan pronto para poder humillar a Víctor lo mas que pueda.

Asentí bajando la cabeza muy preocupado en verdad, sus palabras me preocupaban pero a la vez también me excitaban. Cuando iba saliendo víctor me dice de forma sarcástica:

- Has tus diligencias con calma, Natacha queda en buenas manos.
Salí del apartamento un poco dudoso, no sabía en que iba a terminar este juego, pero en realidad me excitaba mucho la actitud de Natacha y quería saber lo que tenia en mente y hasta donde era capaz de llegar.

Las ideas e imágenes de los dos juntos se me agolpaban en la cabeza, sentía celos, miedo y desconfianza pero a la vez me excitaba mucho esta situación.

Habían pasado como diez minutos desde que Salí del apartamento y me parecía una eternidad mis manos temblaban y estaba muy nervioso y no sabia si podía soportar ver a Natacha excitando a Víctor. Yo no soy celoso pero esta situación me pone los nervios de punta. Me serene un poco y dije para mi mismo: ‘’si es lo que ella quiere y lo va a disfrutar por que yo no y yo voy a estar allí y tendré el control de todo’’

Subí al apartamento, abrí la puerta suavemente, todo estaba en penumbras, había música suave de fondo, me acerque con mucho cuidado a la puerta que comunicaba a la cocina con la sala y el espectáculo que vi me dejo paralizado. Víctor había sacado una botella de champaña y se estaba tomando unas copas con ella en el balcón del apartamento, el es un tipo muy astuto y sabe que el Vino ligado con la champaña es una mezcla explosiva, quería marearla bien para después poder seducirla con mas facilidad, sin encontrar resistencia, ella se veía un poco mareada y se reía mucho, todo le daba gracia, esto me preocupo mucho, no sabia como decirle que no tomara mas. Víctor la abrazo por detrás, sus manos acariciaban sus caderas, mientras recostaba su pene de sus bellos glúteos, le dio otra copa y ella se la bebió como si fuese agua, Víctor sonreía cínicamente, comenzó a besar su cuello y acariciarle su vientre, ella dejo caer su cabeza hacia atrás sucumbiendo ante las caricias de Víctor, el fue subiendo las manos hasta sus senos, comenzó a acariciarlos suavemente y luego los apretó, esto hizo reaccionar a Natacha, quien de forma brusca se soltó de sus brazos, Víctor reacciono también y fue detrás de ella, la tomo de la cintura la puso de frente a él y la beso suavemente, ella se quedo quieta por unos segundos, luego volvió a reaccionar diciéndole:

- Creo que vas muy rápido Víctor, además sabes que soy la novia de Henry y te estas aprovechando por que estamos peleados.

- No me estoy aprovechando de nada, tu me gustas, siempre me has gustado, te deseo mucho y tu lo sabes, Henry no tiene por que saberlo, además él no te pidió permiso para traicionarte con Maritza, verdad? Además podemos divertirnos juntos y él no se enterara de nada, págale con la misma moneda, traiciónalo conmigo y veras que no te arrepentirás.

- Es cierto dijo ella, tienes toda la razón, el me traiciono primero, le voy a pagar con la misma moneda y además hoy quiero divertirme.

- Tomate otra copa le dijo Víctor, poniéndole la copa en los labios.

- No Víctor ya no quiero tomar mas estoy un poco mareada, no quiero perder el conocimiento y que tú te aproveches de mí.
Víctor insistió y ella volvió a tomar nuevamente, esto me preocupo aun más, su mirada se veía un poco perdida, estaba mareada.

- Vamos a divertirnos pero a mi forma dijo ella, siéntate en el mueble y yo te haré un show, a Henry le gusta bastante mucho dijo con mirada picara.

Víctor accedió y se sentó cómodamente para ver el espectáculo. Ella ya se había dado cuenta de mi presencia, Víctor estaba de espaldas hacia mí así que no podía verme.

Natacha comenzó a bailar lentamente y sus manos recorrían las curvas de su cuerpo de forma muy sensual, se bajaba un poco los tirantes del vestido hasta casi mostrar sus bellos senos, los apretaba con sus manos para juntarlos, bajaba su cabeza y pasaba su lengua por ellos, luego metía una mano por dentro del vestido, lo acariciaba y apretaba su pezón haciendo gestos de excitación con su rostro, luego bajo las manos a su vientre, se acaricio suavemente siempre al compás de la música, comenzó a subir su vestido, sus bellas piernas quedaron totalmente al descubierto, también comenzó a frotarlas, dio media vuelta y mostró su hermoso y perfecto culo, unos bellos glúteos muy redondos y duros, los acaricio con ambas manos y poca a poca fue acercándose en esta posición a Víctor, quien estaba impresionado de ver tan bello espectáculo, yo también estaba muy impresionado, nunca la había visto bailar de esta manera, los glúteos ya estaba muy cerca de la cara de Víctor, ella se inclino hacia delante puso sus manos en sus rodillas y ofreció su bello culo a Víctor, este muy emocionado y casi temblando lo agarro con ambas manos y beso una de sus nalgas, ella al sentir estos se retiro sin dejar de bailar, poco a poco se fue acercando a el nuevamente monto su pierna sobre el hombro de Víctor, su vestido se subió bastante, sus muslos y su vagina quedaron al aire libre, su vagina quedo muy serca de la cara de Victor, ella aprovecho para verme, se le veia muy exitada, sus ojos brillaban, ella se dio cuenta que me estaba gustando su show y que estaba muy exitado, me lanzo un beso sin que Víctor se diera cuenta, él fue agarrarla nuevamente pero ella se retiro rapidamente, Victor ya se estaba babeando, ella comenzo nuevamente a acariciar sus senos pero esta vez apretándolos a través del vestido, bajo un poco los tirantes y se inclino hacia delante para que él pudiera apreciarlos, se acerco mas hasta casi rozarle la cara, esté no aguanto mas, estaba muy exitado la agarro por los hombros y la atrajo hacia él, ella se sentó a horcadas sobre él, sus piernas quedaron abiertas, sus genitales rozaban y solo los separaban la tela sus ropas, los dos frente a frente, su vestido ya no cubría sus bellas piernas sus rodillas estaban apoyadas en el mueble a cada lado de las caderas de Victor y sus senos casi en su cara, sus respiraciones se veían muy agitadas, ambos estaban muy excitados y les confieso que yo tambien. Victor pasó sus manos por detrás de su nuca y atrajo su cara hacia él para besar aquellos bellos labios, ella giro la cabeza hacia un lado y solo le pudo besar la mejilla. Ella me dirigió una mirada muy sensual como preguntándome si me había gustado el show, yo le hice señas que estuvo fenomenal y que me había exitado a mi tambien.

Víctor ya muy exitado y un poco molesto, prácticamente la obligo a besarlo, ella forcejeó pero no pudo contener la fuerza de él, sus labios de unieron, yo me levante del sitio donde estaba para detener el juego por que veia que ya Victor no aguantaba mas y se podía ponerse bruto con ella, cuando me estaba acercando Natacha levanto una mano para que me detuviese y me hizo señas que todavía no, ‘’un poco mas por favor’’, yo un poco molesto le hice señas que ya estaba bien, que no iba a permitir que la estuviese besando ni manoseando mas, ‘’ya casi termino mi amor, un poquito mas, anda no seas celoso’’ fue la seña que entendí, no de muy buenas ganas regrese a mi sitio de observación sin hacer ruido, al instante ella y se escapo de sus manos giro su rostro de un lado a otro como buscando aire, sus pechos se veían muy agitados, se levanto rapidamente dejándolo con la boca aun abierta.

- Hemos llegado muy lejos Víctor, creo que no debemos seguir.

- Pero por que Natacha, tu me gustas muchísimo, te deseo, me tienes muy exitado, quiero hacerte el amor, no me puedes dejar así, exclamo él.

- Pero yo no puedo hacerle eso a Henry, además él es tu amigo.

- Si pero el no va a enterarse, además por ti dejaría su amistad, por favor no me dejes así, te lo suplico, eso no se le hace a un hombre, dijo ya muy desesperado.


- Lo siento no puedo dijo ella muy seria.

- Por favor, no seas mala, que quieres que haga dímelo y lo hare.

- Quiero que te humilles, dijo ella con rabia.

- ¿Pero por que?, ¡que te he hecho!, dijo casi gritando, luego bajo la voz, esta bien hare lo que tu quieras, dijo como niño regañado.

- Quiero que te arrodilles y me beses los pies.

- Como tu quieras, se quedo viéndola, se arrodillo y comenzo a besar sus pies.

Natacha lo dejo un rato, metía sus dedos dentro de su boca, luego lo empujo con el pie hacia atrás, tan fuerte que lo hizo caer de espalda.

- ¿Pero por que haces eso Natacha que te pasa? Le dijo el casi llorando.

- ¡Cállate! le grito ella.

- Quiero que ahora lamas mis sandalias, quiero que la dejes brillantes con tu sucia lengua.

- Si eso quieres lo haré por ti me humillaría todas las veces que quieras y comenzo a lamer las sandalias.

Natacha se veía muy feliz, me dirigió una mirada muy sonriente y triunfadora, ya había logrado su venganza, ya lo había humillado como había querido, ya el juego había terminado, me levante para caminar hacia ellos, Natacha volvió hacer señas para que no me acercara aun, yo no entendía, ya había logrado lo que quería, le hice seña nuevamente ‘’ ya esta bien que mas vas hacer, ya lo humillaste, lo excitaste, lo tienes babeando, eso era lo que querías, ya esta bueno, se acabo, que se masturbe ahora como tu querías’’ le dije mediante señas un poco molesto, ella volvió a responderme que ‘’faltaba algo para cumplir su venganza, falta poco’’ yo no entendí, ¿que mas podía faltar?

Víctor se incorporo lentamente subiendo su rostro por entre las piernas de Natacha, rozando sus muslos con sus labios, siguió subiendo hasta llegar a su rostro, sus ojos estaban llenos de lagrimas, sin el poder evitarlo Natacha lo cacheteo repetidas veces y con mucha fuerza, Victor tuvo que sujetarle ambas manos para que dejara de hacerlo.

- Ya Natacha por favor, no te reconozco, ¿por que me haces esto?, ¿por que me odias tanto?

- Por que quería vengarme del mal rato que me hiciste pasar en la fiesta inventando el juego de intriga que hiciste con tu prima para hacerme enojar con Henry. Me hicieron sufrir mucho. Quería humillarte para que sientas lo que sentí yo en ese momento. ‘’Y AUN FALTA UNO POR VENGARME’’

Dijo estas últimas palabras en voz alta como para que yo la oyera bien, pensé que se refería a Maritza pero no era así.

- Brindemos ahora Víctor por lo que viene, esto si te gustara, le dijo en tono alto y sensual, aunque a otro podría molestarle mucho, como me molesto a mi cuando él me lo hizo, pero dicen que una por una no es trampa.

Víctor no entendió mucho esta última palabra, le pasó la botella y dijo:

- A pico limpio dijo, pasándole la botella.

Ella la tomo la botella entre sus manos, se percino y tomó.

Víctor la veía tomar y se reía cínicamente, sabía que estaba tomando demasiado y eso le iba a pasar factura dentro de pronto y lo iba ayudar a él en su propósito.

- Casi te la tomas toda, casi vaciaste la botella y tomo el tambien pero muy poco.

Natacha se acerco a Victor pegando su cuerpo contra él, sus senos rozaban su pecho, su vientre se pego a él, acaricio su cara, acaricio su cabello y lo beso suavemente y luego ardientemente, Victor aprovechando el beso comenzo acariciar su espalda y luego sus manos bajaron y acariciaron sus bellas nalgas a través del vestido, la pasion del beso aumento a medida que las caricias se acentuaban mas, las manos de Natacha tambien recorrían el cuerpo de él, yo estaba que no sabia que hacer, ni que pensar. Que le pasaba a Natacha se había vuelto loca, ya el juego debía haber terminado, ya había logrado lo que quería.

Así estuvieron besándose y acariciándose por varios minutos hasta que Natacha dejo de besarlo, su respiración volvía a estar agitada, me busco con la mirada ya me dio pérdida en la excitación y el alcohol, me vio fijamente, me hizo un gesto malicioso y dijo en voz alta:

- Como se sentiría ahora, Henry viendo a su novia besándose con otro apasionadamente como lo hizo él en la fiesta con Maritza.

Así es la cosa, dije yo dentro de mí, te estas vengando de mí tambien, como no me había dado cuenta, ahora comprendo, es una venganza doble, caí como un tonto en tu juego, bueno si te quieres comportar como una puta que así sea entonces, hasta te ayudare hacerlo, dije yo para mis adentros muy molesto.

Víctor seguía chupando y besando su cuello como un desesperado, estaba muy excitado, ella cerraba los ojos, síntoma que tambien estaba exitada y le gustaba lo que estaba sintiendo.

Víctor prácticamente la arrastró hasta el mueble y la volvió a montar encima de él, la comenzo a besar nuevamente, la pasión seguía creciendo, él seguía recorriendo su cuerpo con sus manos, ahora acariciaban sus muslos y subía poco a poco el vestido para dejar sus glúteos al aire libre, ella detuvo sus manos y se acomodo el vestido, dejo de besar a Victor, este comenzo a chupar su cuello, no estaba dispuesto a dejar libre a su presa, ella se había dado cuenta que yo estaba molesto, me miro y me hizo señas que no tenia que estar molesto por que yo le había hecho lo mismo y me indico que si quería parar el juego que lo hiciera ya. Yo le hice seña que continuara que no estaba molesto ni celoso, sin que ella supiese ‘’ahora me iba a vengar yo de ella, le iba a dar de probar de su propia medicina’’, me hizo señas que me ocultara que iba al baño.

- Disculpa Víctor, quiero ir al baño a hacerme un poco por favor, le dijo muy cariñosa.

- Esta bien te espero aquí. No tardes mucho, le dijo guiñándole un ojo.

Cuando Natacha entro al baño yo salí de mi escondite y me acerque a Victor, este casi se muere del susto, sus ojos casi se salen de las orbitas, no sabia que hacer o que decir, le hice señas para que no hablara en voz alta, rapidamente le explique todo, que era un plan de Natacha para vengarse por lo que le habían hecho en la fiesta él y Maritza, ella quería humillarlo y vejarlo pero el juego se había pasado de la raya porque Natacha también se quería vengar de mí también y yo no pensaba seguir su juego.

- Ella solo iba a seducirte y excitarte y el juego terminaba allí, pero tambien quiere vengarse ahora de mí por que me vio besándome con Maritza en la fiesta por eso no detuvo el juego cuando debía.

- Estoy muy sorprendido por todo, dijo Víctor aun entre asustado y sorprendido.

- Cuando regrese, dile que hable contigo y te conté todo y que me fui molesto nuevamente a la fiesta, por que se había pasado de la raya y por que se estaba vengando también de mí, si quiere estar contigo entonces que lo haga pero sin mí, yo me esconderé detrás de esa cortina en el balcón, dile que yo me regrese a la fiesta muy molesto con ella, que logro humillarme a mi también, quiero ver como reacciona, no me falles Víctor y no me vallas a traicionar.

- Esta bien Henry, hare lo que tu dices, lo que tu quieras mi amigo, eso si, no te vallas a poner agresivo si pasa algo con lo cual no contabas, dijo cínicamente, creo que Natacha esta a punto de serte infiel, creo que el juego se les escapo de las manos a ambos, yo conozco a las mujeres y se que Natacha quiere estar conmigo estés tu presente o no y he de confesarte que siempre le he tenido muchas ganas y tu lo sabes bien. ¿Tengo tu aprobación y tu consentimiento para lo que sea, si las cosas no salen como tú piensas y si Natacha decide quedarse conmigo?.

- No te aproveches de la ocasión Victor, no la obligues a nada, quiero ver que hace cuando piense que me he ido bravo, le dije muy serio.
Además quiero saber si puedo confiar en ella. Y que es capas de hacer, es una buena prueba la que le voy a poner. Auque confío en ella completamente y se que se ira inmediatamente, eso te lo puedo asegurar, yo la conozco bien.

Víctor se encogió de hombros y me dijo:

- No estés tan seguro de ella Henry, en las mujeres no se debe confiar.

Dicho esto cambie de escondite, le hice seña a Victor que iba a estar en el balcón detrás de la cortina.

Víctor se acerco a su equipo de música, coloco otro CD. y le subió un poco mas el volumen al equipo, se sentó en el mueble nuevamente se sirvió un trago y me guiño un ojo, estaba vez estábamos frente a frente.

Natacha salio del baño, se había maquillado y se había echado colonia, camino hacia Víctor con pasos cortos e inseguros, un poco tímida, en la penumbra de la sala se divisaban sus perfectas curvas, se veia que estaba mareada.

- Te estaba esperando preciosa dijo Victor parándose del mueble y extendiéndole las manos hacia ella.

- Víctor, me siento un poco mareada ya tengo ganas de irme lo siento, dijo ya con voz medio enredada por los efectos del alcohol. Me busco un rato con su mirada, camino hacia la cocina donde yo estaba anteriormente escondido, vio hacia el pasillo y se extraño de no verme por ningún lado.

- ¿A quien buscas, a Henry?, le pregunto Víctor maliciosamente.

- Ella se sorprendió, casi salto, y tú como sabes que Henry esta aquí? dijo ella extrañada.

- Cuando estabas en el baño, él salio de su escondite y me contó todo con lujo y detalle. Me contó tu plan de venganza hacia mí y te voy a confesar que en verdad me éxito mucho, no te imaginas cuanto me gustas Natacha, me tienes hechizado desde que te conocí.

- ¿Y donde esta Henry? ¿Que se hizo? Pregunto ella un poco angustiada.

- Se regreso a la fiesta, se fue molesto contigo por lo ultimo que hiciste, no estuvo de acuerdo con el beso que nos dimos.

- Bueno entonces tengo que irme, voy a regresar a la fiesta a buscarlo, no valla a ser que se desahogué con Maritza, llévame allá Víctor o me voy sola, dijo enérgicamente.

- Pero cual es el apuro, siéntate y hablemos un poco, si no quieres seguir tomando no tomes, le dijo él acariciando su cabellos, ven sentémonos aquí un momento, se acerco a su oído y le dijo: tengo un secreto que contarte es muy importante y te interesará mucho.

- Dime Víctor cual es ese secreto tan importante que tienes que decirme, por quiero irme ya, si Henry no esta aquí yo tampoco debería estar a solas contigo y menos mareada como estoy.

- Ya Natacha cálmate, ven bailemos un poco así sudaras y se te pasara rápido el mareo y te diré el secreto al oído, y veras que va a cambiar tu decisión de irte.

- Un secreto que va a cambiar mi decisión, dijo, extrañada.

Comencé a bailar, era una música suave, Víctor me abrazo y me atrajo hacia él. Yo aun no entendía nada, pero quería saber que se traía entre manos y cual era el secreto que me iba a contar, tenia mucha curiosidad. Me deje llevar por la música, él comenzó acariciar mi espalda. Me retire un poco y le pregunte muy seria:

- Me ibas a decir un secreto, estoy esperando.

- Esta bien pero prométeme que no me vas a delatar y harás lo que yo te pida.

- Bueno depende lo que me pidas si no es nada malo lo haré, me muero de curiosidad, te lo prometo, dime de una vez cual es ese secreto?

- Henry esta aquí, escondido en el balcón, me conto todo y me confeso que estaba muy exitado viéndote cuando hacías el show, que se éxito mucho cuando me besaste pero se hizo el bravo, no fue sincero contigo por que le dio pena y no quiere que pienses mal, eso lo puso a millón y quiere que continúe el juego pero sin que tu sepas que él esta aquí observando, él quiere que sea yo ahora el que te excité y te seduzca a ti.

- No creo! Henry no esta aquí, el jamás permitiría que yo hiciera eso, el se fue molesto, estoy segura. Le dije un poco alterada.

- Bueno mira disimuladamente hacia el balcón, esta detrás de la cortina.

Víctor bailando conmigo me giro para que yo quedara de frente al balcón y pudiera ver donde estaba escondido Henry.

- Si es verdad allí esta, vi su sombra a través de la cortina, le dije a Víctor asombrada.

- Me pidió que te sedujera y él me hará señas de cuando parar el juego. Quiere que te excité mucho y me pidió que esté pendiente de las señas que me hace, él quiere tener el control de todo. Si dudas, bésame nuevamente y veras que no va a salir a detener el juego, el quiere que que sigamos hasta donde el diga. El quiere verte muy exitada y que pienses que yo soy él.

Me parecía extraño que Natacha no se hubiese ido como yo pensaba, será que no la conozco bien como creía o será que Victor la esta enamorando y ella esta cayendo en sus redes.

No puede ser, pensaba dentro de mí, por que no se ha marchado, por que esta bailando con él, será cierto lo que me dijo Víctor y Natacha quiere serme infiel con él, será que Víctor tenia razón, esto me preocupa mucho, me tiene desconcertado su actitud. Nunca me imagine que estábamos cayendo en otra trampa de Victor.

- Esta bien si eso es lo que él quiere, lo haremos, pero antes dame otro trago ahora si lo necesito, dije un poco nerviosa.

Víctor me dio la botella, yo tome nuevamente varios tragos, la champaña era muy fuerte y casi me hacia perder la noción, nunca pensé que Henry me pidiera hacer esto, me imagino que le excita mucho pero le dio pena decírmelo. Bueno quiere hacerlo así lo voy a complacer hasta donde el diga, total no quiero que se moleste conmigo y podamos pasar una buena noche y disfrutar los dos al final como me imagino que es lo que quiere, como habíamos planeado al principio. Víctor coloco la botella en la mesa y me atrajo así él, sus labios se unieron a los míos en un largo beso, Víctor comenzó a acariciar mi cuerpo yo hice lo mismo. Poca a poca me llevo hasta el mueble, me subió sobre él, quede nuevamente con mis piernas abiertas sentada sobre el, Continuo besándome, fue un beso muy apasionado y caliente, yo estaba cediendo a sus encantos. En la posición que estaban ahora era Víctor el que estaba de frente a Henry y yo de espalda a él.

No creía lo que estaba viendo, nunca me imagine que Natacha se quedara con Victor sabiendo que yo me había ido, pensé que iba a irse inmediatamente, pero ahora sabia que no era así, ella no sabia que Víctor la estaba engañando nuevamente. Pensé que ella me estaba siendo infiel, nunca pensé que estábamos cayendo nuevamente en otra trampa de Victor, por estar vengándonos el uno del otro, se nos había escapado el juego de las manos. Víctor se estaba saliendo con la suya, pero ninguno de los dos lo sabíamos. Dentro de mi pensaba: ‘’vamos a ver hasta donde eres capaz de llegar Natacha, sabiendo que estas sola, por que estoy seguro que Pienza que me fui’’

- Que esta pasando Víctor, que seña te ha hecho Henry, dije al oído de Víctor.

- Me esta haciendo señas para que continuemos así, que siga excitándote aun mas y mas.

Víctor comenzó a bajarme los tirantes del vestido y yo reaccione rápidamente subiéndolos, Víctor siguió chapándome el cuello y manoseando todo mi cuerpo, yo en verdad estaba muy excitada no he de negarlo, mi respiración estaba muy agitada, también me excitaba saber que Henry me estaba viendo y que estaba de acuerdo con lo que estaba pasando, el tenia el control de todo. Víctor sabia lo que me hacia y lo hacia muy bien.

Yo desde mi escondite veia la escena y tenia celos y rabia, quería intervenir, pero a su vez quería dejarla a ver hasta donde llegaba Natacha, sin saber que nos están engañando a los dos y que estábamos cayendo en la trampa de Víctor.

- Que te pasa muñeca por que no colaboras, Henry quiere que sigamos, él me hizo señas para que te bajara el vestido.

- No lo creo, no puede ser, pregúntale nuevamente, dije un poco incrédula. O yo misma lo haré.

Víctor hizo un como si me preguntaba algo a mi. Yo no entendí nada.

- Me acaba de confirmar que siga, que te quite el vestido, dijo el muy seguro de si mismo, dándome un dulce beso en los labios.

- Esta bien si eso es lo que quiere, que sea así, lo complaceré, vamos a ver hasta donde aguanta, dijo ella encogiéndose de hombros.

Víctor volvió al ataque nuevamente, bajando los tirantes de mi vestido esta vez no opuse mucha resistencia, cerré mis ojos y deje caer el vestido hasta mi cintura mis pechos quedaron al descubierto, Víctor había quedado boca abierta parece que nunca había visto unos seños como los míos, erectos y muy firmen, comenzó a besarlos chuparlos y mamarlos delicadamente, yo cerraba los ojos y respiraba muy agitada, acariciaba los cabellos de Víctor.

Estuve a punto de salí y formarle un escándalo a Natacha, no podía creer lo que estaba viendo, Victor le chupaba ardientemente sus senos, los besaba, los apretaba y ella se sostenía de sus hombros con su cuerpo echado hacia atrás para que él pudiera disfrutar a sus anchas de la plenitud de sus bellos y macizos pechos, pero algo mas fuerte que yo no quería que terminara, ademas estaba dolido por que ella me había utilizado y me había mentido y ahora me estaba traicionando con Victor pensando que me había ido.

Víctor se inclino un poco para atrás y se quedo atónito detallando cada parte de aquel hermoso cuerpo, aun no lo podía creer que la tuviera desnuda y en sus manos y solo para él, volvió a besarla, esta vez mas apasionadamente y ella le correspondió igual, fue un largo beso, sus labios chocaban con fuerza, la excitación era muy fuerte, victor ya la estaba dominando. Yo por mi parte estaba muy exitado mi pene quería salirse de mi pantalón por el tremendo espectáculo que estaba presenciando. Sentía celos y a la vez quería vengarme de ella, por haberme engañado. Era una experiencia única e inolvidable la que estábamos viviendo.

De pronto Natacha volvió nuevamente a la realidad, Victor chupaba sus senos y apretaba sus bellas nalgas, trato de despegarlo de sus pechos pero este como niño chiquito se pego con mas fuerza y sus manos se deslizaron entre sus nalgas acariciando la entrada de su ano, de una forma muy suave y sensual, ella cerro sus ojos y se dejo caer lentamente hacia atrás, dejando salir de sus labios gemidos roncos de placer, Victor aprovecho esta posición para besar sus senos pero esta vez los apretaba con fuerza y le mordía los pezones, ella se retorcía de placer, tomaba la cabeza de Victor

Otros relatos eroticos Trios

Cuidado con las amigas de sus novias, lean lo que me paso full bien
Relato erótico enviado por mordot el 30 de January de 2009 a las 23:17:36 - Relato porno leído 131727 veces
Me puse de acuerdo con mi compadre y por primera vez comparti a mi esposa.
Relato erótico enviado por Rogelio Cortez el 29 de July de 2010 a las 00:59:26 - Relato porno leído 130991 veces

primer trio en familia

Categoria: Trios
DESPUES DE DIEZ AÑOS DE CASADOS COMENZAMOS A PROBAR COSAS NUEVAS
Relato erótico enviado por Anonymous el 01 de March de 2010 a las 00:16:23 - Relato porno leído 109053 veces
Como realice una fantasia con mi esposa, un amigo y el amigo de mi amigo
Relato erótico enviado por superiguana el 30 de May de 2012 a las 00:00:01 - Relato porno leído 103159 veces

la playa nudista

Categoria: Trios
Comencé a notar placer, pues su polla restregándose contra mi clítoris me hizo sentir algún que otro espasmo. Mire otra vez a mi marido. El se la estaba meneando mientras veía como me follaba Ramón. Aquello parecía gustarle. Seguro. Ramón tiene un buen cipote y sabía usarlo como debe ser. Yo levantaba mi culo para que penetrara más a fondo......mientras miraba a mi marido.
Relato erótico enviado por coronelwinston el 16 de March de 2009 a las 17:00:00 - Relato porno leído 102884 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'EXTRAÑA VENGANZA'
Si te ha gustado EXTRAÑA VENGANZA vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar EXTRAÑA VENGANZA. te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
santos2912 (30 de November de 2010 a las 03:35) dice: eso es todo y el final


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato EXTRAÑA VENGANZA.
Vota el relato el relato "EXTRAÑA VENGANZA" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 4
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado