Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por Lib99

Photo
Enviada por Lib99

Photo
Enviada por cuentoscalientes


 

El SOBRINO DE MI ESPOSO ME ESPIABA...

Relato enviado por : Anonymous el 01/12/2009. Lecturas: 126637

etiquetas relato El SOBRINO DE MI ESPOSO ME ESPIABA...   Voyeur .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Él era un jovencito de 19 años que se vino a estudiar a la ciudad y mi esposo le ofreció una recámara de nuestra casa...


Relato
Cuando Ricardo quiso entrar a la Prepa tuvo que viajar a la ciudad para hacer sus trámites, se hospedó en un hotelito céntrico mientras hacía examenes y hacía lo posible por conseguir un lugar en las atestadas escuelas citadinas. Pronto se le acabó el dinero y buscó a mi esposo que es su tío y le pidió que si lo hospedaba por unos días mientras hacía sus trámites, luego regresaría a su pueblo a esperar el día en que publicarían las listas de los aceptados.
Mi esposo accedió contento y pasó a recogerlo al hotel donde se hospedaba para traerlo a casa.
Nosotros estabamos recién casados, teníamos escasos seis meses y esa inoportuna visita, vino a terminar con la intimidad de la luna de miel que todavía disfrutábamos. Pero, por apoyar a mi esposo, no puse objeción al respecto y llegó Ricardo a nuestra casa. Al verlo me impresionó en verdad, era un muchacho delgado, pelo castaño claro y chino, ojos casi verdes, y unos labios delgados que almantenerlos cerrados forman un corazón y se deja un bigotillo que le da un toque de señor. Ees bajito, 1.68 máximo y su trasero no tiene nada especial, más bien sus nalgas son tímidas y me da risa ver cómo los pantalones de mezclilla le quedan grandes, no los llena. Hizo los trámites y se fue a su pueblo. Pasó el tiempo y volvió para saber los resultados y afortunadamente para él, salió en listas. Feliz le contó a mi esposo y le dijo que buscaría una casa de asitencia para venir a quedarse y estudiar como era su propósito. Nuestra casa tiene tres recamaritas y mi esposo me preguntó si podríamos hospedarlo un tiempo, mientras se acostumbraba a la ciudad y encontraba un cuartito en renta. Le dije que no había problema, que se podía quedar siempre y cuando aseara la recámara y se responsabilizara de lavar su ropa y contribuir en los quehaceres de la casa. Ricardo dijo que sí a todo y se quedó a vivir con nosotros al iniciar el ciclo escolar. Mi esposo es un visitador médico, trabaja para un laboratorio trasnacional, trabaja tres días en la ciudad y tres fuera de ésta a no más de doscientos kilómetros a la redonda y tiene que dormir fuera de casa cuando sale de viaje.
Las primeras semanas todo parecía tranquilo, Ricardo es acomedido y no me dejaba hacer trabajos pesados, eso me encantó del muchacho además de ser un buen conversador y aparentar tener gran control de sí. Cuando mi esposo y yo estabamos solos, nos acostumbramos a dormir desnudos, bien abrazados y listos para coger si es que alguno de los dos se calienta. Cuando cogemos, mi esposo hace mucho ruido, resopla y se queja como si lo estuviesen matando, por mi parte también gesticulo y le encajo mis uñas en su espalda y cuando llega el orgasmo no detenemos nuestros gritos y respiración agitada hasta parece que vamos a morir. Con la llegada de Ricardo, no cambió nada, ya que la recámara del sobrino es la del fondo y pensamos que no escucharía nada, pero oh sorpresa, una noche cogíamos tan a gusto como de costumbre, Alberto acostado de espalda y yo cabalgándolo frenéticamente con mis nalgas hacia su cara y la mía viendo a sus pies, pues le gusta esa posición porque mete su verga en mi pucha y se le facilita meterme un dedo en el ano, eso a mí me encanta, siento mucho placer que me toque el culito mientras me coge por la pucha. Estabamos a pnto de terminar y empezó mi esposo a hacer grandes aspavientos, resoplar y gemir mientras me llenaba la pucha de repentinos chorros de leche caliente. Yo no pude terminar porque noté movimientos en la ventana que da al jardín, no dije nada pues quería llegar al orgasmo y si le digo a Jaime que vi algo, es capaz de sacarme la verga e ir a ver que hay o quien anda en el jardín. Tras muchas bombeadas de verga en mi pucha y ayudándole con una buena frotada en mi clitoris terminé riquísimo, me tumbé a su lado, nos besamos y nos quedamos dormidos muy pronto. Muy temprano se levantó Jaime, se bañó y vistió para salir de viaje. Le preparé un desayuno ligero y cuando se fue a su trabajo, me volví a la cama. Eran las 6:20 a.m. y ya estaba a punto de dormir cuando escuché ruido, agucé el oído y descubrí que en la ventana estaba Ricardo asomándose para verme desnuda. Me sentí muy caliente al saberme observada por un jovencito calido e hice lo mejor que pude mi papel de mujer dormida para que me viera a satisfacción. me di vuelta y despistadamente jalé la sábana para que dejara al descubierto mis nalgas y disimuladamente me voltee para otro lado y la sábana quedó en la cama, ya no me cubría nada, mi pucha depilada quedó a la vista del sobrino y con movimientos estudiados abrí laqs piernas para que me viara a su antojo. Les juro que tuve un orgasmo al imaginarme que el muchacho se masturbaba a mi salud. Luego lo vi alejarse de la ventana y yo me incorporé de la cama para ir a bañarme e iniciar mis labores de ama de casa. Me enredé en una gran toalla y me dirigí al baño, entré y con toda intención dejé entreabierta la puerta para ver si era cierto que me vigilaba Ricardo. Abrí la llave del agua y entré para recibir la fresca caricia. con disimulo veía a la puerta y no me equivoqué, allí estaba él mirandome, me llené de allegría y cuando jabonaba mi cara ponía mis nalgas a su vista, me agachaba para que me viera bien y con movimientos eróticos le enseñé hasta el culo. Cuando me lavaba el frente, le enseñaba la pucha y mis chiches, grande fue mi sorpresa al verle sacárse la verga y comenzar a masturbarse, era una linda verga, más larga y gruesa que la de Jaime, bien paradita que se veía casi morada su cabeza. Le vi aventar chorros de mecos al terminar y se me antojó seguir jugando con el sobrino. terminé de ducharme, me enredé en una toalla pequeña que apenas me tapaba las nalgas y salí del baño, él ya estaba sentado en la sala y veía la tv. pasé frente a él y aparentando mucha pena corrí a mi recámara pero por lo mojado de mis pies, resbalé y caí ante él como Dios me echó al mundo, me fingí muy adolorida y apenada pero no hice nada por cubrirme. Ricardo, muy atento, recogió la toalla y me cubrió para ayudarme a ponerme de pie. Sus manos no dudaron en hacer algunos toques en mis chiches y al ponerme de pie, tuvo la sutileza de arrimar su verga bien parada a mis nalgas, sentí aquél fierro candente restregarse y casi hundirse en el canal. Le agradecí y me fui a la recámara para vestirme, estando alláse me ocurrió fingir más dolor y le llamé para que me frotase ungüento rubefaciente en mi espalda y cintura. No se hizo el sordo, llegó y me preguntó: ¿dónde te duele tía? Y fingiendo le señalé la espalda y la cintura, le entregué la crema y comenzó el muchacho a sobarme la espaldade arriba a abajo y dando golpecitos muy sabrosos, yo estaba muy caliente y le pedía que pasara a la cintura porque se me abrió con el golpe, pero lo que en verdad sentí que se me abría era la pucha al imaginarme cogida por esa verga dura del muchacho. yo estaba boca abajo sobre la cama y tapaba mis nalgas con la toalla.Cuando empezó a frotar la cintura me pidió permiso para sentarse en mis piernas y se lo autoricé, eso para que pudiese masajear mejor. Cuando se subio para sentarse sobre mí, noté que se había quitado la ropa y su verga quedó erecta apuntándo por atrás a mi pucha. Masajeaba una y otra vez y entreabría mis piernas, estoy segura que para ver mejor mis atributos. En un momento sentí que la punta de su verga se acercó a mi pucha, y con sus dedos separó mis labios y mi vagina quedó expuesta para recibir tamaña verga.Poco a poco, como un experto, Ricardo apuñaló mi pucha, me enterró aquella verga que me hizo gritar de verdad y comenzó a bombear y bombear hasta que terminó inundando mi pucha con leche joven y my caliente...

Me sentí feliz de mi gran suerte de tener ese macho vergudo en casa a mi entera disposición y mi marido ni cuenta se dio que me trajo un sustituto en su cama mientras trabaja...

Otros relatos eroticos Voyeur

Me gusta ver como se cojen a mi mujer, mientras ella cree que yo duermo.
Relato erótico enviado por Anonymous el 19 de May de 2009 a las 00:00:36 - Relato porno leído 142845 veces
Como mi marido va creando situaciones en las que me convierte en exhibisionista, llegando al grado, no se si planeado o no, llegar a un extremo en que permito que varios de sus amigos me posean, por todas partes de mi cuerpo.
Relato erótico enviado por Anonymous el 22 de January de 2014 a las 21:38:59 - Relato porno leído 135395 veces
Él era un jovencito de 19 años que se vino a estudiar a la ciudad y mi esposo le ofreció una recámara de nuestra casa...
Relato erótico enviado por Anonymous el 01 de December de 2009 a las 00:31:36 - Relato porno leído 126638 veces

espiando a mi hermana

Categoria: Voyeur
Os contaré como empecé a masturbarme espiando a mi hermana en la ducha y oliendo los aromas de su sexo gracias a sus braguitas usadas.
Relato erótico enviado por JCPopeye el 11 de February de 2009 a las 00:28:41 - Relato porno leído 84658 veces
esa vez me calenté mucho la idea de ver a mi mamá desnuda pero me preguntaba ¿como podía espiarla sin que se diera cuenta?
Relato erótico enviado por gozozosoho el 06 de July de 2012 a las 00:01:39 - Relato porno leído 79522 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'El SOBRINO DE MI ESPOSO ME ESPIABA...'
Si te ha gustado El SOBRINO DE MI ESPOSO ME ESPIABA... vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar El SOBRINO DE MI ESPOSO ME ESPIABA.... te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
edmondperaza (7 de May de 2014 a las 22:02) dice: De verdad esta muy bueno este relato es un clasico excelente felicidades estoy seguro que tu marido dejo al sobrino con toda intencion ya que se ve que eres una chica muy caliente me gustaria tener una como tu bien caliente para tambien compartirla.

MART95 (6 de May de 2010 a las 02:16) dice: MUY BUENO, OJALA QUE SIGAS PLATICANDONOS DE ESTOS ENCUENTROS, EL IMAGINAR COMO LO HICISTE CAER ME PONE A CIEN.

paco46 (4 de August de 2011 a las 03:36) dice: espero me incluyas en tu mns para que me plarique mas detalles de tu gran cojida estubo buena pero falto un poco mas para realmente calentarme no solo con imaginarme como eres sino como gozas esas cojidad elpaco63@hotmail.com

espia (30 de June de 2010 a las 02:16) dice: muy bueno pero la accion es corta no hay climax espero un final donde termines cojida por el sobrino y tu marido terminando en tu cara mmm

carlosirdan (3 de December de 2014 a las 00:18) dice: me gusto mucho tu relato, es delicioso imaginarte como te veía el muchacho, se me paro muy rico

juanchimartin (2 de January de 2015 a las 19:55) dice: Dos veces lo leí, es atrapante. Gracias Anonymous.

facho123 (19 de June de 2012 a las 18:42) dice: excitante el relato como me gustaria hacertelo x todos lados

luster (15 de August de 2011 a las 07:58) dice: bueno, muy bueno

papi46 (1 de March de 2015 a las 04:02) dice: excelente relato mamita, me hiciste calentar a full, ya que algo parecido me paso a mi en mi adolescencia con mi adorada tia Mary


Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato El SOBRINO DE MI ESPOSO ME ESPIABA....
Vota el relato el relato "El SOBRINO DE MI ESPOSO ME ESPIABA..." o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 3
votos: 1

No puedes votar porque no estás registrado